Redacción BLesEl adoctrinamiento izquierdista en la educación llevado a cabo por el régimen comunista chino llegó con fuerza a Hong Kong, donde estudiantes universitarios mayores de edad denuncian que, entre otras cosas, están siendo obligados a asistir a las ceremonias de izado de la bandera china como parte de sus “deberes académicos” dentro de la institución. 

La Universidad China de Hong Kong (CUHK) comenzó un nuevo ritual de izamiento semanal de la bandera china como parte de una nueva ordenanza de la Oficina de Educación destinada a “promover la educación nacional” y mejorar el sentido de “identidad nacional” entre los estudiantes. El evento se lleva a cabo en Universidades y escuelas primarias y secundarias de la ciudad.

Varios de los alumnos presentes en la primera ceremonia del martes pasado en el CUHK, le aseguraron al medio Hong Kong Free Press (HKFP) que habían sido obligados a asistir. Curiosamente la universidad reportó que “todos los miembros asistieron a la ceremonia voluntariamente”.

 

Adoctrinamiento en la educación china

El régimen comunista chino ha implementado durante décadas un adoctrinamiento masivo en la educación de sus ciudadanos. Modificando la historia, idealizando a ciertos personajes y demonizando a otros ha logrado “lavar el cerebro” de millones de personas que hoy responden a sus intereses.

La influencia del comunismo en la educación provocó que generaciones de estudiantes tengan cada vez menos conocimiento y capacidad de razonar.

A través de la educación se ha impuesto el ateísmo, la teoría de la evolución y la ideología comunista en los estudiantes, quienes son manipulados psicológicamente para destruir lo que quede de las creencias y los buenos valores de la cultura tradicional china.

El “espectro del comunismo” ha logrado expandir esta forma de educación incluso en los países occidentales más capitalistas. De forma sigilosa las nuevas manifestaciones del comunismo, representadas en las ideas “progresistas”, han penetrado con fuerza. 

De este modo los niños crecen adoctrinados por mentiras y con nula capacidad de utilizar el pensamiento crítico. Lo que hace que acepten todo tipo de ideas que se alejan de los patrones tradicionales y de rectitud moral sin siquiera cuestionar lo que están avalando. 

 

El régimen chino avanza en Hong Kong y también en su educación

Hong Kong es una antigua colonia británica declarada como territorio autónomo desde 1997, esta condición le ha permitido desarrollarse y convertirse en uno de los centros financieros más importantes del mundo. Pero el régimen comunista chino durante los últimos años ha dejado de respetar los acuerdos de “no intervención”, penetrando cada vez más en los asuntos políticos, económicos y sociales de la isla.

Sobre todo desde la imposición de la polémica Ley de Seguridad Nacional en junio de 2020 que el régimen logró oficializar su intervención en la ciudad. Desde ese momento no se ha detenido en su intento por controlar y suprimir a la prensa independiente, la disidencia política y todos los aspectos que promueven la libertad y el rechazo a las políticas comunistas.

Entre las estrategias de penetración del régimen en Hong Kong, se encuentran una serie de normativas para implementar en la educación pública a través de las cuales se busca profundizar el adoctrinamiento comunista en los niños, adolescentes y jóvenes de la ciudad.

Llevar a cabo un ritual de asistencia obligatorio de izamiento de la bandera china, por sobre la bandera de Hong Kong, es una de las medidas impuestas en todo el sistema educativo.

Según reportó el HKFP un correo electrónico interno de la universidad de Hong Kong solicitó a los directores universitarios, decanos de escuelas de posgrado y decanos de facultades que seleccionaran a una cierta cantidad de miembros de sus instituciones en una combinación de estudiantes, personal y ex alumnos para asistir a las ceremonias.

El correo informaba que se llevaría a cabo un izamiento todos los lunes por la mañana durante todo el período lectivo, agregando que el evento tiene el propósito de: “ayudar a los estudiantes, al personal y a los ex alumnos a desarrollar un sentido de pertenencia al país, un afecto por el pueblo chino y mejorar su sentido de identidad nacional”.

Uno de los asistentes, un estudiante de doctorado le dijo al HKFP que pensaba que la ceremonia era “sin sentido” e “innecesaria”, sin embargo estaba allí por obligación.

“Incluso cuando tenga que pararme aquí y verlos izar la bandera nacional, estaré en desacuerdo con lo que siempre he estado en desacuerdo, y viceversa”, dijo al HKFP. También afirmó que su facultad le exigió que asistiera al evento. “Es mi deber académico…tengo que cumplir una cierta cantidad de horas”.

La Oficina de Educación de Hong Kong también anunció la semana pasada la implementación de la Guía Curricular de Educación Primaria actualizada, a través de la cual se busca “enseñar” a los estudiantes a comprender su país y la cultura china, al mismo tiempo que se promueve cultivar un sentido de pertenencia e identidad nacional a través de la educación nacional y la educación sobre seguridad nacional.

 

El adoctrinamiento en Hong Kong alcanza también a los docentes

En junio de este año, funcionarios del régimen chino, informaron a los docentes de origen extranjero que ejercen en Hong Kong en escuelas públicas que deben presentar sus “declaraciones de lealtad al gobierno y a la Ley Básica de Hong Kong”, de lo contrario serían desplazados de sus cargos.

“El requisito de que el personal gubernamental que no pertenece al servicio civil firme una declaración es un reconocimiento abierto de la aceptación y una manifestación genuina de las responsabilidades y expectativas de ellos”, dijo un portavoz de la oficina.

Ya en octubre de 2020, luego de la imposición de la Ley de Seguridad Nacional, todos los funcionarios públicos fueron obligados a firmar una declaración en la que asumieron la aceptación de la Ley Básica y la lealtad a la Región Administrativa Especial de Hong Kong, desde ese momento gobernada absolutamente por el régimen comunista chino.

Ahora, el requisito se amplió a personal civil fuera del área militar y de los ministerios públicos, como es el caso de los docentes extranjeros de todos los niveles.

Este requisito se suma a la purga generalizada impuesta por el régimen comunista durante aquellos caóticas días del año 2020 luego de aplicar la Ley de Seguridad Nacional, cuando despidieron, encarcelaron y reprimieron a miles de disidentes políticos del régimen tanto del sistema educativo como de los medios de comunicación, buscando de este modo eliminar todo tipo de fuerza opositora en esta ciudad que supo gozar de autonomía pero que cayó bajo el manto del espectro del comunismo.

 

 Andrés Vacca–Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.