Redacción BLes – El régimen chino condenó a 42 meses de prisión a un hombre que compartió una app en donde se podía acceder a un sitio web de Falun Gong, a través de WeChat.

Acceder a los sitios web de Falun Gong en China es una tarea peligrosa, y el Partido Comunista Chino (PCCh) lo demuestra constantemente.

Un hombre de la ciudad de Panzhou, en la provincia de Guizhou, ha sido encarcelado por compartir la aplicación conocida como “Shenzhou Mingmei” con sus amigos de WeChat en línea el 26 de marzo de 2020.

Adquirió la aplicación a partir de un código QR enviado por un amigo, y luego la descargó el 26 de marzo.

A Peng Biao, de 59 años, le encantó la aplicación y decidió compartirla. Luego se compartió varias veces y terminó con 1200 personas que la descargaron.

El problema es que el PCCh controla WeChat, y eso hizo que Peng fuera detenido el 28 de marzo de 2020, apenas dos días después de haberla compartido.

Fue a juicio el 4 de diciembre, ante el Tribunal Popular del Distrito de Zhongshan, en la ciudad de Liupanshui, provincia de Guizhou, y fue declarado culpable en base al artículo 300 del Código Penal chino. El artículo 300 castiga a quienes “utilizan” un Xie Jiao, es decir, un movimiento religioso prohibido, “para socavar la aplicación de la ley”, informa Bitter Winter.

El PCCh considera que compartir un código QR es “utilizar un xie jiao para socavar la aplicación de la ley”, y Peng ha recibido una condena de tres años y medio de cárcel.

Peng recurrió la condena el 23 de febrero de 2021 ante el Tribunal Popular Intermedio de la ciudad de Liupanshui, provincia de Guizhou.

Sin embargo, el tribunal rechazó su apelación, por lo que tiene que cumplir condena. Es otra demostración del control que el PCCh ejerce sobre sus ciudadanos, y cualquiera que se atreva a oponerse a ellos tiene que sufrir las nefastas consecuencias.

También le recomendamos: OFRENDAS SANGRIENTAS – El SINIESTRO SECRETO detrás de la LONGEVIDAD de los LÍDERES COMUNISTAS CHINOS

Ad will display in 09 seconds

En 1999, se calcula que 100 millones de personas practicaban Falun Gong, también conocido como Falun Dafa en China, se convirtieron en el objetivo de la persecución del PCCh, que creó la oficina 610 para perseguirlos y erradicarlos.

Millones de personas perdieron sus trabajos, fueron expulsadas de la escuela, encarceladas, torturadas e incluso fueron asesinadas simplemente por seguir los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia que esta práctica de qigong fomenta, junto con cinco sencillos ejercicios que mejoran a la persona físicamente y espiritualmente.

Chris Ford – BLes.com