Redacción BLes- La famosa cantautora hongkonesa GEM , (Get Everybody Moving), lanzó en septiembre su nuevo disco, desafiando al régimen chino al cantarle a Dios y no al comunismo.

Desde que el Partido Comunista Chino (PCCh) tomó el control de Hong Kong, la libertad de expresión ha sufrido un golpe duro. Sin embargo, la cantante GEM, cuyo nombre verdadero es Gloria Tang Sze-wing, y que también fue apodada “la Taylor Swift de China”, creó “Revelation” (Revelación), su nuevo álbum, con siete de sus letras inspiradas en una conversación con Dios.

“Una fuerza mágica me guio e inspiró durante todo ese proceso. Cada episodio parecía un desafío insuperable. En ese momento, rezaba, y de pronto estaba llena de nueva inspiración”, dijo GEM, y agregó que estas ideas son un regalo del cielo.

La joven, que comenzó su carrera a los 16 años, y que se consolidó en la industria de la música china, escribió canciones que hablan de un proceso de redención, sanación y esperanza, con alusiones bíblicas, dirigidas especialmente a los no creyentes para renovar su fe.

Su canción principal,”Gloria”, surgió en una época de aislamiento y depresión que la llevaron a recuperar la fe y a orar. En el video del sencillo musical, la cantante aparece en una escena gris, desconsolada, llorando y cayendo de rodillas en oración ante Dios, sobre un mar que se abre y le muestra el camino a un futuro brillante.

Aunque, actualmente hay muchos artistas inspirados en demostrar la importancia de recuperar la fe en Dios. GEM ha llamado la atención del mundo por su valentía al exponer su creencia cristiana, desafiando las medidas impuestas por el PCCh a las celebridades chinas que están sometidas a transmitir ideas ateístas y de lealtad al PCCh.

La cantante es una de las artistas más vigiladas por los funcionarios chinos, y se encuentra en lista de personas censuradas en China y Hong Kong por apoyar la democracia durante el movimiento Occupy Central en 2014.

El régimen chino prohíbe a las celebridades hablar de religión

El Partido Comunista Chino (PCCh) siempre ha impuesto reglas y prohibiciones a las celebridades chinas, con el fin de persuadir a la sociedad a tener una vida ateísta. 

Por esta razón, el Departamento Central de Propaganda del Partido Comunista Chino ejerce un control directo sobre el contenido de entretenimiento en toda China, para lo cual impone regulaciones para la creación de contenido en TV, radio, libros e internet, en las que establece que está prohibido “promover la religión”.

Así, entre las disposiciones, por ejemplo, establece que las series de televisión, no pueden tocar temas de índole espiritual.

Entre las regulaciones se exige a los famosos demostrar su “orientación política correcta” y promover los “valores socialistas”. Todas las celebridades deben tener suficiente alfabetización política.

Por otra parte, los famosos artistas tienen prohibido hablar sobre Taiwán, la independencia de Hong Kong, la independencia del Tíbet o la independencia de Xinjiang.

Además, otras disposiciones prohíben el xie jiao, que significa el término utilizado en el artículo 300 del Código Penal chino, que castiga con 3 a 7 años de prisión “o más” a quien “utilice” ideas basadas en superstición, es decir, que, todo lo que no esté autorizado por el PCCh y no este comprobado por la ciencia.

Cabe destacar que, xie jiao significa en el idioma chino culto malvado.

Los influencers se encuentran bajo el control del PCCh 

Al respecto, el Departamento Central de Propaganda del Partido Comunista Chino, el pasado 24 de junio, emitió regulaciones que prohíben 31 comportamientos a los presentadores en Internet.

El contenido normativo para influencers está dirigido supuestamente a incrementar los valores socialistas y proteger al país de la subversión. 

Entre algunas de las polémicas restricciones al comportamiento, se encuentran: la prohibición de pertenecer a una religión, burlarse, calumniar, insultar, ser vulgar, negar a los héroes del PCCh, la glotonería y el culto al dinero, entre otros. 

También hay reglas sobre la imagen, la vestimenta, el maquillaje, el lenguaje, los movimientos corporales y la visualización en pantalla para poder ejercer como influencer.

Desde entonces, los actores y actrices de drama se han realizado cirugías plásticas poco saludables, también se los ve con ropa juvenil y exceso de maquillaje y según trascendidos todos estos cambios extremos tienen que ver con las nuevas órdenes emitidas por el Departamento de Propaganda del PCCh.

Las polémicas y autoritarias medidas, a las celebridades del entretenimiento, demuestran la presión a la que están sometidas las estrellas de los medios de comunicación, ya que todos deben obedecer las reglas o de lo contrario pueden ser despedidos, multados y en el peor de los casos detenidos con graves sentencias.

Por otra parte, los influencers también deben realizar su parte en el adoctrinamiento y expresar un discurso en favor de las políticas y órdenes del PCCh. Por ejemplo, durante las protestas de Hong Kong en 2019, los famosos de las redes sociales tuvieron la función de condenar el accionar de los manifestantes de Hong Kong que pedían la democracia.

¿Cómo el régimen chino reprime a las celebridades?

Desde 2021, el PCCh se centró en una “mayor represión” contra las celebridades, especialmente las de Internet, acusándolos de promover el lujo y crear caos social.

Por ejemplo, en agosto de ese año ocurrieron varios acontecimientos de forma imprevista a las estrellas, que hicieron que perdieran prestigio, dinero, y fama, algunos incluso fueron detenidos o hasta desaparecieron.

Es el caso de Zheng Shuang, una joven actriz china, a la cual el PCCh impuso una millonaria multa de 299 millones de dólares, por presunta evasión de impuestos.

También a finales de agosto, desapareció Zhao Wei, una de las actrices chinas más conocidas de los 90. Sus cuentas de redes sociales, sitios de admiradores, sus películas y programas de televisión desaparecieron como si nunca hubiera existido.

En ese sentido, Stanley Rosen, profesor de la Universidad del Sur de California, dijo que la represión del PCCh demuestra que “nadie, sin importar cuán rico o popular sea, es demasiado grande para evitar ser perseguido”.

Siguiendo los estrictos controles del Departamento de Propaganda del PCCh los artistas chinos, deben cumplir con su labor de incentivar el nacionalismo y la pasión por el régimen chino, en especial los días festivos como la Gala del Festival de Primavera de CCTV y en la víspera del Año Nuevo chino.

Además, los artistas tienen la obligación de ser parte de las películas rojas, y celebrar el centenario del nacimiento del Ejército Popular de Liberación, en especial las estrellas jóvenes masculinas, que son las que más público atrae.

Es evidente que para ser una estrella de cine, cantante o cualquier celebridad en China es necesario “adaptarse” a los requerimientos del régimen chino. Desafiar las prohibiciones de uno de los regímenes más totalitarios del mundo para celebrar a Dios, seguramente es reconocido en el cielo.

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.