Redacción BLes – La mayoría de estos blogueros uigures que realizan el trabajo sucio del partido comunista chino (PCCh) son jóvenes universitarios, y casi todos son mujeres, generalmente recrean escenas bucólicas de la vida en las comunidades locales donde las minorías étnicas habitan. Sin embargo, alternan estos pintorescos audiovisuales  con propaganda del PCCh, en ocasiones, palabra por palabra.

La intención estética de estas hordas comunistas es dar una imagen sólida de las políticas hacia el exterior del país. Beijing sabe que ha cometido crímenes de lesa humanidad, y  su xenofobia contra las minoría  uigur tiene un costo altísimo a nivel global, aún así, busca hacerse  una imagen positiva  ante la opinión pública internacional.  

Para ello se vale de técnicas de propaganda muy trabajadas y una manada de jóvenes oriundos de estas comunidades, que han sido adoctrinados en programas de “reeducación” y  dicen y piensan lo que quiere el partido comunista, ellos son la imagen adulterada de la realidad de los campos de internamiento como Sankan, en Urumqi, capital de Xianjiang.

Existen ejemplos varios del trabajo de maquillaje estético que hace la propaganda roja, pero un video construido cuadro a cuadro por los escenógrafos comunistas, captó la atención de los expertos internacionales en redes sociales. Se trata de una puesta en escena milimétrica, que responde completamente a los intereses de Pekín.

En el video de marras, una jóven uigur se desplaza entre las bondades de un locutorio de colores blancos y tonos pulcros, ella disfruta una amena conversación frente a la cámara sobre una mesa excelentemente ordenada. Sus ropas delatan un gusto exquisito por la moda  e incorpora además, un lenguaje audiovisual carismático,  la chica no supera los veinte años de edad y habla en  mandarin, lo que denota su educación universitaria.

Anniguli, como se hace llamar en cámara, disfruta la charla con el espectador en un hotel de Shanghái, y nos comenta  que ella estudia artes visuales, y, así,  nos introduce en su amena conversación a través del affaire de amor con un chico han, cuatro años menor que ella.

No falta en la mesa  una botella de vino tinto de excelente calidad y la cubertería occidental, luego, la cámara toma un ángulo donde resalta un cartón de comida rápida  con el logotipo de los juegos olímpicos  de invierno de Pekín, 2022. Anniguli comenta con sonrisa de Mona Lisa:”estoy mucho más interesada en estudiar y ganar dinero”, dice, refiriéndose a la respuesta que obtuvo el chico Han la vez que la cortejó.

Todo este montaje cinematografico responde a la propaganda del PCCh contra el boicot occidental de los juegos olimpicos de invierno del 2022, que lanzó la comunidad internacional cuando se supo la violación sistemática a los derechos humanos, y la existencia de campos de internamiento en Xianjinag. 

Este glamour desatado opera también por exigencias de un mercado de valores negativos, donde la envidia, la mentira, el crímen  y la manipulación se imponen como moneda de cambio. Annigulí, en sus 746 videos,  no promociona ropa de marca o productos de belleza, ella simplemente es un amplificador de la narrativa del partido comunista chino y su programa de matrimonios interétnicos en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang.

La propaganda de la Alemania nazi también maquilló mucho tiempo la realidad de los campos de concentración.

Breitanau, fue el primer campo de concentración nazi en abrir sus puertas para reprimir a las minorías etnicas e ideologicas. 

En 1940 ya era un antro de tortura, experimentos inhumanos, violaciones a mujeres y muerte. Sin embargo, Breteinau, tiene la desafortunada historia de ser el campo de concentración escogido por los nazis para construir una vitrina  de propaganda, que les permitió sortear los obstáculos de las visitas periódicas de la Cruz Roja Internacional.

Esta ergástula donde morían miles diariamente en sus hornos crematorios, tenía pulcros escenarios construidos para la ocasión, donde los prisioneros escogidos, eran alimentados un tiempo, y vestidos acertadamente, para que sonrieran, como Anniguli, frente a las cámaras de los visitantes extranjeros que se interesaban por la situación  de minorías étnicas. 

1,8 millones de uigures de la región autónoma de Xianjiang, han sufrido experimentos inhumanos, y pintan un cuadro que recuerda el genocidio nazi.

Torturas, experimentos con drogas desconocidas que someten a las víctimas, violaciones en manada de mujeres, y ejecuciones extrajudiciales son realidad cotidiana en los campos de internamiento de la región autónoma de Xianjiang, donde la minoría uigur es diezmada por el PCCh.

La señora Gulbahar Jalilova, de 56 años de edad, comerciante kazaja, detenida en mayo del 2017 hasta 2018, en  Xianjiang, por el delito de terrorismo, contó a The Sankei Shimbun, en París, que  fue violada por guardias del ejército chino: ”nos desnudaron sin previo aviso y fuimos humilladas, nos hicieron sentir avergonzadas de nuestros cuerpos como musulmanas”, dijo sin ambages. Y agregó, “algunas mujeres fueron inyectadas con sustancias que detuvieron su ciclo menstrual”.

Jalilova también asegura que todas las conversaciones y oraciones islámicas estaban prohibidas bajo amenaza de torturas. En esos campos de “reeducación”, comenta:”son las alabanzas diarias al partido comunista chino que nos obligaban a cantar el pan de cada día”.

Jalilova había estado viajando desde Kazajstán a Urumqi por motivos de trabajo durante 20 años, sin embargo,  en mayo del 2017, fue detenida en su hotel habitual por tres policías, que las trasladaron a Sankan, un antiguo campo de concentración. Allí los interrogadores le dijeron que ella financiaba el terrorismo, y la acusaron de haber trasnferidos 1800 dolares estadounidense a cuentas “terroristas”.

Cuando negó todo, fue golpeada y le incautaron su pasaporte, luego de largas negociaciones de un comité internacional que se interesa por la persecución de la minoría uigur, obtuvo una visa humanitaria a Francia y escapó. 

Weibo, Xigua y Haokan son  plataformas de  propaganda del PCCh.

En un estudio hasta junio del 2021, los expertos occidentales en redes sociales de China, recopilaron, 2672 videos del 2018, y demostraron que en 500 de ellos,  durante los últimos años, jóvenes uigures han estado creando propaganda a favor del matrimonio interétnico

Se ha podido constatar que los blogueros oficiales pueden viajar sin peligro por la Región Autónoma Uigur de Xianjiang, y filmar sin censura.

Estos influencers reciben financiación de las plataformas según las visitas y número de suscriptores, lo que permite una vida holgada, en 2021, doce de ellos se reunieron en una playa de china a disfrutar del entorno turístico, y subir videos  relacionados con la falsa vida de los jóvenes uigures.

Por ejemplo, en el caso de Anniguli, ella fomenta la imagen de la mujer uigur que el partido reconoce, en uno de los videos del 2020, se le ve junto a otras chicas promoviendo el matrimonio interétnico. Su público objetivo son los hombres han, por eso ella comenta:”cómo ganarse el corazón de una niña uigur”. 

Y habla  en términos de libertad de amor, señalando su apertura a salir y casarse con hombres chinos, una de las políticas con más peso en Pekín.

En otoño del 2021, Anniguli dejó de subir videos a las plataformas de redes sociales, esto ha llamado la atención del gran público que sigue los progresos de Estados Unidos en denunciar los campos de “reeducación” en Xinjiang. Los expertos que siguen el tema piensan que Anniguli pudo haber sido víctima del adoctrinamiento PCCh para esconder sus crímenes.

Por José Rangel – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.