Redacción BLes – En estos últimos años, varias grandes empresas estadounidenses abandonaron China en busca de mejores condiciones. Los prolongados cierres por Covid-19, los aumentos en los costos, la fuerte represión regulatoria, los estrictos controles por parte del Partido Comunista Chino (PCCh) y las leyes impuestas que limitan el intercambio de datos y sobre la privacidad de los clientes en las redes, son algunas de las causas.

En este contexto, Amazon anunció el 3 de Junio a través de su cuenta en Weibo que su empresa Kindle dejará de operar en China, el 30 de junio de 2023 y que sus clientes chinos ya no podrán acceder a sus libros electrónicos, y solo podrán descargar libros hasta el 30 de junio de 2024.

Si bien Amazon en 2019 había cerrado su comercio electrónico en China, los rigurosos controles del régimen chino de internet y las nuevas leyes sobre el intercambio de datos y la supuesta privacidad del cliente hizo que Kindle se retirara definitivamente, según Fox Business.

De la misma manera, el 24 de mayo, Airbnb ( ABNB ) manifestó que dejaría de invertir en el país asiatico y se centraría en viajeros chinos en el extranjero debido a que los costos en China empeoraron con el Covid-19.

En 2021, LinkedIn, propiedad de Microsoft, también manifestó que se retiraría de China después de reconocer que se enfrentaba a un “entorno operativo significativamente más desafiante y de mayores requisitos de cumplimiento”, mencionó Mohak Shroff portavoz de Linkedln, según CNN

El sitio web tuvo que suspender los registros de nuevos usuarios en China para “garantizar el cumplimiento de la ley local”, dijo Shroff.

Según trascendidos, LinkedIn, para cumplir la ley del PCCh, se vio obligado a bloquear a varios periodistas estadounidenses de la plataforma con sede en China, informó Time.

En 2021, Yahoo también abandonó China y reconoció que era difícil mantenerse en funcionamiento por ser un entorno extremadamente “desafiante”.

La retirada de Yahoo coincide con una nueva ley del PCCh de supuesta protección al consumidor que restringe el tipo de información que las empresas de tecnología pueden recopilar de los usuarios y cómo debe almacenarse, comunicó Breitbart.

“Si bien China representa un mercado lucrativo y de rápido crecimiento, el cálculo de costo-beneficio se ha vuelto desfavorable para las empresas estadounidenses que operan en sectores en los que Beijing está reprimiendo y afirmando un control más directo”, dijo Eswar Prasad, profesor de economía y política comercial en la Universidad de Cornell y exjefe de la División de China del Fondo Monetario Internacional, mencionó a Time.

El PCCh aprobó nuevas reglas y leyes que regulan de manera más estricta a las empresas tecnológicas estableciendo cómo deben recopilar, almacenar y compartir los datos de los usuarios, como las llamadas Ley de Protección de Información Personal y la Ley de Seguridad de Datos. Desde entonces, varias empresas fueron investigadas por presuntamente hacer mal uso de la información personal, reportó Freedom House.

Las nuevas restricciones afectan tanto a los usuarios como a las empresas, debido a que las disposiciones también incluyen eliminar cuentas que expongan temas prohibidos. De esta manera, las compañías van perdiendo prestigio y al eliminar cuentas también disminuyen su cantidad de usuarios.

La Administración del Ciberespacio de China (CAC), la Comisión Central de Asuntos del Ciberespacio del PCCh son los organismos encargados de regular y controlar el contenido de Internet. 

En marzo de 2021, el CAC, supuestamente, ordenó a LinkedIn a suspender el registro de nuevos usuarios durante 30 días y se sometiera a una autoevaluación por no censurar suficiente contenido en marzo de este año. La compañía emitió un comunicado el 9 de marzo de que estaba “trabajando para garantizar el cumplimiento de la ley local”.

La ley de Protección de Información Personal, que entró en vigor el 1 de noviembre de 2021, también estipula que los datos personales de los ciudadanos chinos no se puedan transferir a otros países, reglas que pueden presentar problemas para las empresas extranjeras, informó Breitbart.

Las empresas que no cumplan serán severamente sancionadas con multas de 50 millones de yuanes (7,6 millones de dólares) o con el 5% de su facturación anual.

La disposición generó controversias debido a que establece que los datos confidenciales tienen que ser  protegidos por el PCCh para no dar lugar a “discriminación… o amenazar seriamente la seguridad de las personas”, por raza, origen étnico, religión, datos biométricos o paradero de una persona.

Sin embargo, es contradictoria con la situación actual de China, por la cual, sus ciudadanos están siendo perseguidos con cientos de cámaras de vigilancia del PCCh distribuidas por las ciudades, algunas equipadas con reconocimiento facial, que recopilan información biométrica a diario.

Es el caso de la ciudad de Xinjiang, donde el PCCh ejerce estrictos controles a la minoría étnica uigur, quienes están obligados a instalar un software en sus teléfonos móviles, permitiendo a la policía acceder a su ubicación, fotos o mensajes de texto.

La pandemia otro factor de presión del PCCh

Los cierres por Covid fueron otro factor que presionó a las compañías extranjeras en China para renunciar a sus negocios en el país asiatico, la desaceleración de la economía y los altos costos fueron motivo suficiente, comunicó Voa News.

“En algunos casos, el negocio se ha detenido por completo”, dijo Doug Barry, vicepresidente de comunicaciones del Consejo Empresarial EE. UU. “El riesgo parece estar aumentando, y las incógnitas también están aumentando y estás mirando los resultados finales y el futuro de las cosas, y te estás preguntando qué hacer”, agregó.

El Covid ha ralentizado el transporte de mercancías en toda China, y muchas fábricas en la región de Shanghái funcionan con una producción limitada o nula. Además, a los ejecutivos extranjeros se les hace difícil viajar a China debido a la política del PCCh de Cero Covid, que requiere una cuarentena de dos o tres semanas, comunicó CNBC.

Una encuesta de la Cámara de Comercio de la Unión Europea en China demostró que una cuarta parte de los 372 encuestados dijeron, a fines de abril, que estaban considerando cambiar sus inversiones actuales o planificando llevarlas a otros mercados.

“Lo que indica nuestra encuesta es que habrá menos inversión en China y más inversión en el sudeste asiático”, dijo Joerg Wuttke, presidente de la Cámara de Comercio de la UE en China.

Al parecer, muchas empresas están reflexionando en llevar sus inversiones por ejemplo a Vietnam.  “Vietnam se ha convertido en un nodo clave de la cadena de suministro para la electrónica de consumo”, dijo Vishrut Rana, economista de S&P Global Ratings con sede en Singapur.

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.