Redacción BLes –Durante los últimos días, las noticias sobre la fábrica Foxconn en Zhengzhou, provincia de Henan, China, han estado circulando por los medios y mostrando la difícil situación que viven sus trabajadores, que permanecen trabajando dentro de las instalaciones sin poder regresar a sus casas por un supuesto brote de Covid-19. Este complejo industrial alberga a cerca de 350.000 empleados y es conocida por ser la fábrica de iPhone más grande del mundo. Las autoridades del gobierno y los responsables de la fábrica cuentan que la situación está controlada, que los trabajadores reciben comida de buena calidad, buena atención médica, y que recibirán un bono extra de más de 14 dólares al día para aquellos que sigan ocupando sus puestos. 

Pero en las redes comenzó a circular el rumor de que hay cerca de 20.000 trabajadores infectados y que los empleados comenzaron a escapar de las instalaciones. Rumor que el gobierno desmiente.

Fotos y vídeos subidos el 29 de octubre muestran personas trepando los alambrados de púas y caminando al costado de las carreteras en un intento por llegar a pie a sus casas. En general son jóvenes de alrededor de 20 años. Se puede observar a un grupo grande arrastrando sus equipajes hacia la salida de la fábrica 

Un post en las redes de alguien que dice ser un empleado de Foxconn, cuenta que los casos de Covid van en aumento, y que los insumos médicos y los alimentos no son suficientes. Por eso la gente piensa en irse.

Muchos deben caminar algunas decenas de kilómetros para llegar a su hogar, pero hay también aquellos cuya casa dista a 100 o más kilómetros, por lo que el viaje a pie durará varios días.

El periodista japonés Akio Yaita, en una publicación en Facebook, explicó por qué estos trabajadores decidieron caminar largas jornadas para llegar a sus hogares.

Para aquellos que han escapado de las zonas restringidas, el código de salud de su App Covid-19 en el teléfono móvil se puso automáticamente en amarillo o rojo. Por lo que no les es posible tomar un transporte público, comer en restaurantes o dormir en los hoteles.  Tampoco serán aceptados para trabajar en otra fábrica. Sólo les quedaría refugiarse en casa de sus padres.

La situación que vivieron en sus puestos de trabajo no debe haber sido la ideal, como para que estas personas decidieran escapar de tal forma.

Yaita comentó que algunos aldeanos colocaron a lo largo del camino o en la salida de sus pueblos, comida y agua para los trabajadores. Él piensa que si bien hay una muestra de buena voluntad, también hay miedo de que al entrar en contacto con estas personas, sus códigos de salud cambien a amarillo y se vean sometidos a restricciones y aislamientos.

Yaita también agrego:

“Después del brote, al gobierno chino se le ocurrió la idea de controlar a las personas con códigos de salud. El gobierno restringe el movimiento de personas ajustando el color de los códigos de salud en los teléfonos móviles. Cada movimiento de todos los chinos ha sido completamente controlado por las autoridades. Lo que se está escenificando ahora es el mundo real de “1984” “, refiriéndose a la novela de George Orwell.

Un camionero, ansioso por ayudar a los empleados, envió calcomanías reflectantes para que puedan transitar al costado de las rutas sin peligro durante las noches.

“Chicos, cada uno de ustedes coloque una calcomanía reflectante. Es seguro caminar de noche. No hay luces en las calles durante los primeros 10 kilómetros, por lo que deben prestar atención a la seguridad”. . ¡Vamos!”, se escucha decir al camionero en un video.

En la red social Douyin, circula un video en el que se puede escuchar a varios empleados contando sus experiencias durante la cuarentena dentro de la fábrica. Uno de ellos comentó:

“Es inútil @ todos en el grupo, y es inútil hacer llamadas de atención a los empleados. No sé qué hacer ahora. Siento que esto es dejar que las personas se las arreglen por sí mismas. Cómo tratar, pero ahora el gobierno y Foxconn no han dicho ni una palabra”.

Otro empleado dijo, mientras lloraba, que no tenía fuerzas para subirse a la cama alta debido a la debilidad y a la fiebre alta:

“Ninguno contesta el teléfono ahora, nadie contesta el 120, no importa si tomamos el 110. ¿Hay alguien a quien le importe si vivimos o morimos?”.

Solo un medio público, la huida de los trabajadores de la fábrica, We Media. El exdirector en jefe del medio oficialista Global Times, Hu Xijin, dijo en Weibo:

 “Los principales medios de comunicación de Zhengzhou no deberían permanecer en silencio durante mucho tiempo en el tema de Foxconn “.

“Ahora, en algunos lugares, los órganos principales restringen la cobertura de los medios de manera demasiado estricta, con la intención original de controlar los informes negativos y mantener la estabilidad social, pero de hecho, hacerlo hará más daño que bien. .”

Debido al control que ejerce el régimen chino en los medios de información, gran parte de los acontecimientos sólo pueden salir a la luz, y por un corto plazo, a través de las redes sociales, haciendo difícil el trabajo de los medios de información independientes para constatar la veracidad del material. Pero cuando la censura del PCCh se empecina en ocultar algo, la información tapada adquiere cierta garantía.

Videos que circularon en Douyin y WeChat, muestran camiones del ejército chino entrando a las instalaciones de la fábrica Foxconn.

En otro video se puede ver a un grupo de policías bloqueando el paso a varias personas, aparentemente trabajadores de la fábrica que están huyendo.

Estas escenas muestran cómo los trabajadores rompen el bloqueo y se apoderan de suministros para luego escapar de las instalaciones.

Las consecuencias del uso abusivo de la política de Cero-Covid, están desembocando en reacciones cada vez más audaces por parte de la población china. Todos, de alguna manera u otra, están esperando ver cuál será la gota que colme el vaso.

Por Michael Mustapich – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.