Redacción BLes– El experto Kyle Bass, famoso por predecir crisis financieras, proyectó el colapso inminente del régimen comunista chino. “Es un tigre de papel”, aseguró.

“Su fuerza es solo fuerza percibida”, explicó Bass durante una entrevista con el medio especializado Global Capital el 9 de octubre.

La lapidaria predicción del especialista se basa en su afirmación de que el sistema financiero chino ha creado una enorme burbuja que -según sus cálculos- está a punto de explotar.

“El sistema chino es incluso más precario cuando nos damos cuenta de que incluso los grandes bancos dieron préstamos que no estaban basados en la capacidad de devolver el dinero de los prestatarios, sino en decisiones políticas”, señaló el gurú financiero en una carta a sus inversores ya en 2016.

“La forma en que el PCCh [Partido Comunista chino] establece la arquitectura de su sistema financiero es muy inteligente”, indicó en la reciente entrevista con el periodista Silas Brown argumentando que el 95% de los principales economistas de Asia son miembros del PCCh.

De esa forma -explicó- el estado chino controla el flujo de datos y la narrativa en la esfera financiera a través de empresas occidentales que están de acuerdo con esta ‘arquitectura’. “No se puede publicar nada sin que alguien del Partido lo apruebe“, aseguró.

Estos actores son los que -según Bass- falsamente repiten que China es la segunda economía mundial atribuyéndole la creación del 15% del PIB global.

“Pero eso es solo tomar su economía basada en el renminbi [moneda china] y convertirla de nuevo a tasa de cambio de la cuenta de capital cerrada por dólar. Pero si abrieran su cuenta de capital, el renminbi caería entre un 40% y un 50% y su economía sería solo la tercera o la cuarta del mundo”, afirmó.

El problema es moral

Bass indicó que su análisis sobre China no se basa solo en el mercado sino más que nada en el ámbito moral, destacando las graves acusaciones que pesan sobre el régimen por la violación sistemática de los derechos humanos de su pueblo.

En ese sentido, criticó a los negocios occidentales que invierten en el país asiático a pesar de ser conscientes de lo que allí sucede: “Todo es codicia”, aseguró.

“¿Crees que la NBA ‘despierta’ tendría un sitio de práctica en Xinjiang? Me desconcierta (…) Si las personas pueden ganar más dinero con solo cerrar los ojos, lo harán. Mire la página web de Disney y mire su declaración de misión, luego filman Mulan en Xinjiang y su actriz principal es miembro del Partido Comunista, muy procomunista. Para mí no tiene ningún sentido más que la codicia”, explicó.

La región de Xinjiang es donde se concentra la mayoría musulmana uigur, severamente perseguida por las autoridades comunistas por su fe.

En ese marco, Bass resaltó la labor del destacado abogado británico de derechos humanos, Sir Geoffrey Nice QC, quien convocó semanas atrás a formar una corte independiente en Londres que investigue si los abusos del régimen chino contra los musulmanes uigures constituyen un genocidio o crímenes de lesa humanidad.

Nice anteriormente dirigió el enjuiciamiento del expresidente yugoslavo Slobodan Milosevic en la Corte Penal Internacional y recientemente presidió la Corte Independiente sobre la Sustracción Forzada de Órganos de Presos de Conciencia en China, conocida como la Corte de China. Este tribunal determinó que estaba “fuera de duda” que la sustracción forzada de órganos con fines de lucro, autorizada por el Estado, tiene lugar en China hace años y “a una escala significativa”. 

La Corte de China argumentó que esos órganos proceden principalmente de creyentes encarcelados, la mayoría de los cuales son practicantes de la disciplina de la Escuela Buda llamada Falun Dafa.

“Aplaudo al Reino Unido por haber creado un grupo dirigido por uno de los principales QC de Inglaterra para hablar sobre la sustracción de órganos vivos que padecen los presos de conciencia en el norte de China. No sé cómo alguien puede leer el informe de Geoffrey Nice e incluso comprometerse un día más con China”, expresó Bass al respecto.

“No puedo creer que este tipo de genocidios étnicos esté ocurriendo en esta época y, sin embargo, todos estos diversos grupos de personas tienden a hacer la vista gorda por el dinero”, lamentó.

Es por eso que, para sintetizar, el especialista de mercados concluyó que su problema con el régimen chino es moral: “Veo el funcionamiento interno de la pura maldad del Partido Comunista Chino y la naturaleza moralista de este gobierno”.

“China es algo así como un tigre de papel, y creo que va a colapsar porque han jugado muy mal sus manos políticas. Su arquitectura financiera no le permitirá ser una moneda fundamental para el resto del mundo. China lo pasará muy mal, y creo que el Occidente democrático se unirá para combatir todas las malas costumbres de China”, finalizó.

Miguel Díaz – BLes.com