Redacción BLes – El régimen chino desde hace años utiliza una amplia red de espionaje para acceder a información valiosa con el objetivo de dominar el mercado mundial, pero recientemente, su espionaje ha traspasado los límites, ya que obtuvo información confidencial de la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos por medio de la coacción a empleados de la poderosa entidad, según revela el informe publicado por el senador estadounidense, Rob Portman (R-Ohio).

El reporte presentado indica que agentes del Partido Comunista Chino (PCCh) disuadieron y presionaron a 13 personas que trabajaban en ocho de los 12 bancos regionales de la central de la FED y para conseguir información confidencial de Estados Unidos.

La investigación dice que agentes del PCCh retuvieron por la fuerza a uno de estos empleados en la habitación de hotel en el que se hospedaba, le dijeron que habían monitoreado sus conversaciones telefónicas y que lo acusarían de cometer crímenes contra China. También lo amenazaron con dañar a su familia si se negaba a entregar datos económicos confidenciales de EE. UU.

El mismo empleado fue detenido y amenazado en 4 ocasiones por agentes del PCCh mientras visitaba Shanghái, en 2019.

El informe también revela que los agentes chinos intervinieron su teléfono, computadora y copiaron la información de contacto de otros funcionarios de la Reserva Federal de su cuenta de WeChat.

El PCCh  consiguió que otro empleado del Banco de la Reserva Federal con acceso confidencial a los datos de la Junta de la Reserva Federal le proporcione un código a una universidad china vinculada al Banco Popular de China (PBOC) y que un tercer trabajador transfiera grandes volúmenes de datos de la Reserva Federal en dos ocasiones a una institución bancaria china.

Los agentes chinos lograron que otro dependiente de la Reserva Federal se comunicara con regularidad con funcionarios de la Agencia de Noticias Xinhua de China, que es conocida por ser una herramienta de espionaje internacional del PCCh.

El documento revelador muestra cómo el PCCh reclutó a algunos del personal de la FED ofreciendo puestos académicos y oportunidades económicas a cambio de datos e información confidencial.

Portman, dijo en un comunicado: “Como revela nuestra investigación, el gobierno chino está utilizando todas las herramientas a su disposición para infiltrarse y robar información valiosa”.

El poder blando otra herramienta de infiltración del PCCh

El PCCh utiliza otro método sigiloso de espionaje a través de los Institutos Confucio (IC), logrando infiltrarse en más de 500 universidades de todo el mundo. En Estados Unidos hay actualmente aproximadamente 100 IC.

Los IC son instituciones educativas financiadas por el régimen chino, para supuestamente enseñar el idioma, la cultura y la historia de China, pero son verdaderas armas poderosas que aumentan el poder blando del PCCh.

En 2010, durante el auge de estos institutos del PCCh, Liu Yunshan, que por ese entonces era Ministro de Propaganda del régimen chino, dijo “Con respecto a los temas claves que influyen en nuestra soberanía y seguridad, debemos llevar a cabo activamente batallas de propaganda internacional contra el Tíbet, Xinjiang, Taiwán, los derechos humanos y Falun Gong. … Deberíamos establecer y operar bien centros culturales en el extranjero e Institutos Confucio”. 

Por otro lado, el PCCh gracias a los IC y a sus relaciones con distintas universidades estadounidenses, obtiene tecnología y conocimientos técnicos para usarlos en el desarrollo comercial y militar de China, según un informe de la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD), un grupo de expertos con sede en Washington.

Por ejemplo, la Universidad Estatal de Arizona, la Universidad de Utah y la Universidad Luterana del Pacífico en Washington, tienen asociaciones con la Universidad de Sichuan, que fue incluida en una lista negra comercial de Estados Unidos en 2019 por apoyar el programa de armas nucleares del PCCh.

Aunque en los últimos años, decenas de Institutos Confucio cerraron en Estados Unidos debido a las presiones de los legisladores republicanos por el inminente peligro que representan. Como consecuencia, el régimen chino ha buscado otras maneras de asociarse con universidades bajo un nuevo nombre: Fundación China de Educación Internacional, según The Epoch Times.

El PCCh también logra reclutar a expertos y especialistas a través de un programa que ingresa a las universidades a través de los IC, llamado Mil Talentos. Se trata de un plan del PCCh para identificar y reclutar expertos de alto nivel en el extranjero, que se encargan de brindar información confidencial de proyectos de investigación científica, tecnológica, entre otros, que se realizan en universidades, logrando el robo de la propiedad intelectual a los estudiantes de Estados Unidos. 

El ciberespionaje contra el gobierno de EE. UU. y sus grandes corporaciones

Otro método de infiltración que tiene el PCCh en Estados Unidos es a través del ciberespionaje, con expertos en tecnología que violan la seguridad de los sistemas informáticos del Gobierno y de grandes empresas e industriales con el fin de obtener secretos comerciales y de propiedad intelectual.

Por ejemplo, en 2018, dos ciudadanos chinos, Zhu Hua y Zhang Shilong, fueron acusados por el gobierno estadounidense de hackear sistemas informáticos, cometer fraude electrónico y robo de identidad a compañías anónimas de aviación, telecomunicaciones, farmacéuticas y de satélites. También de violar la seguridad de varias entidades gubernamentales, incluida la Armada, el Centro de Vuelo Espacial Goddard y el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA. 

En estos últimos años, las grandes corporaciones chinas como TikTok y Hawei también fueron acusadas de ser parte del espionaje que ejecuta el PCCh en Estados Unidos y alrededor del mundo.

 Brendan Car, miembro de la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos dijo que TikTok representa una grave amenaza para Estados Unidos porque se trata de una herramienta de vigilancia sofisticada que recolecta grandes cantidades de datos personales y confidenciales que son utilizadas por el régimen chino. 

El expresidente Donald Trump durante su mandato intentó prohibir el uso de la aplicación dentro del país porque representaba una amenaza nacional.

En ese contexto, Carr argumentó que la empresa de tecnología ByteDance propietaria de TikTok no es independiente, sino que pertenece al PCCh.

Por otro lado, FBI también acusa a Huawei de ser una herramienta de espionaje que se encarga de interrumpir comunicaciones altamente restringidas por el Departamento de Defensa, y del Comando Estratégico.

Los sistemas de Huawei instalados tienen la capacidad de interceptar no solo el tráfico celular comercial, sino también las ondas de radio altamente restringidas utilizadas por los servicios militares y de inteligencia federales.

La acusación revelada describe cómo el PCCh roba secretos tecnológicos estadounidenses a una variedad de industrias para lograr que las empresas chinas superen a sus competidores internacionales.

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.