Redacción BLes – La vigilancia del Partido Comunista chino hacia los disidentes no se limita dentro del país, sino que se extiende a diferentes partes del mundo.

Al menos se detectó que 54 comisarías chinas operan en el extranjero, y no solo para monitorear, sino también para perseguir a sus propios ciudadanos.

La mayoría de estos centros están ubicados en Europa, uno está en Nueva York, y tres en Toronto.

¿Cómo logra el régimen chino perseguir a sus propios ciudadanos fuera del país? o más bien, ¿cómo logra este régimen burlar las normas de otros países para perseguir a los disidentes?

Mira el informe completo en el siguiente video

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.