Redacción BLes– Muchas personas que observan al pueblo chino suelen preguntarse cómo es que esta inmensa nación oriental difiere tanto, no solo de las demás naciones occidentales, sino de sus vecinas, culturalmente similares. 

Ciertamente, se requiere de una perspectiva amplia y suficientemente informada para describir a una nación específica, y más aún tratándose de China, dadas las complejas circunstancias que la caracterizan.   

En este caso, el ex secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, tras años de atestiguar los hechos de este país desde el más alto nivel y con base en su experiencia privilegiada, señala al Partido Comunista de China (PCCh), como el mayor obstáculo para este país.

Así lo expone, ahora como presidente del Consejo Asesor del Centro para China del Instituto Hudson, a través del primero de una serie de videos cuyo objetivo es: “Hablar directamente con el pueblo chino sobre las relaciones entre Estados Unidos y China”.

El Partido Comunista chino no representa al pueblo chino

En el primer episodio, del 13 de septiembre, Pompeo destaca: “El Partido Comunista chino no representa al pueblo chino”, y a continuación sintetiza los orígenes, crímenes y trayectoria de este régimen, no elegido por los ciudadanos, diciendo:   

“El PCCh es un partido único, es una organización política totalitaria comprometida con una ideología extranjera y antichina. Comenzó como un grupo de extremistas brutales y radicales. Y, francamente, no ha cambiado mucho”.

Y agrega: “El peor asesino en masa de la historia fue Mao. Sus víctimas eran en su mayoría chinos. Lo mismo ocurrió con Deng Xiaoping, que asesinó a los manifestantes pro-democracia en Tiananmén. Y Xi Jinping continúa ese legado comunista, incluso hoy en día”.

Asimismo, declara que solo el pueblo chino es el llamado a solucionar esa situación. Desde su punto de vista, la única intención del PCCh es la de mantener subyugados a los habitantes, y por eso perciben como enemiga a la democracia estadounidense. 

“El PCCh odia a los Estados Unidos porque están paranoicos de que el pueblo chino se inspire en el ejemplo de la libertad americana, la democracia más antigua e influyente del mundo”, agregó Pompeo. 

También, reconoce la valentía de los ciudadanos chinos que se atreven a luchar por la libertad de su nación. Menciona al cardenal católico, Joseph Zen, al ex obispo de Hong Kong, y al magnate de los medios, Jimmy Lai, también de Hong Kong, quien ha sido una figura clave en las protestas a favor de la democracia en ese territorio.

Al respecto, escribe: “Hay muchos héroes, en pequeños y grandes, en toda China. Son las personas que rinden culto en casas secretas, que conmemoran la Plaza de Tiananmen, y que cada día se niegan a creer las mentiras del PCCh”.

Qué piensa la mayoría de los estadounidenses sobre el tema

Por otro lado, la opinión de la mayoría de los estadounidenses coincide con la de Pompeo, a pesar de que el PCCh invierte grandes cantidades de dinero en propaganda que presente una imagen favorable de este ante el mundo. 

De acuerdo con los resultados de una encuesta de Gallup presentados hace seis meses, la mayoría de los estadounidenses ven a China como una amenaza crítica para su país. 

“El 67 por ciento que actualmente ve el poder militar de China como una amenaza crítica es el más alto en la tendencia de Gallup, 16 puntos porcentuales por encima del máximo anterior de 2013 y 26 puntos más que la medida anterior, en 2016”, según esta empresa encuestadora

Por su parte, The Brookings Institution, con sede en Washington, EE. UU. comparó aún más el aumento que ha tenido la opinión desfavorable hacia China en los últimos años, dado que el 67% de los estadounidenses tenía opiniones negativas hacia China, frente al 46% de 2018.

Y agregó: “El 89% de los estadounidenses considera ahora [en el 2021] a China como un competidor o enemigo”.

En este contexto, la encuestadora Pew Research Center expresó “… descubrimos que los estadounidenses rara vez mencionaban al pueblo chino o la larga historia y cultura del país. En cambio, se centraron principalmente en el gobierno chino …”, refiriéndose a sus propias investigaciones.

Los chinos opinan sobre el PCCh, en las redes

No obstante, la percepción más importante es la que manifiesta la ciudadanía china, que a pesar de que es férreamente censurada, se alcanza a filtrar a través de las redes sociales desde el continente, o se expresa por los chinos que residen fuera del país. 

En este punto, vale la pena citar un tuit de la cuenta de Twitter, @TouBanTouTiao, en el que menciona las palabras de Hu Yaobang. Este fue protegido del sucesor de Mao, Deng Xiaoping, y uno de los principales defensores de reformas en China, por lo que fue culpado de las protestas de los años 80, y obligado a dimitir como Secretario General del PCCh en enero de 1987.

“En febrero de 1979, Hu Yaobang (胡耀邦, en chino) dijo en su discurso: ‘Si el pueblo conoce la historia de nuestro Partido Comunista, el pueblo se levantará y nos derrocará’”, escribió @TouBanTouTiao.

Es de recordar que tras su muerte, en 1989, cientos de miles de estudiantes y trabajadores ocuparon la plaza de Tiananmén en protestas, durante seis semanas. 

Miles de estos ciudadanos murieron a manos del ejército chino, el 4 de junio, por la sangrienta represión ordenada por el régimen chino.

Por otro lado, el usuario de la cuenta, @xiaoxin11786630, denunció amargamente las acciones del PCCh, diciendo: 

“¡Mao Zedong hizo que los chinos se arrodillaran! ¡Los chinos fueron torturados por el Partido Comunista como ratones cruzando la calle, y todos gritaban y los golpeaban!”.

Y agregó: “¡China antes de 1949 era respetada por el mundo, y se buscaba la opinión de China sobre los principales asuntos internacionales!”. 

Para concluir escribiendo: “La República de China [Taiwán] se había convertido en uno de los cinco miembros permanentes de las Naciones Unidas. El PCCh ha robado los frutos de la República de China. La República de China es la primera república democrática en Asia. ¿Qué cara tiene el PCCh para gritar sobre la reunificación?”.

En otro tuit, el internauta, @xiaoxin11786630, resalta las palabras de la protagonista de un video que adjunta, y que entre lágrimas de desesperanza señala: 

“La economía se ha derrumbado, el sistema financiero se ha derrumbado, los patrones están colectivamente en bancarrota y endeudados, y es mejor morir uno por uno, ¡los días malos acaban de comenzar!”

Es de tener en cuenta que la inmensa maquinaria propagandista del PCCh ha intentado suplantar la voluntad y la voz de la nación que domina, por la imagen constante del régimen, tal como lo explica el autor Guy Sorman, en su artículo publicado por The Manhattan Institute for Policy Research, Inc.

“Los líderes repiten sin cesar, tanto a los chinos como a los extranjeros, que China es el partido comunista, y viceversa. ¿Qué sabemos de la membresía del partido en China? Muy poco, dada la ausencia de elecciones y de encuestas creíbles”, escribió Sorman al respecto.

Para Sorman, también: “El principal factor de inestabilidad es el presidente actual: Xi ha roto la regla, impuesta por Deng, de renunciar después de gobernar diez años”.

Asimismo, postula: “En este caso, Xi, en lugar de cumplir su ambición de crear un tercer Partido Comunista, podría estar sonando la sentencia de muerte del comunismo chino. Como hemos visto en la URSS y en Cuba, el comunismo siempre muere desde adentro”.

El mismo Pompeo reitera su idea principal acerca de que “El PCCh no representa al pueblo chino”, y presenta un argumento claro, en el que involucra la máxima aspiración de muchos de los ciudadanos del gran país oriental: la democracia. 

“Si Beijing pensara que representa al pueblo chino, no gastaría más en la represión y la vigilancia interna de lo que gasta en defensa exterior”, dijo Pompeo, y siguió diciendo: 

“Si representara al pueblo chino, celebraría unas elecciones libres y justas mañana. Pero no lo hará. La llamada República Popular parece tener un problema con su propio pueblo”.

José Hermosa  Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.