Redacción BLes– Autoridades del régimen comunista alteraron una historia de la Biblia, citada en libros académicos, para representar a Jesucristo como un asesino, de acuerdo a un reporte de la Unión de Noticias Católicas Asiáticas (UCA News) del 22 de septiembre.

Los textos, publicados por la Universidad China de Ciencia Electrónica y Tecnología Electrónica, la cual pertenece al gobierno, exponen la adulteración de un conocido pasaje bíblico, mostrando a Jesús matando a una mujer que estaba cometiendo adulterio.

De acuerdo al informe de UCA News, lo que hicieron las autoridades fue cambiar el final de la famosa historia del Evangelio, donde, en el original, Jesús interviene cuando una multitud cita la ley como su justificación para lapidar a la adúltera hasta la muerte.

“El que nunca ha pecado, que tire la primera piedra”, dice Jesús a la multitud enojada en el conocido pasaje bíblico que se encuentra en Juan 8:3-11.

Luego, de acuerdo a la Biblia, los que la acusaban se fueron, uno por uno, y finalmente, Jesús se niega a condenar a la mujer:

“Jesús se levantó de nuevo y dijo: ‘Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?’”.

“‘Nadie, señor’, respondió ella.”.

“‘Yo tampoco te condeno’, dijo Jesús. ‘Vete, y desde este momento no peques más’”.

Sin embargo, la versión china producida para los estudiantes de formación profesional dice:

“Cuando la multitud desapareció, Jesús apedreó a la pecadora hasta la muerte diciendo ‘Yo también soy un pecador’. Pero si la ley solo pudiera ser ejecutada por hombres sin defectos, la ley estaría muerta”.

En este marco, el sitio Life News destaca que tanto la educación como las publicaciones están estrictamente controladas por el régimen totalitario chino.

De acuerdo a UCA News, un católico chino fue el que publicó el libro en las redes sociales, escribiendo: “Quiero que todos sepan que el Partido Comunista Chino siempre ha tratado de distorsionar la historia de la Iglesia, de calumniar nuestra Iglesia, y de hacer que la gente odie a nuestra Iglesia”.

Un profesor vocacional cristiano, de nombre Matthew Wang, confirmó a UCA News que la distorsionada historia estaba en el libro, el cual fue revisado por el Comité de Revisión de Libros de Texto para la Educación Moral en la Educación Secundaria Vocacional.

De acuerdo a creyentes citados por el medio católico, los autores del libro quieren demostrar que el imperio de la ley es supremo en China, y ese respeto por la ley es esencial para una transferencia fluida al socialismo con características chinas.

Un sacerdote católico le dijo a la misma fuente que distorsionar el texto original en sí “va en contra de la moral y la ley”. “¿Cómo podemos seguir enseñando ética profesional con este libro?”, cuestionó.

“Es un triste fenómeno social en China continental”, lamentó el clérigo.

Massimo Introvigne, sociólogo italiano especializado en el estudio de las nuevas religiones, señaló que el objetivo de la historia es subrayar la supremacía de la ley tal y como la dicta el PCCh. 

“Como se les dijo a los estudiantes chinos, la historia enseña que la ley y el Partido son buenos y puros, y trascienden a los seres humanos impuros que los representan”, apuntó Introvigne en Bitter Winter, una revista sobre libertad religiosa y derechos humanos en China.

“Incluso si los oficiales son corruptos, su decisión debe ser aceptada, porque, honestos o corruptos, representan al Partido, y la ley del Partido nunca debe ser cuestionada”, explicó el experto.

Introvigne remarcó que la distorsión del pasaje bíblico se enmarca dentro del proceso de “sinicización” que impulsa el régimen chino, el cual, aclara el sociólogo, no significa incorporar más aspectos culturales chinos en el cristianismo chino, sino diluir el cristianismo para que no sea una amenaza a los valores del PCCh.

“Esta es la teoría estándar del PCCh, pero distorsiona totalmente el significado de la enseñanza de Jesús en Juan 8. Movilizar a Jesús para la propaganda del PCCh es blasfemo y ofensivo para los cristianos”, sentenció.

Miguel Díaz– BLes.com