La alianza defensivo militar AUKUS, que une al Reino Unido, Australia y Estados Unidos, comienza a materializarse como una herramienta clave para la disuasión de China en el Indo Pacífico.

Lo que comenzó en 2021 como una alianza para contener el avance chino, caracterizada inicialmente por la propulsión de submarinos de alcance nuclear, hoy cobra real importancia a nivel estratégico para la región asiática: AUKUS anunció el desarrollo conjunto de misiles hipersónicos en el Indo Pacífico.

La alianza defensivo militar AUKUS fue firmada por Australia, Estados Unidos y Reino Unido en septiembre del 2021, con el objetivo de contener el expansionismo chino en el Indo Pacífico. En sus inicios, este acuerdo permitía a Australia construir sus propios submarinos de propulsión nuclear; hoy, el acuerdo busca ir mucho más allá.

La AUKUS tiene un objetivo muy similar al Quad, alianza integrada por Estados Unidos, Australia, India y Japón para también enfrentar a China en el Pacífico. Esta organización había sido potenciada por el presidente Donald Trump.

Varios analistas han destacado últimamente la posición favorecida de China, sobre todo, como aprendiz de la invasión rusa por su situación análoga sobre Taiwán. Aunque ambos escenarios difieran en varios aspectos, el conflicto por la soberanía entre Taiwán y China, en relación con la disputa del Kremlin sobre Ucrania, mantiene una similitud esencial: la oportunidad de avance para un gigante regional, y consecuentemente, la chance de poner a prueba el poderío y capacidad de respuesta por parte de occidente.

No obstante, cada uno de los países miembros de la alianza posee diversos motivos que los unen en pos de la lucha contra China, superando la mera cuestión de Taiwán. Las tensiones por parte de Australia, no solo por sus conflictos comerciales, sino también geopolíticos, como la disputa sobre la instalación de bases navales chinas en las Islas Salomón.

El AUKUS claramente puede funcionar como medio común para reunir una amplia brecha de incentivos, y canalizar esfuerzos contra Beijing. Es así qué se ha hecho pública la nueva meta armamentística basada en el desarrollo de misiles hipersónicos. Tal capacidad supone un potencial capaz de alcanzar cualquier objetivo a nivel geográfico regional y, a su vez, superar las capacidades de los sistemas de defensa antimisiles que pudieran funcionar como obstáculo.

Por su parte, el ministro de relaciones exteriores chino, Zhao Lijian, manifestó su rechazo describiendo esta decisión como “no solo socavadora de la paz, si no como un plan análogo al de la OTAN, que en el contexto de la Guerra Fría buscó hacer contrapeso a la Unión Soviética, pero en este caso, orientado al Indo Pacífico. En la misma línea, pero con un grado mayor de provocación”.

Es por eso que, los nuevos horizontes del AUKUS, dejan grandes interrogantes abiertos sobre un posible impacto en el lazo de Beijing con varios actores asiáticos de ahora en adelante. Sobre todo, considerando que las aspiraciones estratégicas de la alianza implicarían la cooperación y apertura hacia países clave como Japón y, según el Japan Times, hasta podría acercar a la India en el marco del QUAD.

Por Abril Trankels – La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.