La Sra. Song Shouyun, de 55 años, fue arrestada en octubre de 2016, por practicar Falun Gong -también conocida como Falun Dafa– una disciplina espiritual que es perseguida en China desde 1999.

Su familia no sabía nada de ella hasta que, en septiembre de este año, un oficial del centro de detención de Chaoyang llamó para avisar que la Sra. Song había caído en un estado de coma profundo.

Cuando llegaron al hospital, observaron que la estaban manteniendo con vida artificialmente. Ha permanecido inconsciente desde aquel entonces. A pesar de encontrarse en ese estado, las autoridades la sentenciaron a un año de cárcel por “usar una organización sectaria para socavar el orden público”, una acusación falsa que usa el régimen comunista chino contra los practicantes de Falun Gong.

El hijo de la Sra. Song escribió una carta abierta a los residentes de la ciudad de Chaoyang, pidiéndoles ayuda para rescatar a su madre y librarla de que le infrinjan mayor tormento. El texto de dicha carta lo exponemos a continuación.

Por favor, ayuden a nuestra devastada familia

Me llamo Gao Feng y vivo en el condado de Chaoyang. Nuestra familia solía tener cinco miembros, la mayor es mi abuela de 80 años y el menor mi hermano que es un adolescente. Mi madre, la Sra. Song Shouyun, se hacía cargo de todo en la casa y trabajaba para mantenernos.

Hace un año, un desastre golpeó y destruyó nuestra familia. Les suplico que nos salven de la persecución del régimen comunista chino.

El 24 de octubre de 2016, la policía irrumpió en nuestro hogar sin ninguna orden y sin siquiera identificarse. Mi madre se encontraba sola. La arrestaron, confiscaron sus libros de Falun Gong y le robaron dinero en efectivo, que nunca nos ha sido devuelto.

La retuvieron en el centro de detención de Chaoyang casi un año entero. Durante ese tiempo no recibimos notificación alguna de ninguna oficina del gobierno. El 28 de septiembre de 2017, en mitad de la noche, recibimos una llamada del centro de detención en la que nos decían que mi madre había estado a punto de morir y que estaban intentando resucitarla en el hospital.

Cuando la vimos en la UCI, se hallaba inconsciente y conectada a tubos de toda clase. Debido al sobresalto que nos produjo verla así, nos quedamos petrificados y no pudimos contener las lágrimas. Lloramos desconsoladamente. El médico nos dijo que si no intervenía quirúrgicamente su cerebro, moriría o se convertiría en un vegetal.

No acertábamos a dar crédito a tal situación. Las autoridades del centro de detención eludieron toda responsabilidad. Como no querían que mi madre muriera bajo su custodia, nos obligaron a pagar la fianza y a sacarla del hospital, para que le proporcionáramos atención médica o la lleváramos a casa.

Mi madre es una mujer sencilla que se ha cultivado durante toda su vida. Cuida de su familia y nunca ha hecho mal a nadie. No puedo llegar a concebir qué despiadados tipos de tortura debe haber soportado, durante este último año, para acabar en un estado como este.

Cuando se volvió practicante de Falun Gong recobró la salud y, prácticamente, nunca enfermaba. Ahora, en su estado comatoso actual, mantiene sus ojos bien abiertos.

Simplemente no logro comprender, que a pesar de no haber hecho nada malo el gobierno quiera hacerle tanto daño. Cumple con los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia, y nunca disputa con nadie. ¿Por qué sus perseguidores detestan tanto la benevolencia?

Después de saber que la vida de mi madre corría peligro, 859 personas firmaron una petición en su defensa. Nuestra familia agradece sinceramente, a todos los conciudadanos, el apoyo que han ofrecido a nuestra madre cuando lo ha necesitado.

Un testigo presencial, compartió los siguientes detalles sobre lo que le ocurrió durante el año que permaneció en el centro de detención, en la página web Minghui:

Más de un año detenida

El director Suo Jingdong y los oficiales de la comisaría de Nanshuangmiaoxiang saquearon el hogar de la Sra. Song, el 24 de octubre de 2016. La arrestaron y confiscaron sus pertenencias. Permanece retenida en el centro de detención de mujeres de Chaoyang, que es supervisado por el director Bao Yingying, y el director adjunto Xu Jing.

Torturas interminables

La Sra. Song fue torturada desde el mismo momento en que llegó al centro de detención. La obligaban a sentarse en posición de loto durante más de 14 horas al día, y la golpeaban brutalmente si realizaba algún movimiento. Desarrolló llagas en sus tobillos, que se ulceraron e infectaron.

Los guardias daban órdenes a las reclusas para que la golpearan. Además le robaron sus ropas de abrigo y las de la cama. Se quedó sin nada que cubrirse durante el gélido invierno.

No le permitieron vestir más que ropa interior durante el invierno de 2016. Las ventanas permanecían abiertas todo el día. No tenía con qué cubrirse en la cama durante la noche. Su salud se deterioró y perdió mucho peso. Las reclusas también la obligaban a tragar drogas y la golpeaban hasta provocarle hemorragias.

La guardia Xu Jing ordenó a varias reclusas “lavarla”, el 7 de diciembre de 2016. La desnudaron, la inmovilizaron en el suelo, derramaron agua fría sobre su cuerpo y abrieron las ventanas.

La forzaron a permanecer de pie durante largos períodos de tiempo, a principios de abril de 2017. Dos reclusas la vigilaban por turnos. Tenía que estar de pie, en posición de firme, y si realizaba cualquier movimiento la golpeaban de inmediato.

Las reclusas le robaron el dinero y se compraron algunas cosas. Hacían uso de sus artículos de tocador hasta agotarlos. Cuando se vio obligada a comprar más, volvieron a usarlos hasta agotarlos otra vez.

Mientras permanecía en el centro de detención, la oficina de seguridad pública de Zhaoyan, la procuraduría y el tribunal de Chaoyang, la acusaron y condenaron a un año de cárcel. Cuando el veredicto fue emitido, solo le quedaban tres meses de la pena por cumplir.

¿Por qué se persigue a gente buena?

Mi madre lleva dos meses en coma en el hospital. Las autoridades del centro de detención han ocultado todos los detalles de lo que le ocurrió allí, e intentan eludir cualquier responsabilidad.

No puedo imaginar que la gente que maltrató a mi madre en el centro de detención, en realidad, pueda sentir odio hacia una persona buena. Mi madre se vio atrapada en esta situación miserable simplemente porque se negó a renunciar a la práctica que la mantiene saludable, le muestra el sentido de la vida y le enseña cómo convertirse en un persona mejor.

La comisaría del condado de Chaoyang, la procuraduría y el tribunal, conspiraron para imponer a mi madre un año de prisión. La ley es supuestamente para castigar el mal, pero ahora la usan para tenderle una trampa al bien.

Mi familia no puede aceptar esto. Desgraciadamente, solo somos gente común y corriente que carecemos de contactos influyentes. Le pedimos a todos los habitantes de la ciudad de Chaoyang que nos ayuden. Quiero una solución legal y justa para mi madre.

He leído las leyes que se usan como argumentos cuando se persigue a los practicantes de Falun Gong. Se les acusa de infringir el artículo 300 de la Ley Penal, el cual dice que cualquiera que haga uso de una organización sectaria para menoscabar el orden público deberá ser perseguido en la medida de lo posible.

Ya que el congreso popular (equivalente al cuerpo legislativo de China) nunca ha promulgado ninguna ley en la cual establezca que Falun Gong es una “secta”, el exdictador chino Jiang Zemin dio instrucciones, al tribunal popular supremo y a la procuraduría popular suprema, para que emitieran una interpretación legal del artículo 300, en noviembre de 1999, en la cual se exige que cualquiera que practique o fomente a Falun Gong sea perseguido en la medida de lo posible.

Una interpretación nueva, que reemplazaba a la versión de 1999, entró en vigor el 1 de febrero de 2017. La nueva no mencionaba a Falun Gong, y enfatizaba que cualquier acusación vertida contra cualquier involucrado en actividades sectarias, deberá estar basada en sólidos fundamentos jurídicos. Al no existir ninguna ley en China que califique a Falun Gong como secta, las acusaciones realizadas contra practicantes carecen de base legal.

La posesión, lectura y/o difusión de los libros de Falun Gong son consideradas como “pruebas” en su contra. La policía y los fiscales también citan dos noticias que emitió la administración de prensa y publicaciones de China, en julio de 1999, en las cuales se prohibía la publicación de los libros de Falun Gong. Sin embargo, la prohibición fue derogada en 2011, y es completamente legal que los practicantes posean libros de Falun Gong.

Practicar Falun Gong no debería ser ilegal. Esto debería proclamarse a los cuatro vientos. La persecución trajo calamidades a cientos de millones de practicantes de Falun Gong y a sus familiares. Al perseguir a gente buena, el sistema judicial en China está deteriorándose, así como los valores morales. Todos los chinos están siendo víctimas de esta persecución.

Pido a toda la gente del mundo que preste atención al caso de mi madre. Con el apoyo de todos, creo que conseguiremos que se haga justicia con mi madre. El bien será recompensado y el mal castigado.

[Firmado] Gao Feng, hijo de la víctima.

23 de noviembre de 2017

A través de Minghui.

Categorías: China

Video Destacados