Redacción BLes- Las autoridades de salud brasileñas han suspendido el ensayo clínico en fase 3 de una vacuna contra el virus del PCCh, argumentando un “evento adverso grave”. La vacuna involucrada es llamada CoronaVac y pertenece a un laboratorio de origen Chino llamado Sinovac Biotech. Según reportó Reuters, la suspensión se habría producido luego de confirmarse la muerte de uno de los voluntarios del ensayo. El presidente Jair Bolsonaro criticó la credibilidad de la vacuna y dijo que su país no la compraría.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (ANVISA, por sus siglas en portugués) publicó el pasado lunes 9 una declaración sobre la interrupción del ensayo de la vacuna CoronaVac. Argumentando que los datos sobre voluntarios de investigación clínica deben mantenerse confidenciales para la protección de los participantes, no se dieron mayores detalles de los motivos de la suspensión. 

“Luego de la ocurrencia de un evento adverso grave, Anvisa determinó la interrupción del estudio clínico de la vacuna CoronaVac. El hecho ocurrido el 29/10 fue comunicado a la Agencia, la cual decidió interrumpir el estudio para evaluar los datos observados hasta el momento y juzgar el riesgo / beneficio de continuar con el estudio”, informó Anvisa en su notificación oficial.

El Instituto Butantan de Sao Paulo, es quien produciría la vacuna una vez logre aprobarse. Un portavoz del instituto fue quien informó que uno de los voluntarios del ensayo había fallecido, aunque las causas no se detallaron.

Por su lado, el laboratorio chino, propietario de la vacuna solo aportó un confuso comentario en su página web: “Hemos notado algunos informes de los medios. Después de comunicarnos con el socio brasileño Butantan Institute, supimos que el director del Butantan Institute creía que este evento adverso grave (SAE) no está relacionado con la vacuna. Sinovac seguirá comunicándose con Brasil sobre este asunto”.

La suspensión del ensayo despertó nuevamente la polémica en Brasil respecto a la vacuna del virus del PCCh. El presidente Jair Bolsonaro, quien sigue la misma línea ideológica anti comunista del presidente de los Estados Unidos Donald Trump, se negó desde el comienzo a desarrollar la CoronaVac, justamente por su origen chino. 

Te puede interesar:

El presidente de Brasil publicó el martes por la mañana en su cuenta de Facebook que la suspensión era “otra victoria para Jair Bolsonaro”.

Su rival político Joao Doria, gobernador de San Pablo, contra la voluntad del presidente, anunció la compra de unas 120 mil dosis de la vacuna china que llegan a San Pablo a finales de este mes para aplicar allí, junto con el material para producir unas 40 millones de dosis.

“Muerte, invalidez, anomalía”, publicó Bolsonaro en su página de Facebook. “Esta es la vacuna que Doria quería obligar a todos a tomar en Sao Paulo. El presidente dijo que la vacuna nunca debería ser obligatoria. Otro punto que gana Jair Bolsonaro”.

Andrés Vacca-BLes.com