Redacción BLes- Imágenes desclasificadas recientemente por la administración Trump evidencian la rápida expansión de la potencia nuclear del Partido Comunista chino (PCCh).

En cuatro diapositivas que se revelaron ante los aliados de la OTAN el mes pasado, se observa que tres instalaciones dedicadas a la producción nuclear parecen haber aumentado considerablemente su capacidad desde el 2010. 

“El mundo merece saber lo que China está haciendo. Nunca han admitido cuántas armas nucleares tienen y cuántas planean construir”, dijo Marshall Billingslea, el principal enviado del Departamento de Estado para el control de armas, según The Washington Times del  15 de noviembre. 

Agregando: “Pero está claro por las imágenes que China está involucrada en una secreta acumulación de su infraestructura. No hay duda de que China quiere estar a la par de Estados Unidos y Rusia en términos de sus capacidades militares y nucleares”.

También se evidencia que el PCCh aumenta sus esfuerzos por expandir las plantas de plutonio y uranio para producir ojivas nucleares a sus crecientes fuerzas de misiles y bombarderos.

En tan solo dos años el Complejo de Energía Atómica de Jiuquan, duplicó su tamaño y  añadió otro reactor el año pasado.

Para el Pentágono estos despliegues de capacidad productiva siguen un plan para duplicar las 200 ojivas nucleares de que dispone el régimen chino. 

En este sentido, los expertos internacionales se equivocaron porque creían en el 2017 que el PCCh no producía plutonio con fines bélicos desde 1991 y que la producción de uranio para armas había sido suspendida en 1987, informó The Washington Times

La administración Trump invitó al régimen chino a unirse al tratado sobre armas nucleares al que ya está vinculada Rusia, el Nuevo START (New start Treaty, por su nombre en inglés), pero siempre se negó. 

De acuerdo con este tratado los países asociados limitan su producción nuclear hasta ciertas cantidades, y permiten la supervisión internacional directa. 

Te puede interesar:

Entre el armamento que acuerdan mantener se hallan 700 misiles balísticos intercontinentales (ICBM) 1.550 ojivas nucleares en ICBMs desplegados, 800 lanzadores de ICBM desplegados y no desplegados, lanzadores de SLBM y bombarderos pesados equipados para armamento nuclear, según el Departamento de Estado de EE. UU. 

A través de fotos satelitales se pudo comprobar que el PCCh también aumentó la capacidad de producción de armas nucleares en Mianyang, en el centro-sur de China, donde se fabrican ojivas. 

Las ojivas contienen el poder explosivo de las armas nucleares, las más destructivas actualmente, con la capacidad de matar a millones de personas y desaparecer ciudades enteras. 

El PCCh se convirtió en la mayor amenaza contra la estabilidad mundial al grado de que muchos países lo declaran así, en particular Estados Unidos, dada su capacidad de hacerlo sin temor a mayores represalias.

En este sentido, el asesor de seguridad nacional en Asuntos Exteriores, Robert O’Brien, expresó sus recomendaciones al respecto.

El país “Debe hablar, luchar y, sobre todo, mantenerse fiel a sus principios, especialmente a la libertad de expresión, que contrastan con la ideología marxista-leninista adoptada por el PCCh”, manifestó O’Brien. 

Por otro lado, en estos momentos el PCCh parece haber interferido a fondo el proceso electoral de EE. UU. a través de los sistemas de conteo de votos administrados por la empresa Dominion Voting System, hecho no hará más que agravar la relaciones entre los dos países, bastante afectadas por muchas otras agresiones lanzadas por el PCCh.

José Hermosa-BLes.com