Al ignorar las serias advertencias de Taiwán y repetir la desinformación proveída por el partido comunista chino (PCCh), la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha facilitado eficazmente la rápida propagación del virus del PCCh por todo el mundo.

Ahora el mundo se está movilizando para hacer responsable a la OMS de sus acciones.

El 14 de abril, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció que el país suspenderá la financiación de la OMS, una semana después de criticar a la organización por su mal manejo de la pandemia y por ser muy “centrada en China”.

Al mismo tiempo, los políticos del Reino Unido pidieron la formación de un “G20 para la Salud Pública” que reemplazara a la OMS para ayudar a hacer frente a la crisis mundial.

Ignorando las importantes advertencias de Taiwán

Los funcionarios de salud de Taiwán alertaron a la OMS el 31 de diciembre de 2019 sobre el riesgo de transmisión del virus de persona a persona. Sin embargo, la OMS ignoró el asunto y no advirtió a otros países.

Durante todo el mes de enero, la OMS elogió la rápida respuesta de China al brote e insistió en que no había transmisión de persona a persona.

El 29 de enero, el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo después de regresar de Beijing que las acciones de China “en realidad ayudaron a prevenir la propagación del coronavirus a otros países” y que “China merece gratitud y respeto”.

Un informe del Financial Times titulado “Taiwán dice que la OMS ignoró la advertencia de transmisión de coronavirus” señaló: “Taiwán está excluido de la OMS porque China, que lo reclama como parte de su territorio, exige que los terceros países y los organismos internacionales no lo traten de manera similar a como se trata a los estados independientes”.

El viceprimer Ministro japonés Taro Aso dijo en su discurso en el Parlamento el 26 de marzo: “Desde el principio, si la OMS no hubiera insistido al mundo en que China no tenía una epidemia de neumonía, entonces todo el mundo habría tomado precauciones”.

La senadora estadounidense Martha McSally pidió la dimisión de Tedros Adhanom Ghebreyesus, que fue nombrado director general de la OMS en el verano de 2017 con la ayuda de China.

EE. UU. llama manipulación de la OMS por parte de China

Cuando el presidente Trump planteó la posibilidad de detener la financiación de EE. UU. a la OMS el 7 de abril, al día siguiente los funcionarios de la OMS rechazaron su afirmación de que la organización estaba “centrada en China” y dijeron que “en la fase aguda de una pandemia no era el momento de recortar la financiación”.

Una semana más tarde, el 14 de abril, Trump anunció que su administración suspenderá la financiación a la OMS por su mala gestión del brote del virus del PCCh.

Según un informe de Reuters, Estados Unidos es el mayor donante del organismo con sede en Ginebra. “Las contribuciones de EE. UU. a la OMS en 2019 superaron los 400 millones de dólares, casi el doble que el segundo país donante más grande, según las cifras del Departamento de Estado de EE. UU. China contribuyó con 42 millones de dólares”.

El presidente Trump dijo durante la sesión informativa diaria del Grupo de Trabajo sobre el virus del PCCh el 8 de abril: “[la OMS dijo] que todo iba a ir bien, no había transmisión de humano a humano, mantengan las fronteras abiertas. Querían que mantuviera las fronteras abiertas. Cerré las fronteras a pesar de ellos, y fue una decisión difícil de tomar en ese momento”.

En la misma sesión informativa, el secretario de Estado Mike Pompeo añadió: “Necesitamos que la Organización Mundial de la Salud haga su trabajo, que cumpla su función principal, que es asegurarse de que el mundo tenga información precisa, oportuna, efectiva y real sobre lo que está sucediendo en el espacio de la salud mundial. Cosa que no hicieron”.

Peter Navarro, el asesor económico de la Casa Blanca, dijo a Fox News el 8 de abril: “Lo que China ha estado haciendo muy agresivamente en la última década es tratar de ganar el control de [las agencias especializadas de las Naciones Unidas] eligiendo a los altos cargos. Ya controla cinco de los 15, también, utilizando apoderados, apoderados de tipo colonial, como Tedros [Adhanom Ghebreyesus] en la OMS”.

Además de la OMS, las otras cuatro organizaciones controladas por el PCCh son la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Navarro añadió: “Como pueden ver en esta crisis, el daño [hecho por] ese tipo de control por parte de China [de] la organización de salud clave ha sido absolutamente enorme. Suprimieron la transmisión de datos de humano a humano, se negaron a llamarlo pandemia. Básicamente desalentaron las prohibiciones de viaje”.

“Todo se relaciona con la visión que China tiene del mundo y con la forma en que quiere controlar los diferentes tipos de organizaciones internacionales, aunque no jueguen según las reglas internacionales”, dijo.

Navarro señaló: “el intento de China de controlar básicamente todas las organizaciones dentro de las Naciones Unidas para sus poderes coloniales, a través del soborno y otras cosas”, ha causado un tremendo daño al mundo.

El Reino Unido pide que se forme el “G20 para la salud pública”

“Tal engaño deliberado por parte de la OMS y de científicos de otros países oscureció el análisis en las etapas tempranas críticas de la pandemia”, dijo un informe oficial publicado por el Comité de Asuntos Exteriores del Parlamento del Reino Unido el 6 de abril de 2020, titulado “El papel del FCO en los esfuerzos internacionales para combatir el COVID-19”. El informe criticó cómo la OMS engañó al mundo en la guerra contra el virus.

“Es evidente que las organizaciones regionales y multilaterales existentes, incluida la OMS, no están logrando la cooperación internacional necesaria para luchar contra una pandemia mundial”, dice el informe.

Para evitar que se repitan los desastrosos mecanismos de supervivencia de la OMS, el informe sugiere que “[el Gobierno] también debe trabajar en estrecha colaboración con los aliados para presentar un frente unido cuando sea posible, y ayudar a garantizar que los vitales esfuerzos internacionales de investigación no se vean comprometidos por la propaganda y los malos datos”.

“Un ‘G20 para la Salud Pública’, por ejemplo, podría asegurar que la cooperación entre los investigadores expertos de todo el mundo pueda florecer, incluso en ausencia de un liderazgo político unido”.

Fuente: Minghui.org

Te puede interesar: Michael Pompeo denuncia campaña de desinformación del Partido Comunista Chino