Redacción BLesEl lunes 22 de noviembre en el programa New Day (Nuevo Día) de CNN durante un segmento en el que los presentadores de noticias en Estados Unidos escuchaban el reportaje de su corresponsal en Taipei sobre la desaparición de la tenista Peng Shuai, el mismo programa de CNN mostraba como su transmisión en vivo hacia China continental era censurada por el régimen comunista chino.

Si todavía quedaban dudas de que los chinos no tienen libre acceso a la información y que los tópicos sensibles tienen ‘una sola voz’ —la del Partido Comunista Chino— este video debería terminar con esas dudas.

El video, publicado por Nora Neus, productora de CNN, describe el momento de la censura:

“AHORA MISMO: La transmisión de CNN en China se corta mientras @willripleyCNN informa sobre Peng Shuai.

“Es un ejemplo en vivo y en directo de la censura que está ocurriendo en el continente… tienen un ejército de censores esperando para apretar ese botón en el momento en que empecemos a hablar de esta historia”.

Quien es Peng Shuai

A principios de noviembre, Peng Shuai, considerada la mejor tenista de dobles del mundo, utilizó su cuenta de Weibo, una de las pocas redes sociales permitidas pero censuradas en China, para grabar un video acusando al ex vice premier Zhang Gaoli, de haber abusado de ella sexualmente.

Su cuenta fue removida al poco tiempo pero dado el alto perfil de la tenista, su historia se hizo viral y acumuló más de 32 millones de reproducciones.

Grandes nombres del tenis como Andy Murray, Novak Djokovic y Serena Williams expresaron su preocupación y pidieron la aparición con vida de Peng Shuai en declaraciones a la prensa poniendo más presión internacional sobre la dictadura comunista china.

Al mismo tiempo, la Asociación Mundial de Tenis (WTA por sus siglas en inglés) amenazó con llevarse los lucrativos torneos de tenis de China continental si es que la tenista no aparecía con vida.

En un intento de despejar dudas sobre el bienestar de Peng Shuai, medios propagandísticos del PCCh comenzaron a publicar fotos y videos de la tenista comiendo en restaurantes con familiares y amigos, o fotos ‘felices’ en su casa.

No obstante, según el reportaje de Will Ripley de CNN, el PCCh no logró convencer a nadie con sus tácticas viejas.

“La WTA dice que simplemente no tiene pruebas en este momento de que Peng Shuai no está siendo silenciada, y que no puede hablar libremente… dicen que ninguna de las pruebas proporcionadas por los medios de comunicación estatales chinos, John, les da ninguna comodidad de que ella está realmente en una posición que sus intereses están siendo mejor representados”, explicó el corresponsal.

El presentador desde los estudios de Estados Unidos pausó el reporte para explicarle a la audiencia que la imagen que se veía bajo el rostro de Will, una pantalla de TV con barras de colores, era la transmisión en vivo del programa a China continental y que se puso en barras de colores apenas empezó el reportaje sobre Peng Shuai y le pidió a Will que explicara qué estaba ocurriendo.

“Son los censores chinos, John. He perdido la cuenta durante los últimos ocho años aquí en Asia cubriendo China de cuántas veces se ha censurado la cobertura de la CNN de temas controvertidos”, exclamó el periodista, que bromeó, “Antes iba a negro directo, ahora lo han actualizado a barras de colores. Pero, sin embargo, es un ejemplo en tiempo real de la censura que se está produciendo en el continente”.

La desaparición de la tenista también trajo nuevo escrutinio sobre el Comité Olímpico Internacional el cual organizó los próximos Juegos Olímpicos en Beijing el año que viene, lo que es visto ampliamente como una validación de la dictadura comunista china.

No obstante, en sus recientes declaraciones a la prensa, los directivos del COI aclararon que si bien consideran grave el caso de Peng Shuai, no tienen pensado cancelar el evento.

Al finalizar su reportaje, el corresponsal explicó cómo funciona la censura de la información en China pero que esta vez, él piensa, el PCCh no se saldrá con la suya.

“Han borrado a Peng Shuai de Internet. Desde luego, no hablan de esto en la televisión. Incluso en las cadenas internacionales”, afirmó Ripley.

“Tienen un ejército de censores esperando a pulsar ese botón en cuanto empecemos a hablar de esta historia. Pero eso no hace que esta historia desaparezca. La presión sobre Beijing sigue aumentando desde el exterior, debido a los esfuerzos de los periodistas de todo el mundo, y también de los diplomáticos que quieren que Peng Shuai pueda decir su verdad”.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.