Liu Beixian, el ex jefe retirado del portavoz del régimen chino China News Service (Servicio de Noticias de China), fue expulsado del Partido Comunista Chino (PCCh). Su estrepitosa caída política ocurrió a menos de un mes de que el régimen presente su nueva línea de liderazgo bajo Xi Jinping.

El portavoz del régimen chino, People’s Daily, anunció el 13 de noviembre en un reporte, la decisión de la unidad de disciplina en el Departamento de Trabajo del Frente Unido, una agencia subversiva que apunta a los chinos en el continente y el extranjero.

A Liu lo hallaron culpable de violar la disciplina del partido. Según la sentencia, cometió repetidas ofensas al aceptar sobornos y volar en primera clase en viajes de negocio. También lo acusaron de abusar del poder, beneficiando a compañías privadas en perjuicio de los bienes del estado.

Liu hizo una larga carrera en China News Service, comenzando como editor en 1983. Tuvo un meteórico ascenso en 2000 al puesto de subjefe y sub editor en jefe. En 2009, fue nombrado tanto jefe como secretario del partido de la agencia. Liu anunció su retiro en febrero de 2015.

China News Service y Xinhua son las agencias de prensa oficiales del PCCh.

La expulsión del partido no fue totalmente inesperada. En agosto, la agencia de vigilancia anticorrupción del PCCh, la Comisión Central para la Inspección Disciplinaria, anunció que Liu sería puesto bajo investigación por una supuesta malversación.

La caída de Liu lleva un mensaje político, dice Xia Ming, un profesor de la Universidad de Staten Island dentro de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, en una entrevista con Radio Free Asia (RFA).

“Es una advertencia a los funcionarios del partido que se han mantenido al margen en reconocer a Xi como líder único, que deben ser absolutamente leales a Xi”, dijo Xia.

Liu estaba relacionado con Bo Xilai, el secuaz del partido caído en desgracia, leal al ex líder del PCCh, Jiang Zemin, que gobernó Chongqing con puño de hierro. Según People’s Daily, Liu apareció en este municipio para participar de una fiesta a la noche en septiembre de 2011. Allí Bo cantó “canciones rojas”, letras de propaganda de la era de Mao Zedong. La presencia de Liu fue señal de su apoyo a las políticas de Bo en Chongqing, manifestadas en el resurgir de las canciones rojas y otras prácticas ultra izquierdistas al estilo de la Revolución Cultural. Bo fue implicado en un golpe político en 2012 para destituir a Xi y sentenciado a cadena perpetua un año más tarde.

Más llamativo fue el gran salto que significó su ascenso político en 2000, el mismo año en que acompañó al ex líder del PCCh Jiang a una visita al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Se dice que Liu fue quien ideó la cobertura de prensa china que elogió los logros de Jiang en la ONU.

A lo largo de los años, China News Service ha apoyado proactivamente a uno de los planes políticos más oscuros de Jiang, la persecución a Falun Dafa (también conocida como Falun Gong) orquestando la publicación de artículos noticiosos difamando a esta disciplina espiritual. En 2007, la Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong señaló a Liu como el culpable detrás de las calumnias contra varios practicantes de Falun Dafa que tomaron parte en una competición internacional de canto organizada por la red New Tang Dinasty Television (NTDTV) de Nueva York. La agencia de noticias había reimpreso un artículo tomado de la propaganda oficial del PCCh atacando a la disciplina de la Escuela Buda.

Falun Dafa es una práctica espiritual tradicional con ejercicios lentos de meditación y enseñanzas morales. Los adherentes a la práctica han sido blanco de una persecución a nivel nacional desde julio de 1999, cuando Jiang, temiendo la popularidad de la práctica, prohibió a Falun Dafa y tildó a sus adherentes de ser “enemigos del estado”. Luego de eso, muchos funcionarios del partido en busca de ascensos, juraron su lealtad a Jiang y ayudaron en la persecución.

El departamento que realizó el anuncio de la caída de Liu dio recientemente la bienvenida al nuevo jefe, You Quan, quien juró lealtad a Xi en su primer aparición pública.

Las acciones anticorrupción no terminarán con el despido de Liu, dice el profesor Xia. Él explica que “es como resolver un caso siguiendo las pistas. Detrás de Liu, hay alguien más alto que es el blanco real”.

Fuente: lagranepoca.com.