El periódico The Sunday Times acaba de hacer una impactante revelación: el régimen chino habría ocultado desde 2012 en el polémico laboratorio de Wuhan un virus muy similar al Covid-19.

Redacción BLes – Un reporte publicado el 4 de julio por el reconocido medio británico destaca que hace 8 años, científicos chinos encontraron la cepa en una mina de cobre abandonada que se encontraba infestada de murciélagos y ratas.

Los especialistas dieron con el coronavirus luego de que este provocara la muerte de seis hombres que trabajaban en la mina de Tongguan, en la comunidad de Mojiang, suroeste de China.

Según detalla el informe, tres de los trabajadores experimentaron fiebre, tos y problemas respiratorios, síntomas compatibles con el Covid-19, también llamado virus PCCh (siglas del Partido Comunista Chino).

Los estudios de entonces demostraron que cuatro de los seis enfermos dieron positivo a los anticuerpos generados por coronavirus, en tanto que los dos restantes fallecieron antes de someterse a las pruebas.

Lo más impactante, asegura el medio, es que esta cepa de coronavirus, hallada en agosto de 2012, fue almacenada en el controvertido laboratorio de virología en Wuhan, epicentro de la pandemia del virus PCCh.

Aún más, The Sunday Times asegura que hay pruebas de que el régimen comunista chino no hizo públicos los datos sobre el virus encontrado, a pesar de que semejante hallazgo podría ser clave en el combate de la pandemia.

La revelación acaba de salir a la luz a través de la tesis de un joven médico cuyo tutor es un profesor que en 2012 trabajaba en el área de emergencias del hospital en el que fueron atendidos los mineros contagiados. 

El origen del virus PCCh

La búsqueda del origen del virus PCCh, que ya afectó a más de 11 millones de personas y dejó más de 531.000 muertos, promete seguir revelando nuevos datos.

De hecho, esta información se hizo pública poco después que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciara que esta semana enviará una delegación a China para averiguar, entre otras cosas, si el coronavirus se originó en el laboratorio de Wuhan. Hecho que no deja de generar suspicacias teniendo en cuenta el estrecho vínculo entre las autoridades sanitarias y los dirigentes del régimen chino.

De hecho, múltiples denuncias indican que en el mencionado laboratorio se llevaban a cabo experimentos de alto riesgo que consistían en modificar coronavirus para aumentar su capacidad de infección y propagación.

En ese sentido, el reporte de The Sunday Times alerta que en los últimos años científicos del Instituto de Virología de Wuhan estuvieron recabando cientos de muestras de coronavirus de territorios lejanos a China para realizar estas investigaciones.

Estos hechos contrastan radicalmente con la explicación dada por las autoridades chinas.

La enigmática Dra. Shi Zhengli del Instituto de Virología de Wuhan fue coautora en febrero de 2020 del, hasta ese momento, más extenso trabajo académico sobre el entonces novedoso coronavirus.

Además de dar una completa descripción genética del virus, el artículo de la Dr. Shi -publicado en Nature- indicó que el laboratorio de Wuhan albergaba una muestra de murciélago llamada RaTG13, que era un 96,2% compatible con el COVID-19.

Pero el nuevo trabajo revelado por The Sunday Times revela que la muestra de RaTG13 fue encontrada en la mina en 2012 y, peor aún, esta información no fue hecha pública hasta ahora.

Las miradas apuntan hacia China

Ya en abril el presidente estadounidense Donald Trump había indicado que, después de ver varias pruebas, tenía un “alto nivel de confianza” en que el virus PCCh provenía del Instituto de Virología de Wuhan.

El mandatario había indicado que Washington estaba “mirándolo muy, muy fuertemente”.

“Vamos a ver dónde está, vamos a ver de dónde viene. Hay muchas teorías. China podría incluso decirnos”, señaló Trump.

En esa misma línea, en junio el presidente Trump anunció que retendría el financiamiento a la OMS por su manejo del brote de virus, en el que elogiaron los intentos de Beijing por “contener” el virus.