Redacción BLes – La situación en Shanghái se ha convertido en una tragedia humanitaria. A más de un mes bajo un brutal encierro, la gente ya no sabe qué hacer y su única salida es protestar para ser escuchados, y para denunciar la corrupción de las autoridades chinas.

Normalmente un ciudadano chino no se manifestaría ante el régimen comunista, ni hacia ninguna autoridad. A más de 70 años de comunismo, el propósito principal del Partido siempre fue someter y doblegar la voluntad del pueblo chino.

Sin embargo, las medidas irrazonables para supuestamente contrarrestar el virus ha hecho que toda o casi toda la población se rebele ferozmente.

Muchos habitantes no se enfrentan solo a la falta de comida, sino a todo tipo de maltratos por parte de las autoridades locales.

Mira el informe completo en el siguiente video

Ad will display in 09 seconds

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.