Redacción BLes – El Partido Comunista Chino está expandiendo censuras a ciudadanos chinos en el extranjero que critican al régimen en las redes sociales, utilizando a los familiares en China como rehenes. “Zoo” cuenta su historia al mundo:

Los tentáculos del Partido Comunista chino (PCCh) se extienden mucho más allá de las fronteras su país. El régimen está expandiendo sus censuras a los ciudadanos chinos en el extranjero que critican a Beijing en las redes sociales. Cualquier comentario disidente, ya sea dentro o fuera de China, puede ser rastreado, y las consecuencias pueden ser nefastas.

Los ciudadanos chinos en el extranjero que se oponen al régimen, temen por la vida de sus familiares en China, quienes son tomados como rehenes, para callar las voces de aquellos que se animan a contarle al mundo lo que hoy pasa en su país de origen. 

Esta es la historia de “Zoo” (abreviatura de @HorrorZoo, su nombre en Twitter), una valiente activista china de unos veinte años, que realiza estudios de postgrado en Australia, cuyo padre ha sido convocado repetidamente a la comisaría por las críticas de su hija a los líderes del PCCh en las redes sociales.

Contrario a lo que le exige el régimen chino de cerrar su cuenta de Twitter @FakeNewsOfChina, con más de 5.000 seguidores, Zoo se animó a hacer públicas algunas de las videollamadas que recibió de los oficiales de su país.

En abril, Zoo recibió una videollamada de su padre desde una estación de policía en un pueblo al sur China, la cual grabó y compartió con VOA (Voice of America). En la conversación, su padre la instó repetidamente a que le dijera a la policía su contraseña de la cuenta de Twitter. 

Paradójicamente, el padre de Zoo es profesor de marxismo en una universidad y enseña historia del Partido Comunista y la filosofía política de Xi Jinping. 

 “Estas siendo utilizada por fuerzas extranjeras”, dijo su padre. “El Presidente Xi es un gran líder para nuestro país”. 

“No importa dónde estés, tienes que recordar que eres china, tienes que recordar que todos  tus familiares son chinos”, dijo el oficial identificado como Hu. 

Pero Zoo negó tener alguna relación con la cuenta de Twitter.

“Pediste a otros que protestaran frente a la embajada china, ¿no? Con una tecnología tan avanzada, ¿todavía crees que no podemos rastrear los mensajes en Twitter?”, continuó diciéndole el oficial del régimen a Zoo.

“No estás en el país, pero recuerda, si China no fuera grande y fuerte, no tendrías ningún estatus”, dijo el policía. “Te digo la verdad, aunque estés [en Australia], todavía te riges por la ley de China, ¿entiendes?”.

“Puedes grabar esta llamada pero déjame aclararte que lo que estás publicando en Twitter no está en absoluto permitido”, añadió.

Las amenazas a la familia de Zoo se han incrementado en el último tiempo, después de que participó de una conferencia en la plataforma Zoom el 31 de mayo, que se realizó para conmemorar el 31 aniversario de la Masacre en la Plaza Tiananmen. La conferencia resonó en las noticias cuando Zoom, bajo las indicaciones del PCCh, cerró algunas cuentas de los participantes. 

“Después de la conferencia, la policía imprimió mis mensajes de Twitter y se los envió a mis padres, y les dijo que yo estaba en contra del PCCh”, dijo Zoo a VICE News el mes pasado. “Después de esta reunión, el acoso está empeorando”.

“Mi padre está muy enojado conmigo”, dijo Zoo. “Quiere que vuelva [a China] y me entregue”.

Pero ella sabe que no puede volver. “No puedo volver, si vuelvo, estaré en la cárcel”, dijo Zoo.

Pero a pesar del incesante acoso, Zoo dice que no tiene intención de echarse atrás. “Creo que debo ser valiente y decirle la verdad al mundo”.

Cecilia Borrelli – BLes