Redacción BLesEl 26 de julio la vicesecretaria de Estado de Estados Unidos, Wendy Sherman, se reunió con funcionarios chinos en la ciudad de Tianjin para continuar con las conversaciones diplomáticas entre los dos países. Ante los válidos planteos de la parte estadounidense, los funcionarios chinos una vez más mostraron una actitud de matones, utilizando los medios estatales para atacar a los Estados Unidos.

En lo que fue la primera visita de más alto nivel de la administración Biden a China, Wendy Sherman nuevamente puso en la mesa sus preocupaciones con respecto a la situación de Hong Kong, Taiwán y el genocidio a los uigures en la provincia de Xinjiang, la falta de voluntad del PCCh por llevar a cabo una investigación independiente sobre el origen del virus, los abusos en el Tíbet, etc., tópicos que previamente el secretario Blinken mencionó a los líderes del PCCh en su primera reunión en Alaska.

La Sra. Sherman mantuvo conversaciones en privado por separado con el ministro de asuntos exteriores Wang Yi, y su viceministro, Xie Feng.

Mientras que el Departamento de Estado publicó un comunicado moderado sobre la reunión diplomática, diciendo que ‘las conversaciones fueron directas, francas y cándidas’, los funcionarios y medios chinos se mostraron agresivos y poco diplomáticos.

Cuando la subsecretaria conversaba con el ministro Yi, Xie Feng hacía declaraciones a los medios estatales.

“Estados Unidos quiere reavivar el sentimiento patriótico estableciendo a China como un ‘enemigo imaginario'”, declaró Feng según Breitbart

“Estados Unidos movilizó a su gobierno y a su sociedad para reprimir a China, como si una vez que se suprima el desarrollo de China, los problemas internos y externos de Estados Unidos se resolverán, y Estados Unidos será grande de nuevo, y la hegemonía de Estados Unidos puede continuar”, aseguró el funcionario chino a los medios.

En la página web del ministerio de exteriores chino, el ministro amenazó que el régimen tomará las medidas necesarias si los Estados Unidos ‘interfiere’ con la ‘independencia de Taiwán’

“Si las fuerzas de la “independencia de Taiwán” se atreven a provocar, China tiene derecho a tomar cualquier medida necesaria para detenerla”, escribió Wang Yi.

Le recomendamos: Los PLANES COMUNISTAS de INFILTRARSE en EE. UU. para DESTRUIRLO, revelados por un empresario

Ad will display in 09 seconds

También descartó que la represión en Hong Kong, el genocidio en Xinjiang tengan algo que ver con ‘derechos humanos’ o ‘democracia’.

“Quizás esperan que al demonizar a China, Estados Unidos pueda de alguna manera … culpar a China de sus propios problemas estructurales”, dijo el ministro chino según The Guardian.

El PCCh incluso entregó una lista de ‘malas acciones’ de Estados Unidos a la funcionaria estadounidense en las que incluyeron las sanciones a empresas chinas involucradas en el trabajo esclavo de los uigures, la revocación de visados a funcionarios chinos involucrados en violaciones a los derechos humanos, el intento de procesar criminalmente a la ejecutiva de Huawei por haber asistido financieramente al régimen de Irán, entre otros.

‘Diplomacia’ en Alaska

En la primera reunión diplomática entre el secretario Anthony Blinken y sus pares chinos en Alaska, el enfrentamiento tuvo un tono similar.

Cuando el secretario de estado cuestionó al régimen chino por los abusos a los derechos humanos en Xinjiang, Hong Kong, su contraparte acusó a Estados Unidos de tener ‘problemas’ de derechos humanos y mencionó al movimiento de Black Lives Matter como ejemplo.

Según los reportes de los medios, la intención de esta segunda charla diplomática era bajar un poco la tensión entre ambos países para pavimentar una posible reunión entre Joe Biden y Xi Jinping pero todo indica que la reunión no logró su objetivo.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com