Redacción BLes – Una vez más, la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) se negó a recibir a Taiwán en su reunión anual celebrada desde el 18 al 21 de octubre. La Asamblea General de la Interpol celebró su 90ª reunión anual en Nueva Delhi, India, y contó con la asistencia de unos 2000 representantes de diferentes países, excepto de Taiwán. El secretario general de Interpol, Jurgen Stock, rechazó categóricamente la solicitud de la isla para asistir a la reunión.

Si bien Taiwán alguna vez fue miembro de Interpol, se retiró de la organización en 1984, cuando ingresó el régimen chino a la organización y pretendió cambiar el nombre de la isla por China-Taiwán.

Desde entonces, Interpol viene rechazando las solicitudes de asistencia de Taiwán, en el 2018, en un comunicado de prensa, la Asamblea General dijo que reconoce a la República Popular China, como el único representante chino en la organización.

Es evidente la influencia del régimen chino en la toma de decisiones de Interpol, al no permitir la participación de la isla ni siquiera como observador: 

“Interpol reconoce que Taiwán es parte de China y como China es miembro de Interpol, Interpol no puede otorgar a Taiwán el estatus de observador en la Asamblea General”, declaró Stock 

Tras las declaraciones del Secretario General de Interpol, el Ministerio de Relaciones Exteriores (MOFA) de Taiwán emitió un comunicado, despejando cualquier duda sobre la independencia de la isla.

“Es un país soberano e independiente, Taiwán democrático y China autoritaria no están subordinados entre sí”.

En el mismo sentido, la portavoz de MOFA, Joanne Ou expresó en una rueda de prensa.

 “Nos parece profundamente lamentable que Interpol haya permitido que los factores políticos anulen la experiencia policial al ignorar las necesidades prácticas de Taiwán de participar de manera significativa en las reuniones de la organización”.

La policía Taiwán ayudaría mucho a combatir el crimen internacional

A pesar de las restricciones impuestas a nivel internacional promovidas por el régimen chino, hoy en día Taiwán se ha convertido en un gran centro económico y de desarrollo tecnológico que nada tiene que envidiarles a las primeras potencias.

En materia de seguridad, la isla estaba en la lista de los 10 primeros países más seguros del mundo en el 2014. Desde entonces su sistema policial ha ido mejorando cada vez más, las agencias policiales de Taiwán han colaborado con inteligencia extranjera para resolver unos 235 casos y arrestar a más de 12.000 sospechosos involucrados en fraude organizado, así como en el tráfico transnacional de drogas y personas, incluidos niños.

Por ejemplo, el rol de la policía taiwanesa fue clave en la investigación y captura de la banda Cobalt, un grupo de ciberdelincuencia que se infiltraba a través de correos electrónicos en entidades financieras para robar grandes sumas de dinero.

Aunque Taiwán no ha escatimado esfuerzos para combatir el crimen trasnacional, Interpol ha rechazado la mayoría de sus solicitudes, de 90 que presentó la isla, la organización solo respondió 27. Así, es claro que para la organización policial es más importante la política que la prevención del crimen internacional.

Sin embargo, no todos ignoran los beneficios que sería contar con el apoyo del sistema de seguridad de Taipei. Después de ver el desempeño de la isla en la resolución del crimen, la Oficina Europea de Policía invitó a una reunión especial a Oficina de Investigación Criminal de Taiwán para que compartiera sus conocimientos. 

Pero como Taiwán no es miembro de Interpol, se le dificultó compartir información sobre eventuales sospechosos del crimen internacional y tampoco pudieron obtener acceso a la inteligencia que necesitaban. La ausencia de Taiwán como miembro de la Organización Internacional de Policía Criminal solo hace que el mundo sea más inseguro.

El exitoso modelo de Taiwán 

Con una población de más de 23 millones de personas, el gran avance y desarrollo en los últimos años de Taiwán lo ha posicionado en la escena internacional como uno de los más importantes socios comerciales del viejo continente.

La isla ha adquirido una de las más estables y dinámicas democracias de Asía con una economía floreciente. Taipei es el principal proveedor de chips de clase mundial, y la empresa TSMC, un importante socio para la investigación y el desarrollo conjuntos con la Unión Europea.

Recientemente, el multimillonario Elon Musk fue duramente criticado por sugerir que Taiwán adopte el modelo de “un país, dos sistemas” que por muchos años tuvo Hong Kong. Lo que Musk no tuvo en cuenta o directamente ignoró es que ese modelo no funcionó para los hongkoneses que ahora viven bajo la dictadura del PCCh

En ese sentido, Benedict Rogers, vicepresidente del Comité de Derechos Humanos del Partido Conservador Británico, declaró que Taiwán no debe caer en esa trampa y perseverar en su defensa de la libertad.

“Taiwán también es un ambiente cultural chino. No corrí el riesgo de arresto, encarcelamiento o deportación, pero fui bienvenido, lo que destaca la superioridad del sistema de Taiwán”.

Así, Taiwán se ha convertido en modelo a seguir para muchos países, y sobre todo para los chinos que sueñan con la libertad y prosperidad en su país.

Por Jaquelina Heredia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.