Redacción BLes – Beijing impuso una multa y emitió una advertencia a la cadena de tiendas 7-Eleven, filial del gigante minorista japonés Seven & i Holding, por mostrar en su página web un mapa que indica a Taiwán como un país independiente de China. 

La empresa fue multada por 150.000 yuanes (23.500 dólares), según un sitio de información crediticia controlado por el régimen chino, por cometer el ‘error’ en la denominación de Taiwán, y además por utilizar nombres japoneses para nombrar algunas islas en disputa en el mar de China Meridional.

El castigo a la cadena multinacional 7-Eleven que posee aproximadamente 260 tiendas en Beijing, se emitió en diciembre, pero Asia Nikkei lo informó por primera vez el viernes 7 de enero.

China y la isla de Taiwán democrático han sido gobernados por separado desde 1949, pero el régimen comunista chino la sigue considerando parte de su territorio y la cataloga como una provincia renegada que debe reunificarse a China continental, incluso por la fuerza si es necesario.

“Me gustaría reiterar que Taiwán es una parte inalienable del territorio de China y el principio de una sola China es una norma universalmente reconocida en las relaciones internacionales y el consenso de la comunidad internacional”, dijo con referencia a este tema el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin en una conferencia de prensa. 

El Partido Comunista chino (PCCh) utiliza estratégicamente los préstamos para obligar a las empresas extranjeras a que utilicen la denominación de Taiwán como una provincia china en la información que brindan en sus sitios web. Además de controlar que los productos que venden se ajusten a la ideología del régimen comunista, según indicó Breitbart. 

Los funcionarios del Partido Comunista chino (PCCh) además castigaron a la empresa japonesa por referirse a las “Islas Senkaku” por su nombre japonés en su sitio web, en vez de “Islas Diaoyu”, como insiste en llamarlas. Dicha isla es administrada por Japón, pero China también las reclama como suyas. 

Según el medio, Seven & i Holdings aceptó el castigo del régimen chino y dijo en una declaración de disculpas que “hará todo lo posible para evitar que se repita”. Que las empresas cedan a la presión económica del régimen chino es un hecho común lamentablemente, y más grave aún en los casos donde se prefiere hacer silencio frente a las violaciones de derechos humanos que ocurren en china bajo el comunismo. 

Existen varios reportes sobre el amplio uso del trabajo forzado en la cadena de producción de varias empresas líderes mundiales. La zona de Xinjiang posee una elevada concentración de campos de trabajo forzoso en donde se llevan a cabo torturas, muchas veces hasta la muerte, de los prisioneros de conciencia detenidos.

Varias de estas empresas, entre ellas Nike, Coca Cola, Zara, han sido señaladas como cómplices de genocidio chino debido a que hacen silencio ante estas aberraciones contra personas inocentes para no perder los jugosos negocios con el régimen. 

Con la nueva ley de EE. UU. aprobada en diciembre, se obligará a las empresas que importen sus productos desde la provincia china de Xinjiang, a probar que no utilizaron mano de obra esclava en el marco del genocidio contra los uigures.

Vanesa Catanzaro – BLes 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.