Redacción BLes – Una reconocida alpinista noruega, que estaba en carrera para superar el récord mundial de alpinismo marcado por el alpinista nepalí británico Nirmal Purja, tuvo que cancelar su viaje por las montañas de Nepal y Tíbet debido a obstrucciones administrativas impuestas por el partido comunista chino.

La alpinista Kristin Harila inició su travesía hace seis meses con el objetivo de alcanzar la cima de las catorce montañas más altas del planeta. En 105 días pudo escalar once montañas. La primera fue Annapurna, un macizo ubicado en la cordillera del Himalaya, en Nepal. Tiene hasta seis picos de más de 7000 metros de altura, el Annapurna I es el más alto, de 8091 metros de altura. Es una de las montañas más peligrosas de la tierra, con una tasa de sobrevivencia del 5,56%.

La noruega de 36 años continuó con su viaje y ascendió también al Dhaulagiri, Kanchenjunga, Everest, Lhotse, Makalu, Nanga Parbat, K2, Broad Peak y Gasherbrum II, en Pakistán.

El 22 de julio alcanzó la cima del Everest por segunda vez, y rompió su propio récord, convirtiéndose nuevamente en la primera mujer del mundo en llegar a la cima del Everest y el Lhotse en solo nueve horas.

Desde el inicio de su viaje para conquistar las montañas más altas del mundo, Kristin Harila superó varios récords junto con su equipo de sherpas. El equipo de Kristin se convirtió en el más rápido del mundo en escalar cinco montañas en 24 días. De este modo, superó la marca anterior de Nirmal Purja, que tardó 29 días en escalar cinco picos de más de 8000 metros de altura.

El 22 de septiembre, luego de un ascenso difícil debido a las fuertes nevadas y el peligro de avalanchas, Harila alcanzó la cima de Manaslu, en compañía de sus dos sherpas, Pasdawa Sherpa y Dawa Ongju Sherpa. Es una de las ocho montañas más altas del mundo, y está ubicada en el macizo Mansiri Himal, parte del Himalaya, en la zona centroccidental de Nepal.

“Esto fue difícil, pero queríamos llegar a la cima de Manaslu ahora para evitar la multitud de escaladores que esperaban en el campamento base. Las fuertes nevadas y el alto riesgo de avalanchas hicieron que este ascenso fuera un desafío, así que me alegro de haberlo logrado”, dijo la alpinista noruega.

Luego de ese difícil ascenso, Harila tenía hasta el 2 de noviembre para superar el récord de Nirmal Purja y alcanzar la cima de Cho Oyu (8.201 m) y el Shisha Pangma (8.027 m).

Para avanzar sobre los próximos ochomiles, la alpinista necesitaba un permiso expreso del partido comunista chino, aunque el Cho You puede accederse a través de Nepal, el Shisha Pangma está sobre tierras tibetanas. La región del Tíbet se considera una provincia autónoma de la República Popular China, sin embargo, el régimen comunista chino es quien gobierna y tiene la máxima autoridad.

El alpinista británico nepalés, Nirmal Purja, tuvo que esperar varios días en 2019, para recibir, finalmente, el permiso de las autoridades comunistas chinas para escalar el Shisha Pangma. Tuvo que pedir ayuda al gobierno de Nepal, que lo representó frente al régimen chino para que le fuera otorgada la autorización para acceder a la montaña tibetana.

Kristin Harila tuvo que pasar por una experiencia similar. Mientras esperaba por el permiso, intentó, junto con su equipo de sherpas, abrir un acceso a través del Cho You del lado nepalés para no depender de las autoridades chinas. No lo logró, ya que las condiciones meteorológicas se tornaron más difíciles de lo habitual.

Por lo tanto, la única opción que le quedaba era esperar por el permiso de las autoridades chinas. El 28 de octubre, la alpinista publicó en su cuenta de Instagram que no pudo obtener el tan ansiado permiso, “no hemos dejado ninguna piedra sin remover en este proceso, y hemos agotado todas las vías posibles para conseguirlo, pero desgraciadamente, por razones ajenas a nuestra voluntad, no hemos podido conseguir los permisos a tiempo”.

“Como todos saben, me he jugado todo lo que tenía para conseguirlo, y quedarme corto a falta de 2 picos por factores ajenos a mi voluntad es algo que me cuesta procesar ahora mismo”, dijo Kristin en su Instagram.

También prometió que volverá el próximo año y completará su desafío de alcanzar las 14 cumbres más altas del mundo en menos de seis meses.

“En los momentos de adversidad hay que encontrar la fuerza interior, por eso les hago saber que voy a volver, y que ¡voy a completar este récord el año que viene!”, concluyó la alpinista.

Con relativamente poca experiencia, la noruega Kristin Harila, de 36 años, dejó su trabajo y su vida en la ciudad para disfrutar de las montañas. Conquistó su primera cima en Nepal, ascendiendo a Putha Chuli (7.246 m) en 2019.

Luego de la pandemia, volvió a Nepal por más desafíos, y logró alcanzar la cima del Everest en mayo 2021, convirtiéndose en la mujer más rápida del mundo en conquistar la montaña más alta del planeta.

Cuando inició el desafío “Bremont 14 Peaks”, batió sus récords anteriores junto a sus sherpas, aunque algunos expertos y aficionados al alpinismo criticaron el uso de helicópteros para trasladarse de un campo base a otro, como el uso del soporte de oxígeno en altas alturas.

Cuando se le preguntó en una entrevista sobre su estrategia para alcanzar las cimas más altas y si le preocupaba ser criticada por eso, Kristin respondió: “es algo que no me preocupa demasiado. Con oxígeno o no, escalar 14 picos en seis meses es un esfuerzo tremendo de todos modos. La mayoría de las personas que escalan estos picos lo hacen con oxígeno y sigue siendo una tarea muy exigente”.

La alpinista noruega iba en buen camino para lograr su objetivo y convertirse en la primera mujer del mundo en escalar los 14 picos más altos del planeta en menos de seis meses, sin embargo, se encontró con un obstáculo inesperado que no pudo superar: la intransigencia del régimen del partido comunista chino.

Kristin Harila pudo acceder sin problemas a la montaña más alta del mundo, el Everest, y continuar ascendiendo a los 11 picos restantes, a pesar del clima adverso y otras dificultades inesperadas. Su voluntad de hierro pudo conquistar las cimas más elevadas del planeta, sin embargo, su sueño de demostrarle al mundo la asombrosa resistencia y fortaleza del espíritu humano, fue hecho añicos cuando solicitó un simple permiso a uno de los regímenes más autoritarios que existen en el presente.

 

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.