Las estrictas restricciones de la política Cero Covid del Partido Comunista Chino (PCCh) de confinamiento, han generado desastrosas consecuencias como la falta de alimentos, la ausencia de tratamientos médicos, crisis económica. Con el agravante de una  fuerte represión policial, la situación es ya  insostenible, y la sociedad ya no sabe lo que es vivir dignamente.

Desde el comienzo de la pandemia y desde que la campaña Cero Covid del PCCh se implementó, muchas personas han denunciado en sus redes sociales el trato violento de la policía, por ejemplo por no tener puesta la mascarilla, por no tener el color verde en sus códigos QR, o por  abrir sus tiendas comerciales, entre otros casos.

La vigilancia cibernética china es muy eficaz, con sus censores trabajando las 24 hs ninguna publicación que desafía o contradiga al régimen chino pasa desapercibida. No obstante, apareció un video de represión policial, que se hizo viral, y que sospechosamente no fue eliminado de internet. El mismo fue subido por la policía el pasado 11 de septiembre en Weibo

No está clara la intención de los oficiales que subieron el video a la web, aunque  es posible que sea una advertencia, para los que no cumplan con las reglas de la política Cero Covid. 

En las imágenes se puede observar a un comerciante, dueño de un puesto de  verduras   en Chengdu, intentando explicar a la policía porque decidió  abrir su negocio. Como respuesta, el hombre recibe solo malos tratos de los agentes de seguridad cuando es arrastrado por tres policías como si se tratara de un delincuente.

El video publicado por la policía provocó una lluvia de críticas a su accionar con el ciudadano trabajador.

Un usuario dijo: ”Lo más aterrador es que este video fue tomado y publicado por oficiales de policía, que piensan que hicieron “algo bueno”. 

Otro comentó: “¿Son estos policías o bandidos?”.

“Es horrible, un secuestro forzado a plena luz del día, qué diferencia hay con los bandidos”, dijo otro.

Por otra parte, tras varios meses de encierro, los locales comerciales entraron en crisis y las mercaderías comestibles de los mismos están cumpliendo sus periodos de vencimiento, lo que ha desesperado a algunos comerciantes, que impulsados en salvar sus tiendas se atrevieron a abrirlas.

Cabe recordar, que los residentes de Chengdu, Sichuan, están encerrados en sus hogares desde la noche del 1 de septiembre y sometidos a continuas rondas de pruebas de ácido nucleico. También, únicamente puede salir de su hogar una persona por familia, para comprar suministros esenciales.

Otro caso de represión policial a un comerciante y en el que la policía también publicó el hecho  en Weibo, ocurrió en el distrito de Dongxing, Sichuan, el 10 de septiembre.

Un grupo de inspectores y policías de prevención y control de epidemias se presentó en una frutería que estaba abierta al público, inmediatamente exigieron al propietario de la tienda que cerrara, pero Wu Mou, de 38 años, al parecer intentó explicar sus razones.

Inmediatamente, el vendedor fue arrestado, supuestamente, por haber violado las disposiciones pertinentes de la “Ley sobre  Prevención y Control de Enfermedades Infecciosas”.

La denuncia publicada en la red social, explica que el vendedor, mencionado como delincuente, es arrestado de acuerdo al artículo 1 por cometer un acto ilegal, al negarse, supuestamente, a cumplir las órdenes en estado de emergencia.

Se sabe que la sociedad china, durante los confinamientos obligatorios, ha sufrido la falta de alimentos. Hubo muchos reclamos y denuncias al respecto, incluso en algunas ciudades la gente se manifestó desde sus edificios pidiendo comida.

China parece vivir hoy en un mundo al revés, donde un trabajador es tratado como un delincuente, mientras las personas claman por comida desde la ventana de sus casas. Y si alguna se atreve siquiera a reclamar su derecho a la libertad, es reprimida, e incluso encarcelada. ¿Hasta cuándo tolerará el grandioso pueblo chino esta situación? 

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.