Redacción BLes– El régimen comunista chino estaría planeando expandir de manera radical su proyecto experimental de manipulación del clima, impactando un área de 2.1 millones de millas cuadradas, equivalente a una vez y media el tamaño de la India.

Para el 2025, el régimen comunista estipula contar con un “sistema desarrollado de modificación del clima”, según detalla un comunicado emitido por el Consejo de Estado de la República Popular de China.

De acuerdo con la narrativa china, el proyecto apunta a socorrer áreas con casos de desastre, la producción agrícola, las respuestas de emergencia a gran escala en incendios de bosques y pastizales y la manipulación de la temperatura.

Según la declaración, en los próximos cinco años, el área cubierta con lluvia o nevada producida artificialmente alcanzará las 3.42 millones de millas cuadradas, mientras que más de 224 mil millas cuadradas serán sometidas a la supresión de granizo mediante el empleo de la tecnología.

Desde los tiempos del dictador comunista Mao Zedong, el régimen chino ha buscado la manera de controlar las condiciones de la naturaleza y someterlas a su propio beneficio.

Le recomendamos:

videoinfo__video2.bles.com||79c442cf3__

Ad will display in 09 seconds

En la década de los 50, bajo la idea de modernizar el sistema agrícola de China, en el marco de la campaña política denominada el Gran Salto Adelante, se llevó a cabo el exterminio de cientos de millones de gorriones debido a que se comían los granos. Esto llevó a un desequilibrio ecológico dado el aumento de langostas que terminaron por arrasar los campos de trigo cultivados.

Como resultado, la población se quedó sin comida para alimentar a sus familias, y ello llevó a que unos 45 millones de personas murieran de hambre. Algunas estimaciones llegan a los 78 millones.

Respecto al ambicioso proyecto anunciado para controlar el clima en los próximos cuatro años, investigadores de la Universidad Nacional de Taiwán el año pasado indicaron en un artículo de investigación que “la falta de una coordinación adecuada de la actividad de modificación del clima (podría) conducir a cargos de ‘robo de lluvia’ entre regiones vecinas”, tanto en China como en países de la región.

El documento de igual modo cuestiona la falta total de un “sistema de controles y contrapesos para facilitar la implementación de proyectos potencialmente controvertidos”.

India y China se han visto vueltos históricamente en una disputa a lo largo de su frontera compartida y peleada con vehemencia en el Himalaya. La relación de confrontación despierta las sospechas del gobierno indio sobre el proyecto de modificación del clima y su posible uso en objetivos militares, más que nacionales.

Como indica National File, los líderes militares indios sugieren que las capacidades de modificación del clima de China podrían darle a ese país la ventaja en un conflicto futuro debido a la importancia que tiene las condiciones del terreno para los movimientos de tropas en la región montañosa de terreno accidentado.

César Munera – BLes.com