BOGOTÁ — Los sueños de Shirley García, Mauricio Borbón y Juan David Ramírez, tres artistas de Bogotá, se hicieron realidad hace dos años, cuando viajaron a Chengdu, la capital de la provincia de Sichuan en el suroeste de China, para estudiar lo que más les gusta en la vida: la música.

Se habían ganado una beca para realizar una maestría y sin pensarlo dos veces armaron sus maletas y salieron del país.

Ahora, cuando faltan pocos meses para que terminen sus estudios, y con la esperanza de regresar a Colombia con lo nuevo aprendido y experiencias para aportar, el coronavirus les está jugando una mala pasada.

“Estamos preocupados porque ya en la ciudad donde estamos hay cerca de 140 – 150 contagiados, ya hay alrededor de tres personas fallecidas y cada vez que salimos al supermercado, hay un riesgo de contagio”, dice la soprano Shirley García, en tono lento.

En cuarentena

El azote del coronavirus tiene a los tres músicos colombianos desde hace tres semanas en cuarentena dentro de la universidad de Chengdu, donde han podido constatar cómo la vida les cambió de golpe.

Por ejemplo, para conseguir víveres y productos de primera necesitad, salen cada tres días a un supermercado que conecta con la universidad donde cursan estudios.

Desde allí cuentan del miedo que les produce el potencial riesgo de contraer la enfermedad que ha costado la vida a más de 2.000 personas, enfermado a más de 75.000 en China y se ha expandido a otros países.

Por eso, explican, la vida de ellos trascurre entre las habitaciones de la universidad destinadas para los estudiantes extranjeros. El comedor es el único sitio que tienen para interactuar con otros 15 estudiantes que allí permanecen.

A través de los dispositivos electrónicos se comunican con familiares para comunicarse con su familia y los medios masivos de comunicación que para ellos ha sido la mejor forma de mostrar su drama y pedir ayudar al gobierno colombiano para que les asista en su regreso a casa.

“El gobierno nos tiene abandonados”

Mauricio Borbón, es violinista y es otro de los músicos colombianos atrapado en medio del drama que ha sido para muchos estar en China justo cuando el coronavirus hace estratagos.

Explica que en tres ocasiones ha escrito a la cancillería de Colombia para solicitar ayuda y regresar a Bogotá, pero no ha obtenido respuesta.

“Nuestro sentir es que el gobierno nos tiene abandonados, como artistas que somos nos tienen abandonados, le hemos pedido al gobierno que con el poder económico que el país tiene, que nos ayuden, quizá no enviándonos un avión, pero sí con ayuda económica que nos permita comprar los pasajes de regreso a Colombia mientras se controla la emergencia”, dijo Borbón.

“Nosotros somos personas de muy bajos recursos. Tenemos que ir y volver a terminar las clases. Pero no podemos así”, afirmó.

La Voz de América contactó a la Cancillería colombiana, que afirmó que ya conoce el caso de los estudiantes, pero que priorizarán la salida de los colombianos residentes en Wuhan, foco de la epidemia.

Los padres de los tres estudiantes residentes de Bogotá claman mientras tanto por la pronta evacuación de los jóvenes músicos.

Fuente: Voz de América.

Te puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__

Ad will display in 09 seconds

Categorías: América China Colombia

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.