Redacción BLes – Los medios estatales de China informaron que el XX Congreso del PCCh se llevará a cabo el 16 de octubre y será un encuentro decisivo para el líder Xi Jinping ya que su reelección está en juego. La fecha se fijó durante una reunión mensual del Politburó, el organismo que concentra el poder de decisión del partido, según informó el martes la agencia estatal de noticias Xinhua.

El congreso de este año revisará los logros del partido y “estudiará a fondo las tendencias internacionales y nacionales”, según Xinhua.

El evento impulsará “continuamente” una serie de políticas emblemáticas del presidente Xi Jinping, como la “prosperidad común”, en referencia al objetivo de la reducción de la inmensa brecha entre ricos y pobres en China.

El anuncio suele indicar que la mayor parte de las negociaciones internas sobre las posiciones clave han terminado, aunque podría haber ajustes de última hora. Las decisiones más importantes suelen tomarse antes del Congreso, que se presenta como un encuentro formal para legitimar y comunicar esas decisiones a los más de 2000 delegados del PCCh.

El XX Congreso del partido, que se celebra cada cinco años, trae en el centro de la escena el futuro de Xi Jinping. Todas las señales indican que podría ser reelegido como Secretario General del PCCh y se convertiría en el primer líder en la historia política del régimen comunista en ser reelegido para un tercer mandato. 

Durante la Convención del partido en 2017, Xi se aseguró de incluir sus ideas para una posible reforma de la Constitución del PCCh que le permitiera fortalecer las bases para un tercer mandato. Meses después, las reformas fueron aprobadas y el líder chino abrió su camino para extender su poder indefinidamente.

Este XX Congreso puede traer importantes cambios a la estructura de poder del PCCh, como una reorganización del Comité Permanente del Buró Político compuesto por 7 miembros, un organismo que agrupa a los máximos dirigentes y que concentra gran parte del poder.

El Comité Permanente del Buró Político está conformado por Xi Jinping, Li Keqiang, Li Zhanshu, Wang Yang, Wang Huning, Zhao Leji y Han Zheng. Estos altos dirigentes del PCCh mantuvieron reuniones previas en Beidaihe y luego de las mismas, Xi Jinping hizo apariciones públicas en un monumento conmemorativo de la Campaña de Liaoshen en 1948, un evento histórico importante que dejó al Partido Comunista Chino (PCCh) con una ventaja decisiva en la guerra civil en curso con los nacionalistas del Kuomintang.

Según la agencia estatal Xinhua, Xi elogió la “planificación y visión estratégica superior” de Mao Zedong y otros líderes del PCCh por ganar la batalla de Liaoshen, y enfatizó que la guerra civil china entre las fuerzas comunistas y los nacionalistas fue “una batalla por los corazones y los sentimientos de la gente”.

Mientras tanto el primer ministro chino, Li Keqiang, estuvo en Shenzhen, uno de los centros tecnológicos de China más importantes, con el fin de impulsar una “mayor independencia económica”. En marzo pasado, Li Keqiang dijo a periodistas que este será su último año como primer ministro. Asumió el cargo en 2013 y es el segundo hombre más poderoso de China luego de Xi Jinping.

Don Tse, investigador principal de la consultora de riesgo político SinoInsider, dijo: “aunque Xi está decidido a conseguir un tercer mandato, no puede salirse demasiado de los planes en lo que respecta a otros acuerdos en posiciones clave”. 

“Hemos dicho que Xi Jinping controla posiciones clave en el Partido, el gobierno y el ejército. Pero aún carece de suficiente autoridad, y hay muchos elementos anti-Xi por debajo. Así que la oposición a él es grande”.

Li Keqiang, uno de los apoyos más importantes de Xi, fue promovido por Hu Jintao y jugó un papel importante contra los ataques de la facción de Jiang Zemin hacia Xi, de este modo se volvió más poderoso y con una posición firme dentro del PCCh.

Sin embargo, con el avance de Xi y su consolidación dentro del partido, Li Keqiang fue perdiendo su poder. Según Don Tse, “debido a que el primer ministro Li no tenía la influencia política necesaria para respaldar las ambiciones que pudiera haber tenido, no intentaría cuestionar la creciente autoridad de Xi. De esta manera evita ponerse en riesgo”.

Según la tradición dentro del partido, la edad de 68 años es la indicada para renunciar a los cargos y jubilarse. Sin embargo, no se espera lo mismo de Xi, quien llega al XX Congreso con 69 años. La falta de un sucesor designado para ocupar el cargo de Secretario General y la propaganda que lo halaga como un líder irremplazable para China dejan en claro que intentará quedarse hasta 2027 o incluso más.

Mientras tanto, las luchas entre facciones dentro del partido continúan.

¿El poder de Xi se está debilitando?

Luego del encuentro de Beidaihe, las especulaciones sobre el debilitamiento del poder de Xi estaban a la orden del día. Sin embargo, los medios estatales chinos dieron indicios de lo contrario. Por ejemplo, el Diario del Pueblo, uno de los principales medios del régimen, siguió publicando noticias sobre Xi y destacando sus “logros” políticos durante la última década en su primera página después de Beidaihe. Mientras tanto, Li Keqiang elogió el “Pensamiento de Xi Jinping” durante la videoconferencia que mantuvo el 16 de agosto con los principales líderes de Guangdong, Jiangsu, Zhejiang, Shandong, Henan y Sichuan.

Además, varios medios internacionales publicaron noticias luego de Beidaihe, sobre los planes de Xi Jinping para viajar al extranjero para fortalecer las relaciones diplomáticas y afianzar la política exterior del país asiático.

En este sentido The Wall Street Journal informó que funcionarios de la República Popular China se están preparando para que Xi viaje al sudeste asiático en noviembre para asistir a dos cumbres, reunirse con el presidente Joe Biden en persona y visitar países de la región. Además, oficiales del gobierno chino dijeron que Xi tiene programado un viaje al sudeste asiático después de concluir el 20º Congreso del Partido. El 19 de agosto, el Journal informó que Xi podría viajar a Uzbekistán a mediados de septiembre para asistir a la cumbre anual de la Organización de Cooperación de Shanghai y reunirse en persona con líderes como el ruso Vladimir Putin.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.