Redacción BLes – Taiwán sigue dando pasos firmes para penalizar a todos los ciudadanos y profesionales de la salud del país que se involucren de alguna manera con uno de los crímenes más aberrantes cometidos contra la humanidad. 

¿A qué nos referimos? A la sustracción de órganos a personas aún con vida para mantener el oscuro y lucrativo negocio del régimen chino.

Esta vez el hospital de mayor envergadura de Taiwán anunció que no les renovará contratos a dos de sus cirujanos por sus presuntos vínculos con la sustracción de órganos en China continental, con víctimas como tibetanos, uigures, cristianos y practicantes de Falun Dafa.

Es decir, hablamos de que el régimen chino mantiene a estas personas como banco de órganos disponibles a demanda.

Algo que genera escalofríos realmente…

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.