El cohete chino Long March 5B orbita sin control a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora, dirigiéndose a la Tierra. Se calcula que impactará el sábado a la noche o el domingo a la madrugada, aunque no se pudo predecir si caerá en una zona poblada o no.

China suma un nuevo problema al mundo. El cohete Long March 5B, que fue utilizado la semana pasada por la agencia espacial china para lanzar uno de los módulos de su futura estación espacial, se salió del trayecto predicho y ahora viaja sin control a una enorme velocidad de 28.000 kilómetros por hora.

Se estima que reingresará en la atmósfera este sábado a la noche (23:59 GMT), con un margen de error de alrededor de 7 horas y 45 minutos, aunque por su comportamiento caótico no se puede predecir exactamente donde caerá.

De hecho, al reingresar se romperá en varias partes, y el escombro puede caer en varios lugares del mundo, con las principales ciudades que aparecen en las modelizaciones siendo Nueva YorkMadridPekínWellington, e incluso el sur de Chile o de Argentina.

A medida que el cohete vaya perdiendo altura en su órbita elíptica —ahora en el punto más cercano a la Tierra está a 160 kilómetros— se podrá reducir esta incertidumbre”, dijo Jorge Lomba, jefe del departamento de Espacio del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI) de España, quien a pesar de la complicada situación recordó que lo más probable es que todo o casi todo el cohete caiga desperdigado por el océano Atlántico.

La comunidad internacional le recrimina a China no estar prestando suficiente atención a este suceso. De hecho, fue Estados Unidos quien detectó que el cohete estaba fuera de control y lanzó la advertencia que representa un riesgo ante la posibilidad de que parte de sus restos impacten en la Tierra en zonas pobladas. Pekín tuvo que admitir lo que había pasado, pero sin embargo minimiza el peligro.

El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, quien se está encargando de la situación desde el Pentágono, dijo que espera que el objeto caiga en un lugar deshabitado “donde no dañe a nadie, y dijo que fue una “severa negligencia” por parte de China dejar que el cuerpo del cohete saliera de órbita.

El Long March 5B (nombre original Chang Zheng 5) es un masivo cohete de desarrollo chino que tiene una masa estimada que oscila entre las 17 y las 21 toneladas, y un tamaño de unos 30 metros, lo que lo convierte en uno de los mayores trozos de escombros que reentrarían en la atmósfera desde que se lleva registro.

El cohete fue creado especialmente para lanzar al espacio los componentes de la nueva estación espacial 100% china que está llevando a cabo la dictadura comunista. El país tiene previsto diez lanzamientos más hasta 2022, por lo que esta situación es susceptible de repetirse próximamente.

Mientras los países con proyección espacial cohabitan en la Estación Espacial Internacional, China ha decidido cortarse por su cuenta con el desarrollo de la Estación Espacial Tiangong. Para este objetivo, el país asiático ha gastado cientos de miles de millones de dólares en los últimos años, acelerando a fuerza de dinero lo que a Estados Unidos y Rusia le tomó décadas desarrollar.

Como consecuencia de la decisión de China, Estados UnidosRusiaJapón, la Unión Europa Canadá, los países que actualmente manejan la Estación Espacial Internacional, se han planteado seguir el camino de los chinos y dejar el proyecto integrista de lado.

Con este propósito, Rusia empezó a diagramar su propia estación espacial construida a partir de los módulos de nacionalidad rusa que tiene la estación internacional. La agencia Roscosmos ha anunciado que empezará a construir esta opción independiente en 2028, bajo el nombre de ROSS (Estación Espacial Orbital Rusa, en español).

El presupuesto de la Estación Espacial Internacional está asegurado solamente hasta 2025, y se habla de que puede ser desorbitada para 2030, a menos que los países vuelvan a ponerse de acuerdo para mantener el mega-proyecto.