Redacción BLesUn alto funcionario de la administración Biden dijo a Fox News este martes 17 de agosto que el gobierno estadounidense mantiene su compromiso de defender a Taiwán ante las amenazas de reunificación del Partido Comunista Chino (PCCh) que vio una oportunidad de escalar su retórica cuando Estados Unidos retiró sus tropas de Afganistán.

“Tenemos un interés permanente en la paz y la estabilidad a través del estrecho de Taiwán. Consideramos que esto es fundamental para la seguridad y la estabilidad de la región Indo-Pacífica en general. Los acontecimientos en otras partes del mundo no van a cambiar este interés permanente”, aseguró el alto funcionario en su declaración.

“También es lamentable que los medios de comunicación estatales de la RPC estén explotando el sufrimiento humano en Afganistán para disparar contra Estados Unidos. Eso no es lo que hacen las potencias responsables”, agregó.

Ante la débil salida de Afganistán, el PCCh escala sus demandas

Luego de la administración Biden retirara definitivamente su presencia militar de Afganistán, el grupo terrorista de los talibanes derrocó al gobierno nacional y tomó el poder completo del país en apenas unas semanas.

En lo que aparentemente fue una retirada sin planificación previa, muchos civiles afganos y extranjeros que intentaban huir fueron asesinados por los talibanes. Miles de estadounidenses están todavía atrapados bajo la amenaza de los extremistas islámicos.

Ante lo que es visto como una débil respuesta militar de la administración Biden, el régimen chino escaló su retórica e hizo demandas al gobierno americano.

El ministro de asuntos exteriores de China, Wang Yi, dijo este martes que Estados Unidos debe poner ‘fin a los contactos oficiales y a los vínculos militares con Taiwán, detener la venta de armas a Taiwán y rechazar a las fuerzas separatistas de la ‘independencia de Taiwán’ y sus actividades separatistas”.

Yi también amenazó: “Nos reservamos la opción de tomar todas las medidas necesarias en respuesta a la injerencia extranjera” en Taiwán y “nadie debe subestimar la fuerte determinación, la firme voluntad y la fuerte capacidad del pueblo chino”.

En 1979, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la ley de relaciones con Taiwán (TRA por sus siglas en inglés) con la que se definieron los aspectos de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

El TRA establece que ‘Estados Unidos pondrá a disposición de Taiwán los ítems y servicios de defensa en la cantidad que sea necesaria para que Taiwán pueda mantener una capacidad de autodefensa suficiente’.

“Mantendremos nuestro compromiso en el marco de la TRA, seguiremos apoyando la autodefensa de Taiwán y seguiremos oponiéndonos a cualquier cambio unilateral del statu quo”, dijo el funcionario en su declaración, rechazando las demandas del PCCh.

Le recomendamos: El PLAN de Trump y el FRACASO de Biden en Afganistán

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

La política de ‘una sola China’

El régimen comunista chino se ha visto envuelto en disputas diplomáticas en sus intentos de defender la así llamada ‘política de una sola China’ con la cual no reconoce la soberanía de Taiwán y hasta hace poco, la semi independencia de Hong Kong.

La semana pasada, luego de que Lituania anunciara la apertura de una ‘oficina de representación de Taiwán’ el PCCh enfurecido retiró a su embajador del país europeo y amenazó con ‘castigarlo’ severamente y cortar relaciones diplomáticas.

“China debe tomar fuertes contramedidas contra Lituania. Si Lituania persiste, China debe estar preparada para una ruptura de los lazos. Además, China debe unirse a Rusia y Bielorrusia, los dos países que limitan con Lituania, y castigarla. China y Rusia son necesarias para asestar conjuntamente un duro golpe a uno o dos perros corredores de Estados Unidos para advertir a otros países”, escribió el PCCh en uno de sus medios de propaganda, el Global Times.

Sin embargo, la parlamentaria lituana, Dovilė Šakalien quien estuvo detrás de la iniciativa de abrir la oficina de Taiwán, sorprendentemente respondió al régimen con una fuerte determinación.

“Somos pequeños, pero resistentes, y tomaremos nuestras propias decisiones sobre con quién nos asociamos”, dijo Šakalienė. “No vamos a cambiar nuestra decisión, seguimos estando muy contentos de abrir la Oficina de Representación de Taiwán en Vilna y esperamos tener una relación aún más estrecha en términos de comercio, tecnologías, cultura, salud y otros ámbitos con Taiwán”.

China depende del mundo

Usualmente cuando los funcionarios del PCCh amenazan con cortar relaciones diplomáticas utilizan las relaciones comerciales como argumento para presionar a los gobiernos.

Pero mirando la realidad de las relaciones comerciales con China en todo el mundo, si hoy mismo todos los países con los que Beijing tiene disputas, por nombrar algunos, India, Lituania, Estados Unidos, Australia, Japón, le dieran la espalda al PCCh y dejaran de comprarle, el único que saldría perdiendo sería el régimen chino que se ha enriquecido por medio de inundar los mercados con productos chinos.

En todas sus relaciones bilaterales, China ‘vende’ cientos o miles de veces más de lo que ‘compra’ por lo que Beijing necesita de estas relaciones comerciales para poder seguir alimentando su existencia.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com