Redacción BLes – El abogado de derechos humanos chino, Wang Qingpeng, pidió desde Estados Unidos a sus compatriotas que publiquen información en Twitter, sobre los disidentes políticos presos en el Gigante Asiático.

“Dong Jianbiao murió trágicamente”, dijo Wang Qingpeng, refiriéndose al disidente político chino que fuera asesinado en una cárcel del PCCh, y agregó: “Solo quería ver si puedo hacer un llamado a todos en Twitter para que al menos este preso político  no sea olvidado por el mundo exterior”.

Para los expertos, el problema pasa por la censura que sufren plataformas como, WeChat, entre otras, llamada el Twitter chino, que es monitoreada y censurada cada segundo cuando los algoritmos espías, detectan conversaciones ajenas a las políticas del PCCh y delatan a los ciudadanos, que ven como su libertad es oprimida en redes sociales, sin embargo, son los presos políticos los que más sufren, por eso, este llamado a manifestarse a favor de los defensores de derechos humanos presos en China. 

Tras la muerte violenta de Dong Jianbiao. Wang Qingpeng,  lanzó la campaña: “Una persona defiende a un preso político”, y dijo.  “Debemos enviar a cada prisionero político noticias e información al menos una vez por semana” comentó en su campaña.

Para este abogado de derechos humanos, la importancia del proyecto que promueve con el lema: “Una persona defiende a un preso político”, radica en la importancia de cada twitter de 140 palabras, y la impronta que dejan los activistas en cada mensaje semanal: “Esto es equivalente a por lo menos  50 seguidores de twitter al año, dice Wang Qingpeng, y continua: “Cada uno de estos 50 seguidores tuitea al menos a 50 individuos que también hacen su campaña”, dice con acierto el abogado y agrega.

“Ahora somos una persona que defiende a un preso político. Este preso político pertenece a este amigo de Twitter. Ahora hemos creado un grupo especial, y otros retuitean los casos que él promovió, y él también retuiteó los casos promovidos por otros”, aseguró Wang Qingpeng ante el éxito de su campaña.

El primer activista promovido por este proyecto, el señor, Ji Xiaolong, militante de derechos humanos en Shanghái, sentenciado por los sucesos de la: “revolución del baño”, y  por oponerse a medidas excesivas ante la aparición del virus del PCCh, logró por a través del apoyo conseguido en Twitter, reunirse con sus abogados y tener la libertad para el debido proceso.

Otra activista de derechos humanos. Liu Yanli, empleada del Hubei Jingmen Bank, quién fue sentenciada a cuatro años de prisión por “buscar peleas y provocar problemas”, delitos comunes aplicados a los opositores pacíficos por los tribunales del partido comunista, pero que realmente fue encarcelada por criticar a Xi Jinping en Internet, tuvo el respaldo de un compatriota exiliado en los Países Bajos. Lin Shengliang, disidente chino que aseguró.

“Hablé con el esposo de Liu Yanli por teléfono y él no respondió. También contacté a los miembros de su familia a través de otros amigos, pero los miembros de la familia han sido silenciados. entonces le dije a la sociedad que ella no ha sido olvidada por nosotros, que el PCCh sabe, que le estamos prestando atención a ella,  y será de gran ayuda para su recuperación psicológica y física después de que salga de prisión. “, dijo Lin Shengliang en su campaña por Liu Yanli.

El régimen chino ha prometido la vuelta del monopolio del partido comunista (PCCh) sobre la sociedad, la economía y las fuerzas armadas.

Para analistas extranjeros sobre la situación de las libertades en China es ineludible el énfasis público que hace, Xi Jinping, sobre la “misión original” del partido comunista,  de liderar el desarrollo económico y social.

Por ejemplo, empresas como: Alibaba, que invertirá 28 mil millones  de dólares para el desarrollo de software de sistemas operativos, chips de procesadores, y tecnología de red, además de 1 mil millones de dólares,  para potenciar a 100 mil desarrolladores y nuevas empresas  tecnológicas durante los próximos tres años, o, la mundialmente famosa, Tencent,  empresa norteamericana que prometió, 70 mil millones en infraestructura digital en China, se verán afectadas por el monopolio del partido comunista.

Mark Williams, economista jefe para Asia de la empresa, Capital Economics, dijo: ”Estas empresas son líderes mundiales en sus sectores de innovación y, sin embargo, el liderazgo comunista está dispuesto a aplastarlas a todas”.

Por su parte, Lester Ross, un experto en economía china agregó: ”Lo que le preocupa al PCCh es que las empresas se vuelvan demasiado grandes e independientes del partido”.

Estas medidas contra la economía digital, y la seguridad de datos, comenzaron a fines del 2020, y han provocado que los inversores globales dejen de invertir, por ejemplo, 1,3 billones de dólares del valor total de mercado de la plataforma de comercio electrónico, Alibaba, y del operador de juegos y redes sociales, Tencent, además de otros gigantes tecnológicos.

Por José Rangel – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.