Redacción BLes – El gobierno de EE. UU. ordenó a dos de sus principales fabricantes de chips de Inteligencia Artificial (IA) que dejen de vender parte de sus productos al régimen chino. 

El 31 de agosto, AMD y NVIDIA informaron que recibieron órdenes del ejecutivo estadounidense para dejar de exportar chips a China.

La prohibición afecta a los chips A100, H100 de NVIDIA, y a los circuitos integrados MI250 de AMD. Estos chips de alta gama aceleran las tareas de reconocimiento automático para la vigilancia de personas. 

NVIDIA se encuentra en tratativas para proveer de chips alternativos que no estén afectados por estas restricciones. Y calcula que la nueva normativa afectará unos 400 millones de dólares de posibles ventas en el tercer trimestre de 2022. 

Advanced Micro Devices, Inc. AMD, y NVIDIA Corporations son 2 de las mayores empresas multinacionales estadounidenses de tecnologías de avanzada, que incluyen la fabricación de semiconductores de alto rendimiento, también conocidos como chips de IA. Ambos tienen sede en California. 

Los semiconductores o chips de IA son circuitos electrónicos cuyos componentes están dispuestos en una lámina de material semiconductor, siendo hoy una pieza clave en aparatos como ordenadores, tablets y móviles.

Antiguamente, estas piezas eran conocidas como transistores, que ocupaban un gran tamaño, con el tiempo y la tecnología se volvieron tan pequeños como láminas de 10 mm, conocidas como semiconductores o chips. 

Según investigaciones, muchos de estos semiconductores de alta gama producidos en EE. UU. terminan en manos del ejército chino. 

El 22 de junio, un informe del Centro de Seguridad y Tecnologías Emergentes (CSET) de la Universidad de Georgetown descubrió que “…la mayoría de los chips informáticos encargados por las unidades militares chinas son diseñados por empresas estadounidenses, y esbozan las medidas que el gobierno de EE. UU. podría adoptar para restringir su acceso”.

EE. UU. prohibió al principal fabricante de chips de IA de China usar tecnología estadounidense. 

El 18 de diciembre de 2020, el Departamento de Comercio de EE. UU. impuso severas restricciones al fabricante chino de semiconductores SMIC.

En un esfuerzo por proteger los intereses de seguridad y comercio nacional, el Secretario de Comercio de EE. UU., Wilbur Ross dijo:

“No permitiremos que la tecnología estadounidense avanzada ayude a construir el ejército de un adversario cada vez más beligerante”.

 “La compañía “ilustra perfectamente” los riesgos de que China utilice la tecnología estadounidense para modernizar su ejército”. 

También las restricciones requieren que los exportadores estadounidenses soliciten una licencia para vender a SMIC.

“Los artículos que se requieren únicamente para producir semiconductores en nodos de tecnología avanzada, de 10 nanómetros o menos, estarán sujetos a una presunción de denegación para evitar que dicha tecnología clave respalde los esfuerzos de fusión militar-civil de China”.

Semiconductor Manufacturing International Corporation SMIC es la mayor empresa china de fabricación de semiconductores. Y es de propiedad parcialmente estatal, con sede en Shanghái.

El régimen chino usa IA para violar los derechos humanos 

Según el documental “En la Era de la IA”, lanzado el 5 de noviembre de 2019, PBS Frontline afirma que el régimen chino “ha detenido hasta un millón de musulmanes uigures y ha convertido a Xinjiang en un proyecto para probar otras formas de vigilancia digital radical.”

También informa que “el sistema de IA predice qué individuos son más propensos a cometer actos terroristas y necesitan ser reeducados en prisión”.

En este contexto, el gobierno estadounidense denunció graves abusos contra los derechos humanos en la región autónoma china de Xinjiang.

Representantes de la Cámara del Congreso de EE. UU. aprobaron el 8 de diciembre de 2021 la “ley de prevención de trabajo forzado uigur”, que obliga a las empresas que importan productos de Xinjiang, a demostrar que no emplearon mano de obra esclava.

La ley detalla que “desde 2017 el régimen chino ha detenido en Xinjiang a 1,8 millones de uigures, kazajos, kirguises y miembros de otros grupos minoritarios musulmanes en campos de concentración clandestinos, como así también en cárceles oficiales”.

Además, se “ha sometido a los detenidos a trabajos forzados, tortura, adoctrinamiento político y otros graves abusos contra los derechos humanos”. 

Sumado a esto, se “ha confirmado la existencia de campos de trabajo forzado a través de testigos, ex prisioneros, imágenes satelitales, y documentos filtrados del régimen chino que afirman estar realizando una campaña selectiva de represión contra minorías étnicas musulmanas.” 

En este marco, el gobierno de EE. UU. incluyó en una lista negra de inversiones a la empresa china de IA SenseTime.

El 10 de diciembre de 2021, el gobierno de EE. UU. agregó a SenseTime, a una lista de “empresas del complejo militar-industrial chino”, acusándola de haber desarrollado programas de reconocimiento facial que pueden determinar el origen étnico de un objetivo, con un enfoque particular en identificar a los uigures étnicos, informó Reuters.

También la ONU denuncia violaciones a los derechos humanos en la región de Xinjiang por parte del régimen chino. 

El día miércoles 31 de agosto, un informe publicado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos concluyó que existen “graves violaciones de los derechos humanos” contra los musulmanes uigures en Xinjiang, lo que podría equivaler a “crímenes de lesa humanidad”.

“Las denuncias de tortura, incluido el tratamiento médico forzado (violación de los derechos reproductivos) y las malas condiciones de detención, son reales”. Y “constituyen crímenes de lesa humanidad”. 

Lo cierto es que la población china es la más vigilada del mundo. Y la que menos libertades políticas, religiosas, de expresión y conciencia tienen.

Según un informe estadístico “las ciudades chinas representan 18 de las 20 ciudades más vigiladas del mundo.”

Además, “el 54 % de las cámaras de vigilancia de circuito cerrado CCTV del mundo están ubicadas en China, lo que equivaldría a 540 millones de cámaras de CCTV en 2021.” Agregó el informe.

Por Pablo Rodríguez – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.