Redacción BLes– El 20 de julio de cada año es un día especial. Hace 22 años, en esa fecha, unos 100 millones de inocentes practicantes de Falun Gong se convirtieron repentinamente en víctimas de persecución por parte del Partido Comunista Chino (PCCh), que continúa sin cesar hasta el día de hoy.

El 20 de julio de este año, Zhengzhou, la capital de la provincia de Henan, quedó repentinamente devastada por las inundaciones. Según las imágenes de vídeo compartidas por los residentes locales, las aguas fangosas arrastraron a personas y coches, el túnel de la carretera de Jingguang (de Beijing a Guangzhou) quedó sumergido, los trenes del metro se inundaron, la gente quedó atrapada en aguas que le llegaban al pecho y muchos cayeron en baches y fueron arrastrados.

Cuando las aguas se retiraron, los cadáveres yacían en las calles y en las estaciones de metro; los vehículos, algunos dados vuelta, estaban amontonados en las carreteras; y muchos automóviles permanecían sumergidos en aparcamientos y otros lugares. Fue como en tiempos de guerra, con incontables pérdidas materiales y un número incalculable de víctimas.

Aunque la inundación de Zhengzhou está en los titulares de todo el mundo, los medios de comunicación controlados por el PCCh parecen hacer todo lo posible para evitar cubrir el tema en su totalidad. La Televisión Central de China (CCTV) y la Televisión de Henan siguen emitiendo noticias y programas afirmando que la ciudad de Zhengzhou y el condado en su conjunto siguen “prosperando”. Curiosamente, hay más cobertura sobre Zhengzhou en Alemania. El Diario del Pueblo mencionó las inundaciones de Zhengzhou en la página siete, pero la narración era engañosa. “Últimamente ha llovido mucho en la provincia de Henan y muchos organismos gubernamentales han tomado medidas para hacer frente a ello”, dice la típica noticia pro PCCh, que la gente ve diariamente.

Todos los medios de comunicación de China han atribuido las inundaciones de Zhengzhou a “un acto de Dios” y a “un desastre natural”, y algunos afirman que las inundaciones han sido las peores de los últimos 1.000 o incluso 5.000 años.

Aquí nos gustaría darles algunos datos sobre las inundaciones.

¿De dónde vino el agua?

El 21 de julio circuló por Internet un vídeo (véase la imagen de abajo) tomado por residentes locales. Muestra la rapidez con la que el nivel del agua subió en un corto periodo de tiempo. Se puede ver que a la 1:40 p. m. llovía mucho en el centro de Zhengzhou, pero apenas se acumulaba agua (arriba a la izquierda en la imagen de abajo). Sin embargo, al cabo de media hora, toda la carretera estaba sumergida y, a las 14:20, algunos autobuses habían interrumpido su actividad debido al alto nivel del agua (parte superior derecha de la imagen).

El nivel del agua subió repentinamente en la ciudad de Zhengzhou. (minghui.org)

Una hora más tarde, todo el centro de la ciudad estaba inundado y todos los vehículos se habían detenido (abajo a la izquierda en la imagen). A las 17:30, toda la ciudad estaba sumergida y tanto los vehículos como las personas eran arrastrados por el agua (abajo a la derecha en la imagen).

En muchos vídeos se puede ver lo rápido que corría el agua en Zhengzhou. En uno, una mujer de pelo largo, un padre y sus hijos fueron derribados por las rápidas aguas, no pudieron levantarse y fueron arrastrados por la corriente. Asimismo, muchos vehículos fueron empujados en todas direcciones por la corriente. A diferencia de un “anegamiento”, como lo definieron los medios del PCCh, era más bien como si el río Amarillo se hubiera desviado o el agua se hubiera descargado del embalse.

Zhengzhou está situada en una meseta, sin montañas alrededor. Aunque se produzcan grandes lluvias repentinas, el nivel del agua aumentaría gradualmente de los lugares bajos a los más altos. Pero la repentina inundación en el centro de Zhengzhou era diferente y, dado el rápido aumento del caudal, solo podía proceder de la descarga del embalse.

Además, el agua en el centro de Zhengzhou desapareció en horas tempranas del 21 de julio y apenas quedó algo acumulado en las calles. El agua vino y se fue rápidamente, lo que no habría ocurrido si se hubiera tratado de un “anegamiento”.

La descarga sin advertencia del embalse mata sin piedad

Pronto aparecieron más pruebas que confirmaban que se trataba de una descarga del embalse y que no se había dado ningún aviso. La cuenta oficial del Departamento de Propaganda de Zhengzhou en las redes sociales publicó una nota a la 1 de la madrugada del 21 de julio que decía: “Debido a las recientes lluvias en la zona de Zhengzhou, además de una gran cantidad de agua río arriba, el embalse de agua de Changzhuang en Zhengzhou estaba en peligro. Como resultado, el embalse comenzó a descargar agua a las 10:30 horas del 20 de julio. A las 21:34, el nivel del agua era de 130,54 metros… unos 70 cm menos que el nivel más alto del día”. (Véase la parte izquierda de la imagen de abajo)

Aviso público a la 1 de la madrugada del 21 de julio tras la inundación (izquierda), aunque se emitió un aviso interno antes de la inundación (derecha). (MingHui.org)

¿Por qué descargar el agua a las 10:30 horas del 20 de julio y notificarlo al público a la 1 de la madrugada del 21 de julio? No hubo ningún anuncio durante 14 horas y el mensaje no llegó hasta pasada la medianoche.

Pensando en el proceso, al principio puede parecer difícil de entender que se vierta agua de esa manera sin avisar, casi como un asesinato. Sin embargo, un análisis detallado, como se describe a continuación, muestra que es coherente con el historial del PCCh de no mostrar ninguna consideración por la vida humana. De hecho, los funcionarios del PCCh a menudo descargaban agua a medianoche, cuando era menos probable que la gente se diera cuenta, o respondiera.

Las víctimas del PCCh suelen limitarse a los ciudadanos comunes, ya que los grupos de élite de los sistemas del PCCh suelen ser avisados con antelación. En esta ocasión, en Zhengzhou se envió un aviso interno con antelación para notificar a esas élites sobre el vertido de agua (véase la parte derecha de la imagen superior).

¿Por qué descargar agua sin previo aviso?

Muchos países del mundo tienen embalses. Su función principal es evitar las inundaciones y mitigar la sequía. Eso significa que deben descargar agua en la estación seca y acumularla durante la estación lluviosa. Sin embargo, este no es el razonamiento del PCCh.

Para servir a los intereses económicos del Partido, los embalses suelen acumular agua en la estación seca para poder generar más electricidad y así obtener beneficios para los funcionarios, aunque eso signifique que la gente común sufra la sequía. Cuando llueve mucho, se ven obligados a descargar agua, pero lo hacen sin avisar. Al final, solo sufren los ciudadanos comunes, que pierden tanto sus bienes como sus vidas.

Entonces, ¿por qué no hay avisos previos de rutina cuando los embalses descargan agua? Según algunos funcionarios, si hubiera habido una advertencia, la pérdida podría atribuirse a los funcionarios o a los embalses. Las víctimas podrían entonces solicitar una indemnización. Sin advertencia, todas las pérdidas podrían atribuirse a un “desastre natural”. Esto podría evitar la responsabilidad. De ese modo, el Partido podría distribuir alimentos, y los ciudadanos comunes agradecerían entonces la ayuda del Partido. En cuanto al número de personas que mueran, no es algo que preocupe al Partido.

Hasta cierto punto, esto es similar a la pandemia de coronavirus que ocurrió el año pasado en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei. El PCCh siempre encubrió y desinformó al público. Esta no fue la primera vez que el PCCh hizo esto, ni será la última.

Los datos no mienten: no hay forma de que esto se trate de una “catástrofe natural”

Aunque los medios de comunicación del PCCh han afirmado que esta inundación de Zhengzhou ha sido la más grave en 1.000 años o más, veamos los datos.

Según los datos oficiales del PCCh, desde las 20 horas del 17 de julio hasta las 20 horas del 20 de julio, la precipitación total en Zhengzhou fue de 617,1 mm, cayendo la mayor parte de la lluvia entre las 20 horas del 19 de julio y las 20 horas del 20 de julio, un total de 552,5 mm en esas 24 horas. Solo el 20 de julio, la mayor precipitación horaria fue de 201,9 mm.

Reconocemos que tales precipitaciones fueron realmente alarmantes, pero no se produjeron una vez cada 1.000 años. De hecho, la primera estación meteorológica oficial de Zhengzhou no existió hasta hace 70 años.

Un ejemplo podría ser la rotura de la presa de Banqiao, en Henan, en agosto de 1975. En aquel momento, las precipitaciones en la cercana ciudad de Zhumadian fueron de 1.605,3 mm del 5 al 7 de agosto. Durante ese tiempo, la mayor precipitación en un solo día fue de 1.060 mm, con una precipitación horaria máxima de 218,1 mm.

Según casi todos los indicadores, las precipitaciones en Zhengzhou en esta ocasión no fueron tan malas como las de 1975. Por lo tanto, ni siquiera es la peor precipitación de los últimos 50 años. La afirmación del Partido de que se trata de “las peores lluvias de los últimos 1.000 años” no es más que una de las muchas piezas de propaganda que el PCCh ha fabricado para eludir su responsabilidad; de lo contrario, tendría que responder por las muertes, al igual que las decenas de miles de urnas distribuidas en Wuhan el año pasado.

Usar las tragedias como oportunidades para tomar crédito

Puesto que los funcionarios del PCCh sabían que habría fuertes lluvias, ¿por qué no se distribuyeron sacos de arena con antelación? Puesto que estaban descargando agua en la época de las inundaciones, ¿por qué no interrumpieron el funcionamiento del transporte público? De hecho, si se hubiera detenido el transporte público, especialmente el metro, se podrían haber salvado muchas vidas.

El Partido no se molesta en aparecer cuando más se lo necesita, y sin embargo acude con toda su fuerza cuando hay que reprimir a la gente. No hay más que ver otros incidentes. Cada vez que ocurre algo, el PCCh envía cientos o miles de policías para “mantener la estabilidad”. Después de que un estudiante de secundaria de la Escuela Secundaria 49 de Chengdu, en la provincia de Sichuan, se cayera de un edificio y muriera en mayo de este año, se enviaron cientos de agentes de policía para hacer frente a los padres que buscaban la verdad. Asimismo, cuando los estudiantes de universidades independientes y escuelas tecnológicas de las provincias de Jiangsu y Zhejiang protestaron este mes de junio, se enviaron unos 1.000 oficiales de la policía para reprimirlos.

Para hacer frente a la gran catástrofe de Zhengzhou, solo se enviaron unos 100 policías mucho más tarde. Y, sin embargo, los medios de comunicación controlados por el PCCh elogiaron repetidamente al Partido por enviar a la policía para salvar la vida de la gente.

Incluso cuando Zhengzhou todavía está luchando por recuperarse de este desastre, el PCCh ya ha estado promoviendo historias con escenas “afables” sobre cómo el Partido se preocupó por la gente .

De hecho, cosas similares ocurrieron durante la pandemia del año pasado. Incluso antes de que la pandemia estuviera bajo control en marzo del año pasado, el PCCh ya había declarado su éxito en la derrota del virus e incluso llevó a cabo una fiesta de celebración. Al PCCh se le da bien convertir las tragedias en oportunidades para presumir de ser el “salvador del pueblo”.

¿Qué podemos aprender?

Ahora está claro que la inundación de Henan fue más una tragedia provocada por el hombre que un “desastre natural”. Dando un paso atrás y poniendo este incidente en el contexto de las innumerables calamidades que el PCCh ha causado, se puede ver que la tragedia de Zhengzhou nos ha proporcionado una oportunidad para reflexionar sobre el daño que el PCCh nos inflige a nosotros y al resto del mundo.

Zhengzhou se inundó el 20 de julio, una fecha especial. Ese día, hace veintidós años, el PCCh inició la persecución a los practicantes de Falun Gong por su creencia en Verdad-Benevolencia-Tolerancia. Desde entonces, un gran número de practicantes han sido detenidos, encarcelados y torturados. En Minghui se han documentado unos 100 métodos de tortura, como el uso de picanas eléctricas y grilletes, el banco del tigre, quemaduras, enfriamientos, privación del sueño, administración forzada de drogas, ingestión forzada de orina, heces y agua caliente con pimienta. La lista es larga e incluye administración de drogas que dañan el sistema nervioso, violaciones, violaciones en grupo, lesiones, discapacidades, trastornos mentales, muerte y sustracción forzada de órganos.

Se ha confirmado que al menos 4.677 practicantes han muerto como consecuencia de la persecución. Esta cifra ni siquiera incluye a los que han sido asesinados por sus órganos, número que se desconoce debido al férreo control de la información por parte del PCCh.

Desde julio de 1999, casi todos los practicantes han sido discriminados por sus creencias. Muchos de ellos —y sus familiares— han perdido sus empleos, sus hijos han sido expulsados de la escuela y han visto a sus familias destrozadas. Entre las innumerables mentiras que el PCCh ha producido para difamar a Falun Gong, la farsa de la autoinmolación en la plaza Tiananmen por sí sola ha engañado a muchos chinos, poniéndolos en contra de los inocentes practicantes de Falun Gong.

Uno puede pensar que la persecución a Falun Gong no nos toca de cerca si no somos practicantes de Falun Gong. La verdad es que si el PCCh continúa dañando a gente inocente y no se le pone freno —como ha sucedido en las últimas décadas— es solo cuestión de tiempo hasta que seamos las próximas víctimas.

El crimen de la sustracción forzada de órganos se considera una “nueva forma de maldad en este planeta”. Si uno permanece en silencio sobre esto y hace caso omiso de las miles de muertes confirmadas de practicantes de Falun Gong por la represión, así como de los muchos más detenidos y torturados, el PCCh no perderá tiempo en impulsar la agenda comunista en todo el mundo.

Detrás de la devastadora pandemia y la devastadora inundación, podemos ver la sombra de las mentiras y la desinformación del PCCh. Si no se erradica al PCCh, no habrá paz ni seguridad en China, ni en el mundo.

Resumen

La pancarta de los practicantes de Falun Gong para oponerse a la persecución de 22 años en un desfile en Washington D.C. el 16 de julio de 2021. (MingHui.org)

Las lecciones de la pandemia y las tragedias de las últimas décadas han indicado que el PCCh es la mayor amenaza para la humanidad en el mundo actual. La inundación de Zhengzhou fue el resultado de la descarga de agua de un embalse sin previo aviso. Los que entienden que el PCCh es engañoso y brutal saben que el PCCh nunca será honesto con su pueblo. Tal como se dice en el libro Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista, el PCCh es un culto maligno controlado por el espectro del comunismo cuyo objetivo final es destruir a la humanidad.

Los practicantes de Falun Gong han estado informando al público, a pesar de la persecución, del daño del PCCh durante los últimos 22 años. De todos los grupos reprimidos por el PCCh, los practicantes de Falun Gong son el grupo más numeroso que ha sufrido la tortura más brutal, tanto física como mentalmente. Y, sin embargo, siguiendo los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia, han permanecido pacíficos, racionales y benevolentes en su búsqueda de su derecho básico a la libertad de creencia y en sus esfuerzos por instar a la gente a abandonar al PCCh y a sus organizaciones afiliadas.

Más de 380 millones de chinos han llegado a comprender la naturaleza malvada del PCCh y se han separado públicamente del régimen. A medida que más personas se unan al movimiento de rechazo al PCCh, tanto los chinos como las demás nacionalidades tendrán un futuro más brillante.

Fuente: MingHui.org