Redacción BLes – Meng Wanzhou, directora financiera del gigante tecnológico controlado por el régimen chino, Huawei Technologies,  regresó a la sede de la compañía en Shenzhen, China, el 25 de octubre, luego de haber llegado a un acuerdo con fiscales de EE. UU., quienes le retiraron los cargos de fraude y evasión, mediante un acuerdo de “enjuiciamiento diferido”, acorde a lo que reportó Breitbart. 

El acuerdo de enjuiciamiento diferido requería que la ejecutiva de Huawei admitiera que los cargos en su contra eran ciertos, y a cambio se le permitía aplazar los cargos de fraude en su contra y regresar a China, casi sin pagar ningún precio más que la detención domiciliaria que cumplía de hacía 3 años en Vancouver, Canadá.  

Así es que Meng admitió que había engañado a las instituciones financieras mundiales sobre los vínculos comerciales de Huawei con Irán.

De acuerdo con el Departamento de Justicia, de EE. UU., Huawei había hecho negocios en Irán a través de una compañía de Hong Kong llamada Skycom y dijeron que Meng engañó a bancos estadounidenses haciéndoles creer que las dos empresas eran diferentes. 

Por esta acusación Meng fue arrestada en Canadá, a pedido de las autoridades estadounidenses, en diciembre de 2018. 

Son varios los informes que revelan la estrecha relación de Huawei con el Partido Comunista chino (PCCh), por lo que se cree que la compañía actuaba como un vínculo económico entre los regímenes de Irán y China, con dinero que a su vez era usado para financiar el terrorismo.

El régimen chino controla a las empresas chinas para que actúen de acuerdo con los objetivos y las estrategias del Partido, y desde hace mucho, Huawei es vista como fachada de los servicios de espionaje, recopilando y robando enormes cantidades de datos en todo el mundo y distribuyéndolos para la inteligencia civil y militar de China.

Uno de los tantos informes fue proporcionado por el Ministerio de Defensa francés, el cual indicó que Huawei en Francia recopila en secreto, datos personales de clientes, funcionarios y socios comerciales, incluyendo el número de hijos, las preferencias y la situación financiera, entre otras cosas, para introducirlos en la base de datos de la corporación.

La directora de Huawei, recientemente liberada, es hija de Ren Zhengfei, fundador de la empresa, quien una vez fue miembro del Ejército Popular de Liberación de China. 

Este lunes, tras los tres años de un arresto en Canadá, en condiciones muy cómodas, y luego de pasar 21 días aislada en cuarentena por el Covid-19 (Virus PCCh), Meng Wanzhou llegó al aeropuerto internacional de Shenzhen Bao’an, operado por el régimen chino, para reincorporarse a la compañía. 

Al regresar a la oficina central de Huawei, Meng fue recibida por sus colegas con globos y pancartas, y la vitoreaban como una heroína.

En su discurso de bienvenida a la compañía, la ejecutiva china agradeció al PCCh por gestionar su liberación diciendo:

“Como ciudadana china común que había sufrido esta difícil situación y había estado varada en el extranjero durante tres años, nunca hubo un momento en el que no sintiera el cuidado y la calidez del Partido, la patria y el pueblo”.

“El presidente Xi se preocupa por la seguridad de todos los ciudadanos chinos y también tiene en mente mi situación. Estoy profundamente conmovido”, agregó Meng.

Según indica Breitbart, la Casa Blanca confirmó que el presidente Joe Biden había discutido el caso de Meng con el líder del régimen chino Xi Jinping poco antes de que ella fuera liberada.

Así es que, como mencionamos anteriormente, luego de meses de negociaciones entre un alto ejecutivo de Huawei que fue enviado desde la sede de la compañía en Shenzhen a Washington para tratar la liberación con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, ambas partes finalmente acordaron que no se extraditara de Canadá y que quedara en libertad regresando a China, mientras que los cargos contra la propia empresa seguirían igual. 

El régimen chino tras conseguir el generoso trato con EE. UU. finalmente liberó a dos canadienses que había tomado como rehenes en represalia después de que Meng fuera arrestada en 2018 en Vancouver. 

El Global Times, brazo propagandístico del Partido Comunista chino, se regocijó con la noticia de la liberación de la directora financiera de Huawei Technologies, y dijo que este hecho resultó en una gran victoria para China, sobre los gobiernos de Estados Unidos y Canadá. 

Aunque ni el Global Times ni ningún medio chino mencionó que Meng admitió que los cargos en su contra eran ciertos como parte de su acuerdo con los fiscales.

Luego de conocerse la resolución que favorecía con creces a la compañía china, el fiscal federal interino Boeckmann dijo que “Al firmar el acuerdo de enjuiciamiento diferido, Meng ha asumido la responsabilidad de su papel principal en la perpetración de un plan para defraudar a una institución financiera mundial”.

“La verdad sobre el negocio de Huawei en Irán, que Meng ocultó, habría sido importante para la decisión de la institución financiera de continuar su relación bancaria con Huawei”, continuó.

“Las admisiones de Meng confirman el quid de las acusaciones del gobierno en el enjuiciamiento de este fraude financiero: que Meng y sus compañeros empleados de Huawei participaron en un esfuerzo concertado para engañar a las instituciones financieras globales, al gobierno de los EE. UU. Y al público sobre las actividades de Huawei en Irán”, agregó el fiscal. 

Vanesa Catanzaro – BLes

Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.