Redacción BLes– El Departamento de Estado de Estados Unidos interviene el lunes 8 de noviembre para presionar al Partido Comunista Chino (PCCh) para que libere a la periodista ciudadana Zhang Zhan, encarcelada por cubrir el COVID-19 en Wuhan el año pasado.

“Estados Unidos está profundamente preocupado por la salud de la periodista de la RPC [República Popular China] Zhang Zhan”, ha declarado el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price.

Durante el fin de semana, la familia de la periodista, Zhang Zhan, de 38 años, hizo un llamamiento a través de las redes sociales sobre su grave situación tras un año de estar encarcelada por el PCCh por cuestionar la gestión del brote de COVID-19 en Wuhan.

Según su hermano, Zhan fue alimentada a la fuerza tras realizar una huelga de hambre por una protesta pacífica. Este método es una forma de tortura comúnmente utilizada contra los uigures y otros prisioneros religiosos. Como resultado, estaba demacrada y a punto de morir.

“Reiteramos nuestro llamamiento a la República Popular China para que la ponga en libertad de forma inmediata e incondicional y para que Beijing respete la libertad de prensa y el derecho de las personas a expresarse libremente”, añadió Price.

La Sra. Zhan fue detenida y condenada a cuatro años entre rejas en mayo de 2020, tres meses después de denunciar el brote de COVID-19 en Wuhan con su smartphone. AFP informó de que se la acusó de “buscar peleas y provocar problemas”, una condena popular contra la disidencia.

Según la BBC, su familia ha solicitado la libertad condicional por motivos médicos, ya que podría no sobrevivir al invierno. Sin embargo, su hermano no está seguro de que las autoridades locales la acepten.

Zhang no ha sido la única periodista que se ha enfrentado a duras penas por ir detrás de las noticias sobre la pandemia de coronavirus. El South China Morning Post dijo que al menos otros tres ciudadanos periodistas se habían enfrentado a represalias similares por parte de las autoridades chinas.

Durante los primeros días de la pandemia de COVID-19, el PCCh trató de ocultar al resto del mundo la información sobre el letal virus.

Los médicos habían intentado advertir a los demás sobre el regreso de un peligroso brote similar al del SARS y recordarles que debían protegerse. En lugar de ello, la policía respondió y les obligó a revertir la historia como rumores.

El Dr. Li Wenliang fue uno de los primeros que salió a la palestra en diciembre de 2019 para hablar de la presencia de una enfermedad de neumonía altamente contagiosa. Por desgracia, tras contraer el virus, perdió la batalla contra él en febrero de 2020.

No fue hasta enero de 2020 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote de COVID-19 como Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional. Dos meses más tarde, cuando el coronavirus comenzó a propagarse internacionalmente, la OMS reconoció la existencia de una pandemia el 11 de marzo de 2020.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.