Redacción BLesSegún un revelador informe de inteligencia privada publicado por Strider Technologies, al menos 154 científicos chinos que trabajaron en investigaciones patrocinadas por el gobierno de Estados Unidos en el laboratorio de seguridad nacional más importante del país, han sido reclutados para realizar trabajos científicos en China asociados al diseño y fabricación de armas nucleares, lo que se considera un elevado riesgo para la seguridad nacional.

El informe asegura que el régimen chino ha llevado adelante un esfuerzo sistemático para ubicar a científicos chinos en el Laboratorio Nacional Los Álamos, Estados Unidos, lugar donde se diseñaron las primeras armas nucleares de la historia.

La mayor parte de estos científicos chinos que han logrado ingresar a trabajar en el laboratorio en cuestión, luego de un tiempo han presentado sus renuncias y regresaron a trabajar para laboratorios chinos, muchos de los cuales es sabido que tienen estrechas relaciones con el régimen comunista y su aparato bélico.

Entre las tareas para las que fueron contratados los científicos se encuentra el desarrollo de avances tecnológicos en ojivas nucleares, misiles hipersónicos, submarinos y drones.

El régimen comunista chino ha implementado durante décadas una política de “copiar y robar” muy evidente en muchas áreas críticas, entre las que se destaca el desarrollo tecnológico de la energía y armamento nuclear. 

Como base de su estrategia, durante los últimos cuarenta años el régimen chino ha promovido que miles de chinos especializados en determinados rubros puedan salir libremente de su país para dirigirse a trabajar a empresas de prestigio internacional, laboratorios, universidades y otros centros de conocimiento. 

Luego estas personas han sido en muchos casos tentadas para regresar a China y poner a disposición todos sus conocimientos al servicio del régimen chino y su aparato de dominación.

Zang Qichao es un reconocido consultor chino experto en inversiones y financiamiento de capital, durante una exposición cuenta, con cinismo, las tácticas del Partido Comunista Chino (PCCh) de plagiar y robar conocimientos e investigación de empresas extranjeras, para apropiarse completamente de las patentes, de los productos y del mercado.

 

Qichao es consultor para muchos bancos, entre ellos el Banco de China y el Banco Industrial y Comercial de China, en el video dejó claro lo que ha hecho el régimen chino desde hace por lo menos 4 décadas con su política de “asociarse, aprender y hacerlo solo”.

El régimen chino ha utilizado tácticas muy sutiles para disfrazar sus mecanismos de robo de información, siempre rozando lo ilegal pero cuidando no sobrepasar esa línea para no entrar en grandes conflictos, será por este motivo que más allá de las críticas de algunos sectores, la comunidad internacional permitió, o no impidió, que el régimen chino llevara esta política cada vez más evidente. 

Pero pareciera que ahora se ha llegado a un extremo, claramente no tiene las mismas implicancias copiar, por ejemplo, los mecanismos y estrategias de una línea de producción automotriz, que copiar el desarrollo tecnológico y diseños de armas nucleares.

La transferencia de talentos “representa una amenaza directa para la seguridad nacional de EE. UU.”, dijo Greg Levesque, cofundador de Strider y autor principal del informe citado anteriormente. “China está jugando un juego para el que no estamos preparados, y realmente necesitamos comenzar a movilizarnos”, advierte. 

 

“Plan de los mil talentos”, el programa del régimen para robar conocimientos

El programa o plan de los mil talentos, fue establecido por el régimen comunista chino en el año 2008 con el objetivo de reconocer y reclutar a los principales expertos internacionales en investigación científica, innovación y espíritu empresarial.

Desde que se implementó el programa, ha despertado críticas en diversos ámbitos por los temores justamente a las intenciones ocultas del programa, asociadas al robo de información. Tal es así, que en el año 2019, un informe bipartidista del Senado de los Estados Unidos aseguró que el Programa de los Mil Talentos de China es un vector para que el régimen chino explote la investigación y el conocimiento estadounidense.

Durante la gestión del presidente Trump, se buscó con éxito evidenciar cómo el crecimiento y desarrollo de China fue en gran parte gracias a los aportes de los estadounidenses y a sus avances tecnológicos y de conocimientos. 

El entonces director del FBI, Christopher Wray, resumió muy bien esta situación durante un discurso en el año 2020 diciendo que “a través de programas de reclutamiento de talentos como el de Los Mil Talentos, China paga a científicos de universidades estadounidenses para que traigan en secreto nuestro conocimiento e innovación a China, incluso si eso significa robar información patentada o violar nuestros controles de exportación y generen conflictos de intereses”.

¿Por qué resulta particularmente peligroso que se filtre información del Laboratorio Los Álamos?

Los Álamos es el cuestionado laboratorio estadounidense donde se desarrolló la bomba atómica que luego marcó el final de la Segunda Guerra Mundial. Actualmente se dedica a la ciencia y la ingeniería en apoyo de la seguridad nacional de los Estados Unidos. Pero gran parte de la información que posee no está clasificada y está al alcance de muchos científicos extranjeros que trabajan en las instalaciones.

El enorme laboratorio surgió como una institución secreta durante la Segunda Guerra Mundial para diseñar y construir las primeras armas nucleares, actualmente depende del Departamento de Energía de los Estados Unidos y es administrado por la Universidad de California. Posee cerca de 6800 trabajadores, obviamente no todos manejan información clasificada pero gran parte de ellos se encuentran en carrera para acceder a cargos altos donde aumenta el acceso a esta información.

En la actualidad trabaja abiertamente con la misión de resolver los desafíos de seguridad nacional de los Estados Unidos a través de un completo plan de trabajo orientado a la investigación del desarrollo de la seguridad nuclear, la inteligencia, la defensa, el contraterrorismo, la seguridad energética y el trato de las amenazas emergentes. 

Todos estos resultan motivos suficientes como para comprender que cualquier tipo de fuga de información de este laboratorio hacia un país como China, que se encuentra al borde de un conflicto militar con los Estados Unidos, resulta por lo menos motivo de alarma.

Andrés Vacca –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.