Redacción BLes – La política cero covid junto con la crisis inmobiliaria, como las restricciones de Estados Unidos y otros países, están golpeando duramente a la economía china. Luego del XX Congreso del partido, el régimen comunista chino necesita urgentemente mostrar resultados positivos de crecimiento económico, sin embargo, se enfrenta a grandes obstáculos.

Uno de los lemas más importantes del XX Congreso, y subrayado por Xi, es lograr “la prosperidad económica común”. Los números no le están haciendo grandes favores al gigante asiático, y las cifras del PBI chino reveladas por el Banco Mundial mostraron una drástica disminución del PBI. Los objetivos del régimen chino no serán logrados completamente este año, y solo se alcanzará la mitad de lo que se propuso a inicios del 2022.

El líder Xi insiste con su plan de lucha contra la pobreza y tiene varias de sus fichas puestas en el crecimiento económico que lograría la industria tecnológica, de la mano de los semiconductores. La industria del litio también es un “as bajo la manga” que controla el 60% mundial del procesamiento del mineral.

Sin embargo, a pesar de los informes económicos de China durante la pandemia – que mostraban crecimiento mientras el mundo caía estrepitosamente en recesión con millones de empleos perdidos y negocios cerrados – ahora, 2 años y medio después, el gigante asiático sigue debilitando las economías e industrias regionales con los cierres forzados de la política covid cero.

Varios analistas y expertos internacionales especializados en China se preguntaban si luego del XX Congreso del PCCh, en el que Xi reafirmó su poder, el líder chino daría señales de algún cambio o modificaciones en la estricta política covid cero.

Aparentemente, la política covid cero es la bandera de batalla de Xi y hasta el momento se desconoce si existe algún plan de transición para salir de esa política, como lo han hecho los países occidentales para retomar la vida “normal”.

Han Wenxiu, subdirector de la Oficina General de la Comisión Central de Asuntos Económicos y Financieros, y posible candidato para un ascenso dentro del partido, comentó que China debe considerar el desarrollo como la prioridad número uno y garantizar un “crecimiento razonable” de la economía nacional de manera persistente.

Los controles de la economía son moneda corriente en China, sin embargo, para Han, estos no son suficientes, “necesitamos implementar un macrocontrol prudente y efectivo y garantizar que los principales indicadores económicos se mantengan en un rango razonable a largo plazo”, dijo.

“Debemos mantener el crecimiento económico nacional dentro de un rango razonable durante un período bastante largo para que el pastel pueda crecer y el nivel de vida de las personas pueda alcanzar el de los países desarrollados”, escribió Han Wenxiu en uno de los documentos oficiales publicados por Beijing que explican las directrices del XX Congreso del PCCh.

El objetivo de China es lograr un crecimiento económico que se iguale con los países más desarrollados en 2035, esto implicaría un aumento anual consecutivo del PBI mínimo de un 4,7 por ciento entre 2021 y 2035.

Según Reuters, los últimos datos de la economía china no son muy alentadores. Las exportaciones e importaciones de China disminuyeron en octubre, mostrando el peor mes desde mayo de 2020.

La demanda internacional no se ha recuperado como China necesita, y según analistas económicos, el panorama puede empeorarse en los próximos meses.

Un ejemplo de ello es la industria automotriz, que se ha contraído un 40 por ciento interanual, siguiendo la tendencia mundial de traslado de consumo de bienes a servicios.

La industria de la soja también se vio perjudicada, así como las importaciones de cobre y carbón, que cayeron luego de alcanzar un pico máximo en septiembre.

“La demanda interna insuficiente es la principal limitación para la recuperación a corto plazo y la trayectoria de crecimiento a largo plazo de China”, dijo Bruce Pang, economista jefe de Jones Lang Lasalle.

¿China continuará con su estricta política covid cero?

Recientemente, un exfuncionario chino de los CDC estatales reveló que Beijing estaría proyectando relajar algunas medidas de la política cero covid.

La reducción de los días de cuarentena para extranjeros sería una de las medidas. Además, este exfuncionario afirmó que se avecinan “cambios importantes” en lo que respecta a los estrictos bloqueos pandémicos.

La información fue publicada por Reuters, sin embargo, ningún funcionario del PCCh ha revelado algo más luego del XX Congreso del partido.

La importancia de la innovación tecnológica para el crecimiento

El informe presentado por Xi en el XX Congreso destaca, por sobre todo lo demás, la importancia de la innovación tecnológica para alcanzar el desarrollo económico de la nación.

“Aumentar significativamente la fortaleza económica, las capacidades científicas y tecnológicas y la fortaleza nacional compuesta; aumentar sustancialmente el [producto interno bruto] per cápita para estar a la par con el de una nación desarrollada de nivel medio” son las prioridades del líder chino.

Además, China buscará “unirse a las filas de los países más innovadores del mundo, con gran autosuficiencia y fortaleza en ciencia y tecnología”.

Xi dijo que China forma parte de los grandes innovadores del mundo, ya que el gasto en investigación y desarrollo de la nación casi se triplicó en la última década a 2,8 billones de yuanes (390.000 millones de dólares) el año pasado.

Las gigantescas pretensiones de Xi de impulsar a China como líder de tecnología mundial de avanzada chocan con las restricciones de Estados Unidos, y pronto también de Europa. La preocupación global sobre el robo de secretos tecnológicos y comerciales en manos del Ejército Popular de Liberación, cuyos miembros están desplegados en todo el mundo, en universidades prestigiosas e importantes institutos de investigación, parece socavar el “sueño chino” de ser una potencia tecnológica.

Taiwán, un país avanzado en tecnologías de nano chips y con un sistema de comercio transparente, directo, al estilo occidental, está muy adelantado con respecto a China, además de estar bajo un sistema democrático.

¿Cómo logrará el PCCh catapultar a China para lograr el sueño de la hegemonía tecnológica y resolver la crisis económica bajo un sistema político comunista y de economía centralizada? Además, los tiempos han cambiado. Algunos países están posicionándose de una manera crítica frente a uno de los regímenes comunistas más crueles de la historia humana, a pesar de los esfuerzos del partido comunista para ocultar su larga lista de crímenes. Cada vez más empresas deciden terminar sus negocios en China y con el PCCh porque no quieren ser cómplices de sus malas prácticas comerciales. Por lo tanto, ya no hay tantas oportunidades para hacer trampa y salir del laberinto con ayuda internacional. Poco a poco, el PCCh se acerca a su propia encrucijada económica, con Xi Jinping en el poder durante los próximos cinco años.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.