Redacción BLes – Taiwán se convirtió en la joya de la corona para los aliados occidentales, a la que están dispuestos a defender a toda costa ante las agresiones crecientes del insistente régimen chino. 

Todos los valores que se consagran en torno a los habitantes de la isla, que cultivan la esencia de la milenaria cultura clásica china, y la esencia de la democracia de Occidente, son dignos de ser preservados por todos. 

Es por eso que cada una de las amenazas, constantes y crecientes del Partido Comunista de China (PCCh) para apropiarse de ella, son analizadas detalladamente por expertos internacionales, a fin de determinar su riesgo potencial. 

En este contexto, los ejercicios realizados por el régimen chino sobre las playas de Taiwán, durante los dos últimos meses, llaman poderosamente la atención de los analistas. 

En el simulacro de invasión de finales de agosto, el PCCh utilizó transbordadores civiles para transportar equipos militares de alta tecnología, simulando un desembarco anfibio para tomar a Taiwán.

Así, la Armada del régimen comunista dirigió una cuadrilla de tanques anfibios de asalto hasta una playa china cercana al estrecho de Taiwán. Desde esta se sumergieron al mar y treparon a los transbordadores civiles que les esperaban, usando rampas especiales. 

A continuación, retornaron a su punto de origen, de acuerdo con las observaciones suministradas por imágenes de satélite del 31 de agosto, revisadas por el Instituto Naval de Estados Unidos (USNI), una organización independiente.

Al menos, siete de estos transbordadores civiles de autos, de doble uso, y sus movimientos fueron seguidos por el analista de defensa, Tom Shugart, quien supervisa las maniobras militares del ejército del PCCh. 

Shugart comentó: “Terminaron estacionados frente a la costa en zonas cercanas a otras áreas donde los hemos visto hacer entrenamientos de asalto anfibio antes, con transbordadores comerciales”. 

En el simulacro también estuvieron presentes varios buques de la Armada del ejército chino. 

¿Tendría éxito la posible invasión desde el mar a Taiwán?

Frente a los simulacros del PCCh para tomar a la República de China (nombre oficial de Taiwán) tras una invasión anfibia, el ex director de operaciones del Centro Conjunto de Inteligencia del Mando del Pacífico de EE. UU. en Hawai, Carl Schuster, concluye que esta estrategia: “No funcionará”.

Schuster analiza varios aspectos de la táctica militar del régimen chino. En uno de ellos prevé el riesgo de que sus soldados sean abatidos por ataques procedentes de submarinos. 

También, señala: “Para que un desembarco anfibio tenga éxito, hay que tener dominio aéreo y dominio marítimo”, agregando que los combatientes del ejército invasor “tendrán que superar el campo de minas (sembradas) en el agua y en la playa que el pueblo de Taiwán se compromete a defender”.

Más aún, estima que “ellos [los comunistas] quieren una victoria rápida y fácil, no una guerra larga”. Adicionalmente, “solo hay un puñado de playas para desembarcar en toda la isla de Taiwán”.

Por otro lado, Schuster considera las excesivas incursiones del PCCh a la zona aérea de Taiwán como un intento para destruir su voluntad política, forzándola a aceptar la ocupación sin tener que invadir utilizando un desembarco anfibio. 

Asimismo, asemeja esta estrategia a la de los fracasados intentos de los alemanes, quienes procuraron amedrentar a Gran Bretaña con sus repetidos ataques, durante la Segunda Guerra Mundial.

Otro simulacro, menos prometedor

A pesar de las perspectivas poco prometedoras, del simulacro de invasión militar del PCCh a Taiwán utilizando tanques anfibios, hace pocos días hubo otras maniobras militares marinas que parecen aún menos viables.

En este caso, se observaron soldados chinos montados en pequeñas naves personales motorizadas, jet surf, penetrando a una playa de llegada, después de abandonarlas, y avanzando a toda velocidad, con rifles en la mano.

Este simulacro se presentó en el video adjuntado a uno de los mensajes del usuario de Twitter, @louischeung_hk, del 26 de septiembre.

El video original fue presentado por el medio “China Youth Daily” como demostración del nuevo equipamiento para operaciones anfibias individuales, de acuerdo con NTDTV. 

Estos artefactos de aspecto poco amenazador, más deportivo que bélico, generaron muchos comentarios negativos de la comunidad de tuiteros que respondió. Los comentarios tratan desde los aspectos prácticos hasta los burlescos.

El estrecho de Taiwán es el hogar de los tiburones más peligrosos del mundo: los tiburones tigre, los grandes tiburones toro y los grandes tiburones blancos ahora se saborean con anticipación”, escribió el internauta @zenknight85.

Asimismo, el usuario, @SomniNaut, hace notar que las escenas fueron tomadas en aguas muy tranquilas, como de estanques de patos, y que él quisiera ver el desempeño en aguas turbulentas. 

Evaluando el sistema, el internauta, @mitsucolt5566, opinó: “No es una buena idea, ya que se necesitan ambas manos para sostener el tablero”.

Y agregó: “la mochila puede tener una placa de blindaje y colocarse en la parte delantera para proteger al buzo, y en la parte trasera con múltiples LED que están vinculados a la brújula electrónica para que no necesite ver hacia dónde dirigirse y debería moverse mucho más rápido”.

La situación actual sobre la invasión 

La situación actual no parece haber escalado en cuanto al nivel de riesgo de invasión que amenaza a Taiwán, por parte del PCCh.

Con base en estos dos simulacros se aprecia, más bien, un franco deterioro, o quizás sea un desinterés de Beijing en la estrategia basada en el uso de la fuerza militar.

Es cierto que el respaldo internacional se ha volcado sobre la República de China, bien sea por la importancia industrial que representa para el mundo; por la valiosa preservación de los tesoros de la cultura china clásica; o por los principios democráticos que guían a su gobierno. 

Estas significativas muestras de apoyo pueden haber disuadido al régimen chino de ejecutar sus violentos planes de invasión.

No menos determinante es lo que piensan los pobladores de la isla. De acuerdo con las opiniones de algunos de los pescadores taiwaneses, publicadas por BBC, en agosto, ellos no creen que vayan a ser atacados.

“Son un montón de mafiosos”, expresó uno de los pescadores. Otro agregó: “Esos comunistas hablan mucho, pero no harán nada. Hemos estado viviendo con sus amenazas durante 70 años”.

La percepción de estos pescadores corrobora la creciente pérdida de la identidad con la China continental. En un artículo de este mes, de DW, la identidad de los taiwaneses había descendido sustancialmente durante los últimos 20 años, llegando a tan solo el 20%.

Por otro lado, sin pasar por alto la extrema tensión que vive el PCCh ante la proximidad del XX Congreso Nacional que se celebrará en poco más de una semana, la evaluación del Pentágono no es alarmante. 

El Departamento de Defensa de Estados Unidos, hasta agosto, no había cambiado su concepto de que el régimen chino no estaba preparado militarmente para invadir a Taiwán en un período de cinco años, publicó Japan Times.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, sentó un precedente importante con su visita a la isla en agosto. Algunas de sus palabras sintetizan el sentir de muchos líderes internacionales. 

En esa ocasión, Pelosi dijo: “Hoy, la unidad entre Estados Unidos y los 23 millones de habitantes de Taiwán es más importante que nunca, ya que el mundo se enfrenta a una elección entre tiranía y democracia”.

José HermosaRedacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.