Redacción BLes – Una reunión privada entre obispos y líderes religiosos chinos con miembros de la iglesia católica de Hong Kong mostró claramente las intenciones del Partido Comunista chino (PCCh) de influir en la diócesis hongkonesa para modificar la religión e instaurar una con “características chinas”, controlada por el régimen, al estilo de China continental.

La reunión que se llevó a cabo el 31 de octubre y que nunca fue difundida hasta ahora, es el mayor intento de Beijing “de influir en la diócesis de Hong Kong”, según informó Reuters, para en última instancia, tal como ocurre en China, socavar la libertad religiosa.

Los asistentes a la reunión compartieron que los funcionarios del PCCh enfatizaron la necesidad de una mayor ‘sinización’ de la fe. Esta política china es una treta del régimen que intenta venderle a los católicos para alcanzar los objetivos del Partido Comunista.

La misma incluye vincular estrechamente las religiones con la cultura china y se alinea con la política católica de “inculturación”, es decir la incorporación intencional de la cultura local con la fe. 

El líder del PCCh, Xi Jinping, declaró a principios de diciembre del 2021,durante la Reunión Nacional de Trabajo sobre Asuntos Religiosos  que “China debe adherirse a la dirección de la sinización de la religión, insistir en unir a las masas de creyentes religiosos alrededor del partido y el gobierno”.

En su discurso también subrayó que se deben hacer esfuerzos para seguir mejorando el reconocimiento de la patria, la nación china, la cultura china, el PCCh y el socialismo con características chinas entre los personajes religiosos y los creyentes.

Además, Xi señaló que los personajes religiosos y los creyentes deben ser guiados para cultivar los valores socialistas fundamentales y ponerlos en práctica, según indicó The Indian Express.

La campaña de Beijing para “sinizar” la Iglesia Católica en China, ha sido recibida con entusiasmo por al menos un alto funcionario del Vaticano, según indicó Breitbar, citando las declaraciones que dio el arzobispo Paul Richard Gallagher, ministro de Relaciones Exteriores del Vaticano, durante un discurso en la Universidad Gregoriana de Roma en 2018.

“Se destacan dos expresiones o, más precisamente, dos principios, que deben interactuar entre sí, a saber, ‘sinización’ e ‘inculturación’. Estoy convencido de que un importante desafío intelectual y pastoral surge de forma casi natural de la conjunción de estos dos términos, que indican dos visiones reales del mundo”.

“A partir de estas dos visiones, debería ser posible elaborar las coordenadas de una auténtica presencia cristiana en China, que pudiera presentar la particularidad y la novedad del Evangelio en un contexto profundamente arraigado en la identidad específica de la milenaria cultura china”, dijo.

La Oficina de Enlace, que representa formalmente a la China continental en Hong Kong y los funcionarios de la Administración Estatal de Asuntos Religiosos de Beijing supervisaron las sesiones del Zoom, en las que participaron tres obispos y unas 15 figuras religiosas de la iglesia católica oficial de China continental, controlada por el régimen, y unos 15 clérigos de alto rango de la isla.

“Este fue solo el primer paso y sentí que sabían que no podían entrar en esto de forma demasiado pesada o dogmática”, dijo uno de los clérigos  hongkoneses asistentes a la reunión.

“Todos sabemos que la palabra sinicización lleva una agenda política detrás, y no tenían que explicarlo con detalle”, agregó.

La erosión de los derechos básicos en Hong Kong sigue siendo una tendencia en la ciudad tras la aprobación de la ley de seguridad nacional impuesta por el PCCh. Y la libertad religiosa que tiene la isla, hasta el momento, es una amenaza para el poder totalitario del régimen comunista ateo, por lo que es de esperar que se convierta en un objetivo cada vez mayor del PCCh, como lo ha sido en China.

Vanesa Catanzaro – BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.