Redacción BLes – El ministro de defensa taiwanés, Chiu Kuo-cheng (邱國正), dijo este martes que las primeras incursiones de drones chinos sobre territorio taiwanés serán consideradas como ataques contra Taiwán.

Anteriormente, los misiles o el fuego de artillería eran considerados ataques, sin embargo, la frecuencia de las aeronaves no tripuladas chinas que vuelan en el espacio aéreo de Taiwán está aumentando y el ministro explicó que está causando “muchos problemas”.

Además, desde la visita de Nancy Pelosi a Taiwán en agosto, el Ejército Popular de Liberación ha enviado entre 4 y 6 buques de guerra muy cerca de aguas taiwanesas.

Las incursiones de los cazas de combate muy cerca o sobrepasando la línea media divisoria entre China y Taiwán también han aumentado considerablemente, dijo el ministro.

El ministro Chiu dijo que estas incursiones por tierra y por mar son consideradas una provocación y hostigamiento por parte del Ejército Popular de Liberación. A pesar de las constantes amenazas chinas, el ejército taiwanés no pretende aumentar las tensiones en el Estrecho.

Chiu dijo: “incluso en tiempos de paz, el EPL ha enviado más de 20 aviones de combate para volar sobre Taiwán y cruzar la línea media. Cada día también ha desplegado de cuatro a seis buques de guerra, o más, en las aguas que nos rodean”.

El tema surgió por primera vez durante una audiencia del Comité de Defensa Nacional y Extranjera de la Legislatura el 5 de octubre, cuando el ministro dijo que la incursión de aviones de combate chinos sobre territorio taiwanés se tomaría como un “primer ataque” contra el país.

El ministro de defensa dijo: “El ejército de Taiwán tiene su línea roja en lo que respecta a la defensa nacional”, y agregó que el país tomará “contramedidas”, aunque no aclaró qué tipo de contramedidas.

En la sesión de interpelación en la Legislatura, celebrada este martes, Chiu brindó más detalles sobre lo que Taiwán considerará un “primer ataque”, e incluyó a las incursiones de drones provenientes de China.

Antes de la reunión del martes, el ministro de defensa, de 69 años de edad, dijo a los periodistas que la situación entre China y Taiwán está más tensa que nunca antes. Agregó que la situación a través del Estrecho es realmente grave y en un grado de gravedad sin precedentes en sus muchos años en el ejército.

“Incluso cuando celebramos nuestro Día del Doble Décimo [el lunes], enviaron más de 20 aviones de combate para molestarnos, ocho de los cuales volaron hacia nuestra zona de defensa aérea. Si esto no es provocación, ¿entonces qué es?”, agregó Chiu.

Los comentarios del ministro de defensa surgen al día siguiente de la celebración nacional de Taiwán por el 111.º aniversario de la República de China.

La presidente Tsai Ing-wen brindó un importante discurso en el día de ayer en el que señaló la necesidad de aumentar la producción de misiles de precisión y de desarrollar la guerra asimétrica con más intensidad para responder firmemente a las amenazas y al creciente hostigamiento militar de Beijing.

“Quiero dejar en claro a las autoridades de Beijing que la confrontación armada no es en absoluto una opción para nuestras dos partes”, dijo la presidente.

“No deben confundir que hay espacio para el compromiso en la lealtad del pueblo taiwanés con la democracia y la libertad, y así intentar dividir a la sociedad taiwanesa explotando la feroz competencia entre nuestros partidos políticos”, agregó Tsai.

La presidente dejó en claro que Taiwán está dispuesto al diálogo con Beijing, siempre y cuando “haya racionalidad, igualdad y respeto mutuo, estamos abiertos a trabajar con las autoridades de Beijing para encontrar un acuerdo mutuamente aceptable para mantener la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán. Esta es nuestra responsabilidad compartida”.

La portavoz del régimen comunista chino, Mao Ning, en respuesta al discurso de Tsai, dijo que “estamos dispuestos a crear un amplio espacio para la reunificación pacífica, pero nunca dejaremos ningún espacio para las actividades de independencia y secesión de Taiwán”. El discurso de Beijing asevera que Taiwán forma parte de China y no reconoce a la isla como una nación independiente.

“Reunificación pacífica”

El líder del Partido Comunista Chino, Xi Jinping, mencionó, por primera vez en un discurso de Año Nuevo, que desea la reunificación con Taiwán. “La reunificación completa de nuestra patria es una aspiración compartida por la gente de ambos lados del Estrecho de Taiwán”, dijo el 1 de enero de 2022.

En el mes de agosto, el Partido Comunista Chino publicó un white paper sobre la situación de Taiwán. La publicación señala que el régimen de Xi Jinping quiere la reunificación pacífica, sin embargo, no renunciaría al uso de la fuerza militar para lograr el objetivo.

Esta aparente contradicción encaja con la naturaleza engañosa y manipuladora que compone todos los niveles del Partido Comunista Chino. Con las crecientes luchas de facciones dentro del partido, las crisis rampantes que amenazan el sostén económico de los miembros del régimen, además del descontento social de los chinos por el sometimiento a la política cero covid, no le quedan muchas más cartas para jugar por la hegemonía mundial contra Estados Unidos. Taiwán representa para el régimen comunista una chance para avanzar en su carrera por el dominio global.

Por otro lado, Xi también sabe, como comandante en jefe del Ejército Popular de Liberación, que las fuerzas militares chinas todavía no están preparadas para iniciar un ambicioso despliegue sobre Taiwán. De hecho, a comienzos de este año, dio la orden para que el ejército se desplegara en las regiones de China, donde se observa una creciente inestabilidad social.

Además, según medios extranjeros especializados en China, Xi Jinping ha estado reprimiendo a los miembros del PCCh que están conspirando en su contra y usando políticamente el avance sobre Taiwán dentro de las luchas de poder del partido.

En este sentido, las declaraciones de la presidenta taiwanesa, que abren una posibilidad de diálogo con el régimen comunista, siempre cuando este respete a la isla en su sistema de gobierno democrático y como nación independiente, podrían representar una oportunidad para Xi Jinping para mostrar las verdaderas intenciones qué él mismo tiene hacia Taiwán.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.