Redacción Bles – Los productos de la región de Xinjiang siguen llegando a Estados Unidos a pesar de las medidas promovidas para impedirlo, incluso las exportaciones se han duplicado, según los informes del régimen comunista chino.

La Ley de Prevención del Trabajo Forzado Uigur (UFLPA) empezó aplicarse en junio de este año en Estados Unidos, luego de extensos debates entre los legisladores. La UFLPA determina que todos los productos provenientes de la región de Xinjiang se fabricaron con trabajo forzado uigur y requiere que los importadores demuestren lo contrario.

Esta nueva ley hizo reaccionar el régimen comunista chino, porque obstaculizaba las exportaciones de algodón y componentes para los paneles solares, los cuales constituyen una parte importante de los ingresos en dólares para la región. El Global Times, medio estatal del partido comunista chino (PCCh) publicó varios artículos criticando el “proteccionismo” de la nueva ley estadounidense y predijo que no funcionaría porque el algodón de Xinjiang es “indispensable” para el resto del mundo.

Sin embargo, en julio, los medios estatales chinos cambiaron la narrativa e informaron de las consecuencias de la aplicación de UFLPA, llamándola “ley maliciosa”. El Global Times informó que la ley había impedido que empresas estadounidenses importaran productos provenientes de la región y también habría impulsado que otras naciones, como la Unión Europea, estuvieran estudiando medidas similares para obstaculizar la importación de productos de Xinjiang.

En un artículo del Global Times, el jefe de la Corporación Nacional de Algodón de Color de China, Liu Haifeng, dijo que la ley “ha asestado un gran golpe al algodón de Xinjiang”. Alrededor del 90 por ciento del algodón de China, y el 20 por ciento del mundo, se origina en esa región. Dijo que la compañía de Liu no había comenzado a importar productos a Estados Unidos, pero tenía la intención de hacerlo antes de que se aprobara la nueva ley.

El South China Morning Post, un medio de comunicación con sede en Hong Kong, informó que la Corporación Nacional de Reservas de Algodón de China (CNCRC), una entidad estatal, compró 500.000 toneladas de algodón de Turkistán Oriental, para aliviar las pérdidas que sufrían los productores de la región. Esta compra se produjo tres semanas después de la puesta en vigencia de la ley UFLPA.

A pesar del golpe asestado a la producción de algodón de la región de Xinjiang y a la economía china, dos meses después, en septiembre, el régimen comunista informaba de un aumento de las exportaciones de los productos de la región uigur ocurrido en julio.

Según las cifras del gobierno chino, las exportaciones de indumentaria a Estados Unidos aumentaron a su punto máximo desde hace dos años en el mes de julio. Expertos de la industria dijeron que esta suba pronunciada podía explicarse por los pedidos realizados meses anteriores a la aplicación de la nueva ley.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU se negó a brindar información sobre el aluvión de productos importados de Xinjiang, y de cómo serían evaluados exhaustivamente de acuerdo a la UFLPA. Los legisladores estadounidenses exigieron a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) que informara los métodos que está utilizando para aplicar la nueva ley, esto incluye el rastreo del origen de cada producto uigur y de los materiales con los que se fabricó. Por ejemplo, si una camisa de algodón proviene de Xinjiang, para entrar a EE. UU. debe rastrearse el origen del algodón con el que se elaboró y este debe estar libre de trabajo forzado uigur.

Un abogado en China describió los datos informados por el gobierno chino como “solo una charla de ánimo” que las autoridades de Xinjiang se estaban dando a sí mismas para ocultar una supuesta caída de las exportaciones. “La falsificación de cifras del gobierno local en todas las áreas es algo común”, dijo el abogado bajo condición de anonimato.

Es llamativo que la República Popular China haya retrasado la publicación de los informes económicos hasta después de la celebración del Congreso del PCCh. Los datos de septiembre fueron publicados recién el 24 de octubre.

A pesar del aumento informado en los dos meses posteriores a la aplicación de la UFLPA, el gobierno chino reportó que en septiembre las exportaciones desde Xinjiang cayeron a más de la mitad respecto al mes de agosto.

El valor de los productos exportados fue de 21,05 millones de dólares estadounidenses, si bien este valor es la mitad de las exportaciones en agosto, resulta más del doble de lo exportado en junio, cuando la ley entró en vigencia.

Según el gobierno chino, las cifras de exportación disminuyeron en septiembre debido a la caída de la demanda de los mercados extranjeros. Sin embargo, la indumentaria representó el 11,6 por ciento de los productos exportados desde Xinjiang a Estados Unidos que están bajo el escrutinio de la nueva ley de prevención de trabajo forzado uigur.

Con los controles más severos en Estados Unidos sobre los productos provenientes de la región de Xinjiang, los datos revelados por el gobierno chino no parecen precisos. El gobierno de EE. UU. informó que registró 491 entradas en puertos estadounidenses por valor de más de 158,6 millones de dólares estadounidenses por sospecha de uso de trabajo forzoso. Sin embargo, no brindó detalles de los productos de Xinjiang. La CBP todavía no reveló más información sobre la cantidad de productos importados que se retuvieron por sospechas de trabajo forzado uigur.

Campos de reeducación en Xinjiang

Informes de organizaciones independientes de derechos humanos, como el Congreso Mundial Uigur y la Fundación Víctimas del Comunismo, muestran que el régimen comunista chino ejecuta una persecución contra la etnia uigur en la región de Xinjiang. Un reporte reciente mostró que más de un millón de uigures están privados de su libertad en campos de reeducación.

El régimen del partido comunista chino negó estos informes y continúa con su campaña de propaganda desde sus medios estatales y a través de las redes sociales occidentales, como Youtube, Facebook y Twitter.

Medios de comunicación en todo el mundo reportaron testimonios de uigures que sufrieron persecución y torturas tanto dentro como fuera de China, como es el caso de Rozenn Morgat, una ingeniera uigur residente en Francia.

La ingeniera relató, en una entrevista para The Guardian, que recibió un llamado telefónico de una persona desconocida proveniente de China, que le exigía que debía regresar para firmar unos documentos.

A partir de ese momento, comenzó su calvario. Rozenn Morgat contó que fue secuestrada por las autoridades chinas en cuanto arribó al país. Estuvo varias semanas encerrada en una prisión policial, sufriendo todo tipo de maltratos, y también, fue torturada. Luego, fue trasladada a un campo de reeducación, donde vivió terribles experiencias.

Gabriela Serrentino – Bles.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.