Redacción BLes– La legitimidad que el Partido Comunista chino tiene sobre sus ciudadanos cada vez se ve más deteriorada a medida que Estados Unidos implementa una política exterior más dura, lo que ha llevado a que las autoridades chinas desarrollen una “inseguridad fundamental”, de acuerdo con un alto funcionario de la administración de Donald Trump.

De acuerdo a lo informado por el Washington Examiner, el funcionario afirmó que “en la retórica del Partido Comunista de China, vemos una expresión cada vez mayor de la inseguridad fundamental que tiene el PCCh sobre su legitimidad con sus propios ciudadanos”.

Según el equipo de Trump, la confrontación de EE. UU. con el régimen chino ha dado sus frutos en los últimos años, y acorde a las evaluaciones realizadas por los funcionarios de gobierno, la estrategia general de Estados Unidos está funcionando, lo que indica que eventualmente se reavivara una reacción política interna contra el régimen chino.

Según anunció el jueves pasado el secretario general del Partido Comunista chino Xi Jinping durante la conmemoración del 75 aniversario de la Segunda Guerra Mundial, “El pueblo chino nunca estaría de acuerdo con ningún pueblo o fuerza (…) que intente imponer su voluntad a China, cambiar el curso de la marcha de China y obstruir el arduo trabajo del pueblo chino para crear una vida mejor”.

Desde que el brote del virus de Wuhan se extendió por el mundo, la administración del presidente Trump ha cuestionado el papel del régimen chino en la pandemia, acusándolo de actuar con negligencia a la hora de evitar que se convierta en una amenaza global.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ha dicho enfáticamente que el Partido Comunista chino tenía la responsabilidad de compartir información que podría haber salvado vidas no solo en los Estados Unidos, sino también en su propio país.

Desde que la crisis se presentó en el escenario internacional, varios gobiernos y organizaciones internacionales han adoptado una mirada escéptica sobre la responsabilidad del régimen chino ante la pandemia, llegando a solicitar una investigación independiente sobre el origen del virus de Wuhan.

Del mismo modo, la amenaza internacional que representa el poder del PCCh ha venido en aumento con los años y según Pompeo, “este desafío creciente puede ser incluso más complicado que los esfuerzos de contención de la era de la Guerra Fría contra la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), que fue en gran parte cercado por el mundo libre en contraste con el lugar profundamente arraigado de China en la economía global”, según informó The Times of India.

El secretario de Estado así mismo ha planteado la posibilidad de crear una alianza de naciones democráticas, afirmando que sería necesaria para contrarrestar la creciente agresión de China.

El pasado viernes el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, afirmó que el PCCh se había formado con sólo unas decenas de miembros, pero resaltó que al día de hoy cuenta con 92 millones de miembros.

En contraste, de acuerdo con el sitio web del movimiento de disidencia chino, Tuidang, actualmente, 363,249,209 personas han renunciado al Partido Comunista chino y sus asociaciones afiliadas.

César Munera – BLes.com