Redacción BLes– Los ánimos se tensionan al máximo para los más de 1.400 millones de habitantes de China, ante la próxima celebración del XX Congreso del Partido Comunista de China, fijado para el 16 de octubre. 

Gran parte del inmenso país oriental se halla sumida en el caos a causa de los encierros por la pandemia, la falta de empleo, y la crisis económica, entre otros problemas. Todo ello empeorado por la absoluta carencia de derechos democráticos que impiden a la gente decidir sobre su propio destino. 

En este sentido, la poetisa de Deyang, provincia de Sichuan, China, Hu Minzhi, supo condensar en un breve artículo los sentimientos de incertidumbre, impotencia y frustración que cultivan los ciudadanos. La acertada percepción de Hu se hizo viral en el acto, y llovieron las respuestas en su cuenta de Twitter.

Muchos de sus lectores encontraron afinidad en la obra de Hu, “Esperando al viento”, y encontraron un estímulo para expresar sus sentimientos y su forma de pensar sobre el régimen chino y sobre la acuciante situación del país, o la personal. 

No obstante, la reacción de la implacable censura del PCCh no se hizo esperar, y enseguida eliminó de todas las redes de internet la obra de Hu y los comentarios que recibió. La purga a su cuenta fue tal que hasta desaparecieron aportes de años anteriores. 

Los internautas republicaron el artículo por las redes chinas Weibo y Wechat, pero igual cayeron bajo el peso de la censura. 

Uno de los internautas escribió: “Recientemente, mi amigo se enteró de que el Douyin ‘Minzhi’s Music Poem’ de Hu Minzhi fue bloqueado, y el Weibo ‘Hu Minzhi’ está actualmente prohibido. La mayoría de los artículos bajo el título ‘Hu Minzhi’s Word World’ han sido borrados”. 

La misma autora relató que ya había sido ‘invitada’ tres veces a ‘tomar té’ por la policía. El ‘poema’ expresa, de manera evocadora, pero no menos explícita, lo siguiente: 

“Más de mil millones de personas están ‘esperando el viento’. La dirección del viento es la dirección. Los funcionarios están esperando, los empresarios están esperando, la gente común está esperando, esperando que el ‘viento’ sople este otoño”.

Y continúa: “Ven aquí, ¿es el viento del este y el viento del oeste? ¿O es el viento del sur y el viento del norte? ¿Es el viento de avance o el viento de retroceso? ¡Es absurdo depender de la siempre cambiante ‘dirección del viento’ y de tu propio destino!”.

Hu, luego de compartir que su cuenta fue prohibida sin haber cometido ninguna infracción, también escribió valientemente: “Estas acciones son obviamente artificiales. ¿Es este el ritmo de prohibición de toda la red? Mientras haya luz en mi corazón, no tengo miedo de la larga noche; observo con ojo frío el derrumbe del edificio”.

El estado de ánimo de los internautas 

Fueron muy variados los estados de ánimo expresados por los usuarios de las redes sociales, en respuesta a “Esperando la llegada del viento”. Básicamente, este se tomó como una alusión directa a los resultados del próximo Congreso del PCCh, en el que el líder, Xi Jinping, podría extender su mandato cinco años más.    

El usuario de Twitter, @rongjian1957, dijo: “Cuando llega el viento, un poema casi sin sentido poético, se ha vuelto popular en todo el país, porque este poema expresa las aspiraciones de la gran mayoría del pueblo chino”.

Y agregó: “Ahora nadie es poético, algunos se quedan sin palabras, ¡o de vez en cuando gritan! ¡Este poema es un grito!”

Para algunos era inútil esperar pasivamente esos resultados, y sugirieron una actitud más activa, como en el caso de @Leekun28649044: “El único que puede cambiar esta gran era eres tu mismo, que triste que más de mil millones de personas entreguen su vida a una organización viciosa”.

No faltó quién acusara al líder, Xi Jinping, de las desgracias del pueblo chino, de acuerdo con el tuit de @Guobao2194:

“¡Xi Jinping es el tirano más incompetente de la historia de China después de Qin II! ¡Su política de compensación se desvía completamente de la ciencia, va en contra de las leyes de la naturaleza y está condenada al fracaso!”.

Y agregó: “¡En China, bajo su gobierno, la gente no tiene derecho a hablar, y los códigos de salud se han convertido en esposas y grilletes invisibles para restringir las acciones de las personas! ¡Convierte a China en una gran prisión sin muros! Xi Jinping renuncie tan pronto como sea posible, salga de su cargo lo antes posible, vaya a ver a Marx lo antes posible, ¡la voluntad del pueblo!”. 

También se notaron mensajes sombríos, depresivos, expresando impotencia, y tal como lo captó acertadamente la poetisa Hu, su ánimo no encontraba más alternativas que la de esperar a que el ‘viento’ indicara la dirección que la vida tomaría después del XX Congreso del PCCh.

¿En qué dirección soplará ‘el viento’, después del XX Congreso?

De todas maneras, se espera que Xi no solo se postule para un tercer mandato, sino que continúe en el poder el próximo 16 de octubre, a pesar de los fracasos que ya se han evidenciado, y de los obstáculos que puedan presentarse.

Sin embargo, para la reconocida disidente china, Cai Xia, antigua profesora de la Escuela Central del Partido, exiliada en Estados Unidos, y profunda conocedora del PCCh, el rumbo del país podría cambiar sustancialmente, a partir de octubre. 

Cai, considera que “… entre bastidores, su poder [de Xi] se cuestiona como nunca antes” y que “en la sombra, el resentimiento entre las élites del PCCh va en aumento”, pero que “envalentonado por este mandato adicional sin precedentes, Xi probablemente reforzará aún más su control interno y aumentará sus ambiciones a nivel internacional”.

Este ‘extremismo’, empujaría a Xi a cometer errores irreversibles: “Atrapado en una cámara de eco y buscando desesperadamente la redención, puede incluso hacer algo catastróficamente desacertado, como atacar a Taiwán. Xi podría arruinar algo que China se ha ganado a lo largo de cuatro décadas: una reputación de liderazgo firme y competente. De hecho, ya lo ha hecho”.

Asimismo: “… aumentarían las probabilidades de guerra, malestar social y crisis económica, exacerbando los agravios existentes”. 

¿Cómo podría cambiar, drásticamente, la dirección del ‘viento’? Cai postula que una demoledora derrota bélica podría marcar el punto de inflexión para que el rumbo del régimen chino cambie, significativamente, de dirección, o, incluso, desaparezca. 

“La única forma viable de cambiar de rumbo, por lo que veo, y también la más temible y mortífera, es: una humillante derrota en una guerra”, proyecta Cai, es su extenso artículoLas debilidades de Xi Jinping”, publicado en Foreign Affairs el 6 de septiembre. 

Para esta ilustrada disidente, el conflicto podría desencadenarse en Taiwán, que al ser defendida por la comunidad internacional acarrearía funestas consecuencias, no solo para el mandato de Xi, sino para la existencia del PCCh.

De desatarse la guerra contra Taiwán: “En ese caso, las élites y las masas abandonarían a Xi, allanando el camino no solo para su caída personal, sino quizás incluso para el colapso del PCCh tal y como lo conocemos”, pronostica Cai.  

El creciente caos en el gran país oriental es tal que sus 1.400 millones de habitantes parecen haber llegado al extremo de sus límites. El mensaje expresado por Hu tocó las fibras más sensibles de su pueblo, y todo ese potencial reprimido durante décadas podría convertirse en el huracán furioso que arrase con el yugo que le sujeta. 

 José Hermosa – Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.