Redacción BLes- Más de 300 ONG instaron el miércoles a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a establecer un mecanismo para investigar las violaciones de los derechos humanos en China.

En una carta abierta dirigida al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y a los estados miembros, estas organizaciones -incluidas Amnistía Internacional y Human Rights Watch- denunciaron “las violaciones masivas de los derechos humanos que comete China en Hong Kong, Tibet y Xinjiang, la supresión de informaciones en el contexto de la pandemia de covid-19, así como los ataques contra defensores de los derechos, periodistas, abogados y detractores del gobierno en todo el país”.

Estas ONG, originarias de más de 60 países, también acusaron a China de atacar a los defensores de los derechos humanos en el extranjero, reprimir la libertad intelectual fuera de China y censurar internet.

El llamamiento se produce antes del inicio de la sesión de otoño del Consejo de Derechos Humanos de la ONU de 47 estados miembros que será el próximo lunes. 

De acuerdo a un reporte de Associated Press citado en Fox News, 50 expertos independientes que trabajan en la ONU ya han pedido a fines de junio una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos que se centre en la variedad de cuestiones relacionadas con el historial de derechos humanos de China.

Entre las medidas que reclaman las organizaciones en el ámbito de la ONU se encuentran realizar una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos, nombrar a un enviado especial sobre el tema de China y que Bachelet cumpla su mandato independiente supervisando las violaciones generalizadas de los derechos humanos cometidas por China y publicando informes al respecto.

Mientras se multiplican las acusaciones contra Beijing, cabe mencionar que el régimen del Partido Comunista chino (PCCh) dispone de uno de los cinco puestos permanentes en el Consejo de Seguridad.

Las organizaciones que firmaron la petición destacan que ningún país, sin importar cuán grande o poderoso sea, debe escapar a un escrutinio adicional de sus registros de derechos humanos cuando esté justificado.

“La comunidad internacional ya no puede sentarse y permitir que las autoridades chinas pisoteen los derechos humanos en el país y en el extranjero”, dijo Joshua Rosenzweig, jefe del equipo de Amnistía Internacional en China, en un comunicado.

Uno de los temas más candentes que se le imputan al régimen comunista chino son las persecuciones religiosas. De hecho, desde que el PCCh tomó el poder por la fuerza en China en 1949, las creencias espirituales fueron uno de sus principales blancos de represión.

En lo que respecta al cristianismo, muchos creyentes chinos se niegan a acudir a las iglesias Tres Autonomías -cuyos pastores y líderes son nombrados por el PCCh- y se congregan en iglesias protestantes denominadas “iglesias domésticas”, las cuales son perseguidas por las autoridades.

Otros grupos religiosos perseguidos brutalmente en China son los uigures -sobre todo en la región de Xinjiang- y los practicantes de Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) -en todo el territorio chino-.

De hecho, el destacado abogado británico de derechos humanos, Sir Geoffrey Nice QC, convocó días atrás a formar una corte independiente en Londres que investigue si los abusos del régimen chino contra los musulmanes uigures constituyen un genocidio o crímenes de lesa humanidad.

Nice, quien anteriormente dirigió el enjuiciamiento del expresidente yugoslavo Slobodan Milosevic en la Corte Penal Internacional, presidió la Corte Independiente sobre la Sustracción Forzada de Órganos de Presos de Conciencia en China, conocida como la Corte de China. Este tribunal determinó que estaba “fuera de duda” que la sustracción forzada de órganos con fines de lucro, autorizada por el Estado, tiene lugar en China hace años y “a una escala significativa”. 

La Corte de China argumentó que esos órganos proceden principalmente de creyentes encarcelados, la mayoría de los cuales son practicantes de la disciplina de la Escuela Buda llamada Falun Dafa.

Miguel Diaz – BLes.com