Redacción BLesDurante los últimos meses se pudo observar que las estrellas del entretenimiento en China se han convertido en una de las armas más poderosas del régimen comunista para atacar a Taiwán y generar un sentimiento colectivo contra su independencia. 

Especialmente luego de la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, y los comentarios públicos del presidente Joe Biden sugiriendo que su país está preparado para defender a Taiwán “militarmente”, la tensión entre ambas naciones ha crecido desmesuradamente. 

Históricamente el régimen comunista ha buscado generar un pensamiento único respecto a temas que considera centrales o sensibles para perpetuar su poder. Para lograr este propósito ha implementado todo tipo de técnicas de censura, adoctrinamiento y persecución. Ahora está utilizando a los personajes famosos del país para difundir sus ideales y de este modo lograr imponer este pensamiento en los millones de seguidores.

Las autoridades del Partido Comunista Chino (PCCh) han reaccionado contra Estados Unidos luego de la visita de Pelosi a Taiwán acusándolo de violar el principio de “una sola China”, y en consecuencia impulsaron una campaña de propaganda intentando hacer llegar el mensaje de unificación al público chino y taiwanés.

Según expertos en política cultural china, el régimen comunista estaría promoviendo que las celebridades más importantes hagan circular mensajes asociados al concepto de “una sola china” entre sus fanáticos, para condenar todo tipo de sentimiento independentista en Taiwán.

Al menos el 85% de las 200 celebridades más importantes en China publicaron mensajes oficiales del gobierno en su cuenta de redes sociales al menos una vez durante la segunda mitad de 2021, advirtió el grupo de expertos.

Luego de la visita de Pelosi a Taiwán, el medio de propaganda oficial estatal chino China Central Television (CCTV), publicó en la plataforma Weibo un mensaje que dice “hay una única China en el mundo”.

En cuestión de algunas horas, cientos de celebridades chinas habían republicado o comentado el mensaje, generando que el posteo llegue rápidamente a millones de usuarios. Más de 11 millones de personas han comentado el posteo gracias al impulso de estas personas famosas en China.

Incluso algunas celebridades taiwanesas comentaron el posteo, recibiendo el apoyo de los medios de comunicación del régimen. Un medio de noticias del espectáculo llegó a publicar un artículo que destaca a más de 20 celebridades de Taiwán que volvieron a publicar el mensaje de la CCTV y en consecuencia fueron elogiados por “cumplir con la responsabilidad de expresar su apoyo político”.

Siguiendo un comportamiento típico del régimen comunista, el artículo publicó también un listado de 11 reconocidas celebridades taiwanesas que no hicieron comentarios sobre el comentario de la CCTV ni emitieron a favor del régimen. De este modo se buscó dejarlos expuestos e intentar que sean condenados por sus propios fanáticos.

Hebe Tien, es una reconocida cantante taiwanesa con más de 13 millones de seguidores en Weibo. Fue una de las artistas señaladas por no publicar contra Taiwán y en consecuencia sufrió el ataque tanto de fanáticos como de los medios de propaganda chinos. 

Los artistas promueven los ideales comunistas como consecuencia de una fuerte campaña de regulación y control 

La industria del entretenimiento en China creció de forma exponencial a partir del desarrollo de su economía durante los años 2000. Las redes sociales y las telecomunicaciones dieron un nuevo impulso que permitió el surgimiento de centenares de nuevas estrellas, sobre todo entre jóvenes y adolescentes.

En este contexto en el que millones de chinos comenzaban a “adorar” a personajes surgidos repentinamente, el régimen comunista vio la necesidad de controlar y establecer límites a sus comentarios e ideas políticas.

De este modo, en el año 2014, la Administración Estatal de Prensa, Publicaciones, Radio, Cine y Televisión de China emitió un comunicado para exigir que todas las plataformas de transmisión bloqueen a los “artistas contaminados”. 

Desde entonces se creó un marco legal que habilitaba la censura y persecución de los supuestos “artistas contaminados”.

Con el paso del tiempo, los artistas y celebridades que no apoyaban expresamente al régimen comunista quedaban al margen de las oportunidades excepcionales que sí gozan aquellos que son “fieles” al comunismo. 

Cabe destacar que gran parte de los fondos con los que se mueve la industria del espectáculo en China proviene de las arcas públicas, por lo tanto son designadas por las autoridades del PCCh de acuerdo con sus propios intereses. 

Los adolescentes se encuentran en una edad donde sus valores e ideales políticos no suelen estar del todo definidos o más bien están en pleno desarrollo, por lo cual es muy común, tanto en China como en otros lados del mundo, que repitan y asimilen como propios los discursos emitidos por sus ídolos los cuales son aceptados sin análisis críticos. 

¿Qué sucede con las celebridades que no promueven o defienden los ideales comunistas?

Hay varios ejemplos de cómo el PCCh presiona a las estrellas que quieren permanecer en el lucrativo mercado del entretenimiento chino.

Desde 2021, el PCCh se centró en una “mayor represión” contra las celebridades. Desde ese entonces les ocurrieron varios acontecimientos de forma imprevista a las estrellas, que hicieron que perdieran prestigio, dinero, y fama. Algunos incluso fueron detenidos o hasta desaparecieron.

Zheng Shuang es una joven actriz china a quien el PCCh le impuso una millonaria multa de 299 millones de dólares por presunta evasión de impuestos. Su conocido rechazo al régimen podría haber provocado su persecución.

Más preocupante aún es el caso de Zhao Wei, una de las actrices chinas más conocidas de los 90, quien desapareció a finales de agosto de 2021. Sus cuentas de redes sociales, sitios de admiradores, sus películas y programas de televisión desaparecieron como si nunca hubiera existido.

Una vez que un artista ingresa a la industria del entretenimiento chino, entra en un círculo vicioso del cual no es fácil escapar. Porque una vez que se acepta rendir lealtad al PCCh y seguir sus reglas, ya sea por dinero o fama, su vida estará en constante control y vigilancia, convirtiéndose en una herramienta de adoctrinamiento, desinformación y propaganda.

Andrés Vacca –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.