Redacción BLes – Un grupo de congresistas de los Estados Unidos enviaron una carta al CEO de Amazon el pasado 16 de febrero urgiendo a la compañía a ayudar a un exempleado de una de sus fábricas en China que pasó dos años en prisión donde fue torturado por haber revelado la explotación laboral y maltrato de niños de edad escolar.

Los senadores Jeff Merkley y Marco Rubio junto con los representantes James P. McGovern y Chris Smith firmaron la carta enviada desde la Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China (CECC) instando al Sr. Andy Jassy, CEO de Amazon, a intervenir en nombre del Sr. Tang Mingfang un ex ingeniero de control de materiales del complejo de Foxconn en la ciudad de Hengyang donde se ensamblan productos como Alexa de Amazon y otros ítems de Kindle.

En agosto de 2018, el medio de noticias británico The Guardian, publicó un informe donde denunciaba que la fábrica de Foxconn en Hengyang, utilizaba niños de edad escolar entre 16 y 18 años, como mano de obra para llegar a cumplir con las altas demandas de producción.

Según el reporte, la fábrica les paga 80 dólares por mes a las escuelas para que lleven a los estudiantes quienes tienen que quedarse a dormir en las instalaciones porque los hacen trabajar de noche, reciben sueldos mucho más bajos que los de un empleado regular y utilizan métodos coercitivos para obligar a los niños a trabajar horas extras.

La práctica de emplear a estos niños que asisten a escuelas técnicas como ‘internos’ es legal en China, no obstante, las horas extras y los turnos nocturnos no.

De acuerdo a los testimonios obtenidos por The Guardian, a los niños se les ofrece inicialmente trabajar en estas fábricas bajo la promesa de aprender el oficio, pero les dicen que son solo 8 horas por día cinco días a la semana y terminan haciendo 12 horas y seis días a la semana y las tareas que los hacen hacer, como colocar un film protector a miles de los parlantes Echo Dot Alexa, no tienen nada que ver con lo que ellos estudian.

Aquellos que se niegan a trabajar horas extras son amenazados con frecuencia.

Xiao Fang, una niña de 17 años dijo: “Intenté decirle al gerente de mi línea que no quería trabajar horas extras. Pero el gerente se lo comunicó a mi profesor y éste me dijo que, si no hacía horas extras, no podría hacer prácticas en Foxconn y eso afectaría a mi graduación y a mis solicitudes de beca en la escuela… No tuve otra opción, sólo me quedaba aguantar esto”.

Luego de que el informe se publicara, China Labor Watch, un grupo de derechos del trabajador, se contactó con el Sr. Tang Mingfang para realizar una investigación en el lugar.

Tang proveyó de un testimonio y fotos con lo que la ONG hizo una denuncia del uso de trabajo de niños en la fábrica. Poco después de que se publicara la denuncia, el Sr. Tang fue llevado bajo custodia de la fábrica en agosto de 2019.

El 1 de julio de 2020, Tang Mingfang fue declarado culpable de violación de secretos comerciales sobre la base de las pruebas aportadas por Foxconn, y fue condenado a dos años de prisión y tuvo que pagar una multa de 1500 dólares.

Estando bajo custodia, la policía lo torturó para sacarle una confesión.

El 30 de enero, una vez liberado el Sr Tang escribió una carta a los directivos de Amazon describiendo la ordalía que sufrió por haber denunciado la explotación laboral de niños en la fábrica:

“El agente de policía me golpeó durante el interrogatorio, me abofeteó y golpeó repetidamente en la cara y en la parte posterior de la cabeza. También me torturaron durante el proceso de interrogatorio cuando me negué a colaborar y admitir sus acusaciones infundadas. No podía ponerme de pie porque mis manos estaban encadenadas al pequeño escritorio que unía los dos reposabrazos, no podía hacer nada más que sufrir tan grave dolor. Durante los primeros días del interrogatorio, los agentes pusieron a propósito el aire acondicionado al máximo nivel en la sala de interrogatorios, y sentí frío extremo. Finalmente, se enfadaron y me esposaron las dos manos a la parte inferior del marco de hierro. No podía levantarme ni sentarme, y pasé toda la noche en una posición semiagachada”.

A pesar de que Foxconn aseguró que ‘ha tomado medidas inmediatas para garantizar que no se repita’, las denuncias de explotación laboral de menores de edad se reportaron por primera vez en 2018.

Además, para aquellos familiares con la situación en China continental, las leyes solo se hacen cumplir cuando beneficia a los funcionarios del Partido Comunista Chino y como este tipo de negocios deja enormes ganancias al estado, es muy probable que sea una práctica común en los cientos de miles de fábricas dedicadas de toda China dedicadas a la manufactura y armado de productos tecnológicos.

Los congresistas en su carta, instaron al CEO de Amazon que interceda para que se retiren los cargos sobre el Sr. Tang y que lo compensen monetariamente por las multas que se vio obligado a pagar y por el tiempo en prisión que tuvo que pasar por denunciar los abusos laborales en la cadena de suministro de Amazon.

Esta es la segunda vez que el Comité escribe a Amazon sin obtener respuesta.

El caso del Sr. Tang es la punta de un iceberg.

Durante años el Partido Comunista Chino ha sido acusado de mantener los sueldos de los trabajadores bajos intencionalmente para controlar los precios de la manufactura y atraer a las grandes corporaciones que buscan reducir sus costos de producción.

Muchas organizaciones independientes también han denunciado que el régimen chino sentencia a prisión a cientos de miles de personas por sus creencias y las utiliza para producir desde palitos chinos hasta osos de peluche, trabajando en condiciones insalubres y sin sueldos, tal es el caso de los practicantes de Falun Dafa y la minoría musulmana de los uigures en Xinjiang.

Mientras las grandes corporaciones como Amazon, Apple, Nike, etc. han logrado reducir el costo de su producción al llevar sus fábricas a China, cientos de miles de chinos han sido sometidos a condiciones infrahumanas para tales fines.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.