Redacción BLes– Una compañía de ciberseguridad con base en EE. UU. advirtió sobre ataques dirigidos al Vaticano y la Diócesis de Hong Kong respaldados por el régimen chino, mientras se entablaban conversaciones sobre la renovación de un acuerdo que en 2018 ayudó a descongelar las relaciones diplomáticas entre el Vaticano y China.

La firma Recorded Future, con sede en Massachusetts, notificó el martes que los ataques del grupo hacker denominado RedDelta se venían llevando a cabo desde mayo y centraban su atención en las próximas conversaciones de septiembre en relación al nombramiento de obispos y el estado de las iglesias en China, informó The Hill.

“La sospecha de intrusión en el Vaticano ofrecería a RedDelta una visión de la posición negociadora de la Santa Sede antes de la renovación del acuerdo en septiembre de 2020”, señaló la firma de ciberseguridad estadounidense.

“El objetivo de la Misión de Estudio de Hong Kong y su Diócesis Católica también podría proporcionar una valiosa fuente de inteligencia para monitorear las relaciones de la diócesis con el Vaticano y su posición en el movimiento prodemocrático de Hong Kong en medio de protestas generalizadas y la reciente ley de seguridad nacional de Hong Kong”, agregó.

El reporte fue dado a conocer justo cuando el régimen chino aumenta la presión y el control sobre los grupos religiosos al interior del país.

Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores de China se negó cualquier relación con el ciberataque y dijo que el informe solo era “especulación infundada”

Como señala Fox News, los 12 millones de católicos estimados en China se dividen entre los que están vinculados a la Asociación Patriótica Católica China, controlada por el régimen y distanciada de la autoridad del Papa, y una iglesia clandestina leal al Vaticano cuyos sacerdotes y feligreses frecuentemente sufren detenciones arbitrarias.

Para el 2018, la Santa Sede y China estipularon un acuerdo para que siete obispos vinculados a la iglesia patriótica china fueran reconocidos por el Papa, dando por terminado décadas de distanciamiento entre el régimen comunista y el Vaticano, una medida que genera desconcierto entre los fieles católicos en china.

Como señala la BBC, desde 1951, el régimen chino y el Vaticano no comparten lazos diplomáticos por lo que muchos católicos en Çhina se vieron obligados a asumir la clandestinidad durante el gobierno del dictador comunista Mao Zedong, encargado de atacar severamente los movimientos espirituales y/o religiosos a lo largo del país bajo el denominado movimiento de la Revolución Cultural que tomó lugar en la década de los 60.

Por ende, quienes profesan la fe católica en China deben hacerlo bajo las directrices de la Asociación Patriótica China la cual ha suprimido considerablemente el dogma de la religión católica reemplazándolo por el poder del Partido Comunista Chino.

Actualmente hay alrededor de 100 obispos católicos en China, algunos aprobados por Beijing, algunos aprobados por el Vaticano y, de manera informal, muchos ahora aprobados por ambos, según el medio antes citado.

Al respecto, Benedict, un católico clandestino en el norte de China expresó a Asian News: “Pido al Santo Padre que no renueve el Acuerdo con China, porque esto podría amenazar la supervivencia de la Iglesia en China, llevándonos al camino de la desesperación”, dijo el religioso respecto a la situación de los cristianos clandestinos.

Como indica Fox News, para algunos de los fieles clandestinos de China tienen profundas reservas sobre el acuerdo, ya que lo ven como una venta al gobierno comunista y una traición a su larga lealtad al Papa.