Redacción BLes – Las revoluciones comunistas crean más problemas que soluciones, por ejemplo, las libertades conculcadas que vuelven a desaparecer, además, son hechos fútiles, porque regresan al  lugar donde comenzaron luego de devorar a sus hijos.

Ellas necesitan de esa ingeniería social para controlar el poder y así evitar la ley de la entropía, la cuál asegura su autoextinción a través de su totalitarismo institucional.

Vladimir Bukovsky, el legendario disidente soviético dijo:”Los que mueven y agitan la actualidad tienen poco interés en excavar  la verdad. ¿Quién sabe qué se pueden encontrar? En este sentido, puedes comenzar con los comunistas y terminar contigo mismo”, fin de la cita..

Bukowski fue un líder opositor  que después de la caída de la Unión Soviética se hizo con archivos de la KGB y escribió  un libro titulado. Los Procesos de Moscú, que  revelan el funcionamiento del régimen soviético y la purga de sus líderes  en desgracia.

Las purgas en el partido comunista chino tampoco  son nuevas

La cuarta esposa de Mao Tsé Tung, quién le acompañó  en la  Revolución Cultural, Jiang Qing, fue una transgresora que nació en la provincia de Shandong en marzo de 1914, y se suicidó en mayo de 1991, tras su salida de prisión.

Jiang Qing fue condenada en 1981 por pertenecer a la “Banda de los Cuatros”, una poderosa organización dentro del partido comunista que preconizaba la ignorancia como método de cultivación ideológica.

Su fanatismo fue tal, que el mismo aparato rojo, luego de la muerte de Mao en 1976, la purgó de su entorno y  la llevó a prisión, junto a sus  tres compinches.

Den Xiaoping  fue reprimido por el partido comunista chino

El Global Times, un libelo de contenido maoista,  se hizo eco de las palabras de Den Xiaoping sobre Mao Tsé Tung, Den dijo:” El Gran Conductor tenía 70 % de razón, y 30 % de error”, esto le costó al futuro artífice de las reformas en China, el ostracismo.

Den Xiaoping vivió en carne propia la “justicia revolucionaria”, cuando el partido comunista se encargó de satanizar  su vida y tuvo que huir al campo.

Vuelven las purgas contra los jerarcas chinos.

Una imagen sacudió al mundo el  22 de octubre de 2022, durante la clausura del 20 Congreso Nacional del partido comunista de China, cuando Xi Jinping observaba de reojo la maniobra de un matón  que forzaba al ex-líder, Hu Jintao, a salir del salón rojo.

The Guardian, el medio inglés, inquirió qué se trataba de un operativo de última hora, debido  a las objeciones de Hu Jintao por el  tercer mandato de Xi Jinping, o lo que denominó el diario britanico, como,  “una maniobra discreta de alto nivel”.

”Ingeniada, dice The Guardian,  para evitar un gesto planificado de falta de respeto dentro  del teatro político que acompañó al congreso de la liga roja”.

En ese sentido, las imágenes tomadas por Channel News Asía, demuestran que un jóven funcionario, Li Zhanshu, pensó que Hu Jintao estaba decidido a boicotear el final del cónclave,  cuando se dispuso a blandir un  misterioso documento en su mano, tal vez para criticar a Xi Jinping.

Estos videos fueron borrados por los censores del Comité Central del partido comunista, e incluso, el nombre del hijo de Hu Jintao corrió la misma suerte que el nombre de su padre, borrados ambos de la lista de líderes.

Lo cierto es que Xi Jinping, cuando estaba en el podio  envió a sus matones contra Hu Jintao delante de sus protegidos, y estos no hicieron nada.

Sin embargo, un periodico con una raro nombre, The Spectator, argumentó que Hu Jintao tuvo una crisis senil y fue sacado para evitar daños en su salud, esta  teoría concuerda con la opinión de que a Xi Jinping no le hace falta “derrocar” a Hu Jintao, pues es un aciano de 79 años de edad  vencido por la locura.

Este diario  comenta que Hu Jintao, “parecía más un hombre desconcertado que enojado”, según The Spectator.

Otra parece ser la opinión del periodico japonés, Nikkei Asian, cuando asegura que, “la destitución de Hu fue debida a la “resistencia silenciosa” frente a la formación del Politburó que Xi Jinping eligió en consenso con sus acólitos”.

Y agrega Nikkei Asian:”A pesar de que Hu fue expulsado, la “resistencia silenciosa” es  exitosa porque dos enmiendas muy deseadas por Xi y su camarilla, no llegaron a la constitución del Partido”.

“Xi Jinping, comenta el  diario japonés, no logró alzarse con el título de, “Líder del Pueblo”, sin embargo,  su tercer mandato lo catapultó hasta el estrellato..

Por lo que se piensa, que Hu Jintao intentó denunciar el culto a la personalidad  que rompe con el legado de Den Xiaoping, y esto ha provocado el ostracismo del anciano y de Jang Zemin, otro jerarca que ocupó el primer puesto en la organización.

Habida cuenta de tantas teorías, lo cierto es que los protegidos de Den Xiaoping, fueron defenestrados y apartados del camino, quizás por el estímulo de la “resistencia silenciosa” frente al culto de la personalidad desatado por Xi Jinping, que compromete el legado del líder de las reformas en China.

Por Jose Rangel – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.